Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Evangelio?
Lc 23, 35-43


Cuando Jes?s estaba ya crucificado, las autoridades le hac?an muecas, diciendo: ?A otros ha salvado; que se salve a s? mismo, si ?l es el Mes?as de Dios, el elegido?.


Tambi?n los soldados se burlaban de Jes?s, y acerc?ndose a ?l, le ofrec?an vinagre y le dec?an: ?Si t? eres el rey de los jud?os, s?lvate a ti mismo?. Hab?a, en efecto, sobre la cruz, un letrero en griego, lat?n y hebreo, que dec?a: ?Este es el rey de los jud?os?.


Uno de los malhechores crucificados insultaba a Jes?s, dici?ndole: ?Si t? eres el Mes?as, s?lvate a ti mismo y a nosotros?. Pero el otro le reclamaba, indignado: ??Ni siquiera temes t? a Dios estando en el mismo suplicio? Nosotros justamente recibimos el pago de lo que hicimos. Pero ?ste ning?n mal ha hecho?. Y le dec?a a Jes?s: ?Se?or, cuando llegues a tu Reino, acu?rdate de m?. Jes?s le respondi?: ?Yo te aseguro que hoy estar?s conmigo en el para?so?.?

Oraci?n introductoria

Se?or m?o, T? eres mi Dios, mi Se?or, mi Redentor. Quiero que seas mi Rey, mi Due?o en todo. Toma mi libertad, mi voluntad, mi mente y mi coraz?n. Quiero que T? imperes en m? con la fuerza de tu bondad, de tu misericordia y de tu caridad. Aleja de mi alma todo aquello que me separa de Ti y ven a instaurar tu Reino en mi coraz?n.

Petici?n

Jes?s, ay?dame a luchar todos los d?as para hacerte reinar m?s en mi coraz?n y en el de los dem?s. ?Venga tu Reino!

Meditaci?n

?Celebramos hoy, ?ltimo domingo del a?o lit?rgico, la solemnidad de Nuestro Se?or Jesucristo Rey del Universo (?). Queridos amigos, el reino de Dios no es una cuesti?n de honores o de apariencias, sino, como escribe san Pablo, es ?justicia, paz y alegr?a en el Esp?ritu Santo? (Rm14,17). Al Se?or le importa nuestro bien, es decir, que todo hombre tenga la vida, que especialmente sus hijos m?s ?peque?os? puedan acceder al banquete que ?l ha preparado para todos. Por eso, no soporta esas formas hip?critas de quien dice ?Se?or, Se?or? y despu?s descuida sus mandamientos (cfr?Mt?7,21). En su reino eterno, Dios acoge a cuantos se esfuerzan d?a a d?a por poner en pr?ctica su palabra. Por esto la Virgen Mar?a, la m?s humilde de todas las criaturas, es la m?s grande a sus ojos y se sienta como Reina a la derecha del Cristo Rey. A su celeste intercesi?n queremos confiarnos una vez m?s con confianza filial, para poder llevar a cabo nuestra misi?n cristiana en el mundo? (Benedicto XVI, 23 de noviembre de 2008).

Reflexi?n apost?lica

Hemos de ser valientes por Cristo Nuestro Rey. Tenemos que ganarle un reino y para esto hay que comenzar d?ndole m?s espacio en nuestro coraz?n. Fomentemos en nuestros apostolados en el?Regnum Christi?el esp?ritu de lucha, trabajando de modo constante con valor y entusiasmo para servir del mejor modo a nuestro Rey, Jesucristo.

Prop?sito

Comportarme con humildad y esp?ritu de servicio con todas las personas.

Di?logo con Cristo

Jes?s, quiero ofrecerme incondicionalmente para trabajar por los intereses de tu Reino en todo momento. Ay?dame a buscar dar frutos apost?licos concretos, tangibles, efectivos y abundantes.

?Solamente hay garra apost?lica cuando Cristo es rey del coraz?n.?

(Cristo al centro,?n. 173)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios