Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Evangelio?Lc 21, 5-11

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcci?n del templo y la belleza de las ofrendas votivas que la adornaban, Jes?s dijo: ?D?as vendr?n en que no quedar? piedra sobre piedra de todo esto que est?n admirando: todo ser? destruido?.


Entonces le preguntaron: ?Maestro, ?cu?ndo va a ocurrir esto y cu?l ser? la se?al de que ya est? a punto de suceder??


?l les respondi?: ?Cu?dense que nadie los enga?e, porque muchos vendr?n usurpando mi nombre y dir?n: ?Yo soy el Mes?as. El tiempo ha llegado?. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el p?nico, porque eso tiene que acontecer, pero todav?a no es el fin?.


Luego les dijo: ?Se levantar? una naci?n contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habr? grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecer?n en el cielo se?ales prodigiosas y terribles?.?

Oraci?n introductoria

Se?or, ser un amigo tuyo equivale a ser hombre y mujer de oraci?n. Te pido la gracia para? retirarme al monte de la oraci?n en mi interior. S?lo as? podr? realizar mi vocaci?n bautismal, s?lo as? podr? llevarte a Ti y a tu Evangelio a los dem?s hombres. ?Ens??ame a orar, Se?or!

Petici?n

Se?or, conc?deme la gracia de afianzar mi vida en Ti de modo definitivo. Que no haya nada en mi vida que sea m?s importante que T?.

Meditaci?n

?Siguiendo el ejemplo de lo que le gustaba hacer a Jes?s, desear?a comenzar con una constataci?n muy concreta: todos decimos ?nos falta tiempo?, pues el ritmo de la vida cotidiana se ha hecho para todos fren?tico. Tambi?n en este sentido la Iglesia tiene una ?buena noticia? que ofrecer: Dios nos da su tiempo. Nosotros tenemos siempre poco tiempo, especialmente para el Se?or, no sabemos o, a veces, no queremos encontrar ese tiempo. Pues bien, ?Dios tiene tiempo para nosotros! (?). S?, Dios nos da su tiempo, pues ha entrado en la historia con su palabra y sus obras de salvaci?n para abrirla a la eternidad, para convertirla en historia de alianza. Desde esta perspectiva, el tiempo es ya en s? mismo un signo fundamental del amor de Dios: un don que el hombre, que como sucede con lo dem?s, es capaz de valorar o por el contrario de estropear; de acoger su significado, o de descuidar con superficialidad obtusa (?). Cada quien, en la hora que s?lo Dios sabe, ser? llamado a rendir cuentas de su propia existencia. Esto implica un justo desapego de los bienes terrenos, un sincero arrepentimiento de los propios errores, una caridad efectiva con el pr?jimo y, sobre todo, una humilde confianza en las manos de Dios? (Benedicto XVI, 30 noviembre 2008).

Reflexi?n apost?lica

Dios al darnos la vocaci?n al?Regnum Christi?nos ha dado un tesoro muy grande. Contamos con todos los medios de santificaci?n, con la formaci?n integral, con la capacitaci?n para el apostolado. Aprovechemos todo lo que se nos da y compartamos este don con muchas otras personas.

Prop?sito

Hacer buen uso de mi tiempo el d?a de hoy siguiendo un horario y dedicando un tiempo al servicio de los dem?s.

Di?logo con Cristo

Se?or, a veces me apoyo mucho en lo que siento y me expongo as? al fracaso. Ens??ame que el sentimiento puede ayudarme, pero que no es lo esencial. Ay?dame a fundar mi vida en la roca firme de tu voluntad y a tenerla como mi gu?a en todo mi obrar.

?Ante la brevedad de la vida, el cristiano ha de sentir el apremio por hacer rendir al m?ximo el tiempo que Dios le concede.?

(Cristo al centro,?n. 2081)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios