Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Evangelio?Lc 21, 1-4

En aquel tiempo, levantando los ojos, Jes?s vio a unos ricos que echaban sus donativos en las alcanc?as del templo. Vio tambi?n a una viuda pobre, que echaba all? dos moneditas, y dijo: ?Yo les aseguro que esa pobre viuda ha dado m?s que todos. Porque ?stos dan a Dios de lo que les sobra; pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que ten?a para vivir?.?

Oraci?n introductoria

Se?or, hoy tambi?n diriges tu mirada y observas mi coraz?n. Sabes que soy pobre, que tengo muy poco que ofrecerte. Sin embargo, lo esperas todo de m?. Conc?deme tu gracia para darte todo mi amor y todo mi ser con generosidad creciente, porque T? eres mi ?nico Due?o.

Petici?n

Se?or, ens??ame a darlo todo por Ti y por los dem?s con desinter?s y caridad.

Meditaci?n

?El episodio del ?bolo de la viuda se enmarca en este contexto y nos lleva, a trav?s de la mirada misma de Jes?s, a fijar la atenci?n en un detalle que puede escaparse pero que es decisivo: el gesto de una viuda, muy pobre, que echa en el tesoro del templo dos monedas. Jes?s tambi?n nos dice hoy, como en aquel d?a a los disc?pulos: ?prestad atenci?n! Mirad lo que hace esa viuda, pues su acto contiene una gran ense?anza; expresa la caracter?stica fundamental de quienes son las ?piedras vivas? de este nuevo Templo, es decir, la entrega completa de s? al Se?or y al pr?jimo; la viuda del Evangelio, al igual que la del Antiguo Testamento, lo da todo, se da a s? misma, y se pone en las manos de Dios para los dem?s. Este es el significado perenne de la oferta de la viuda pobre, que Jes?s exalta, pues ha dado m?s que los ricos, quienes ofrecen parte de lo que les sobra, mientras ella ha dado todo lo que ten?a para vivir, y de este modo se ha dado a s? misma? (Benedicto XVI, 8 de noviembre de 2009).

Reflexi?n apost?lica

El estilo de vida que nos propone el?Regnum Christi?es el de la generosidad en el amor. Debemos prestarle a Cristo nuestro coraz?n para amar, nuestra boca para predicarle, nuestras manos para distribuir su caridad entre los dem?s, nuestros pies para llevarlo a toda la sociedad.

Prop?sito

Ser generoso para poner mi tiempo, bienes y talentos al servicio de los dem?s.

Di?logo con Cristo

Se?or, pongo en tus manos todo lo que soy y todo lo que tengo. T? me lo has dado y yo te lo conf?o. Al mismo tiempo te pido que me ayudes a vivir desprendido de las cosas y a darme con generosidad y sencillez a los dem?s.

?Un hombre, ?ntimamente convencido de un ideal, es capaz de darlo todo, hasta su propia vida, por el triunfo de ese ideal.?

(Cristo al centro,?n. 1216)

?

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios