Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Evangelio
Lc 19, 45-48

Aquel d?a, Jes?s entr? en el templo y comenz? a echar fuera a los que vend?an y compraban all?, dici?ndoles: ?Est? escrito: *Mi casa es casa de oraci?n*;?pero ustedes la han convertido en *cueva de ladrones*?.

Jes?s ense?aba todos los d?as en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los jefes del pueblo intentaban matarlo, pero no encontraban c?mo hacerlo, porque todo el pueblo estaba pendiente de sus palabras.?

Oraci?n introductoria

Se?or, el evangelio nos dice que todo el pueblo estaba pendiente de tus palabras. Conc?deme la gracia de ponerme completamente a tu escucha, que tus palabras iluminen mi mente, mi voluntad, mi conciencia y mi comportamiento, para saber qu? es lo que quieres de m? y c?mo puedo amarte mejor en las circunstancias concretas de mi vida.

Petici?n

Esp?ritu Santo, ilumina mi entendimiento para conocer la voluntad divina sobre m?. Hazme gustar la lectura de la Palabra divina y comprender su significado para el hoy de mi vida.

Meditaci?n

?El templo es abandonado a su destrucci?n por la actitud de aquellos que, de lugar de encuentro de todos los pueblos con Dios, lo transformaron en ?cueva de ladrones?, en lugar de negocios. Pero, como siempre desde la ca?da de Ad?n, el fracaso de los hombres se convierte en ocasi?n para un esfuerzo a?n mayor del amor de Dios en favor de nosotros.

La hora del templo de piedra, la hora de los sacrificios de animales, hab?a quedado superada: si el Se?or ahora expulsa a los mercaderes no s?lo para impedir un abuso, sino tambi?n para indicar el nuevo modo de actuar de Dios. Se forma el nuevo templo: Jesucristo mismo, en el que el amor de Dios se derrama sobre los hombres. ?l, en su vida, es el templo nuevo y vivo. ?l, que pas? por la cruz y resucit?, es el espacio vivo de esp?ritu y vida, en el que se realiza la adoraci?n correcta. As?, la purificaci?n del templo, (?) es al mismo tiempo el signo de la ruina inminente del edificio y de la promesa del nuevo templo; promesa del reino de la reconciliaci?n y del amor? (Benedicto XVI, 16 de marzo 2008).?

Reflexi?n apost?lica

Los miembros del?Regnum Christi?nos hemos de empe?ar en la lectura frecuente y atenta de la Palabra de Dios. ?Esta es la condici?n indispensable para vivir y predicar el Evangelio!

Prop?sito

Me comportar? con reverencia dentro de la Iglesia.

Di?logo con Cristo

Se?or, no quiero escatimar esfuerzo alguno por conocer con mayor profundidad el Evangelio, as? como las implicaciones doctrinales y morales de la Sagrada Escritura. Dame fuerza de voluntad para dedicarme con empe?o al estudio de tu Palabra y docilidad para conformar mi vida con ella.

?El Padre, movido por amor, env?a a su Hijo al mundo para salvar a los hombres,?

y Cristo, a su vez, env?a a los ap?stoles hasta los confines de la tierra?

a predicar a los hombres la feliz noticia de que Dios es amor.?

(Cristo al centro,?n. 98)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios