Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Evangelio?Lc 21, 12-19

En aquel tiempo, Jes?s dijo a sus disc?pulos: ?Los perseguir?n y los apresar?n, los llevar?n a los tribunales y a la c?rcel, y los har?n comparecer ante reyes y gobernantes por causa m?a. Con esto ustedes dar?n testimonio de m?.

?Gr?bense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque Yo les dar? palabras sabias, a las que no podr? resistir ni contradecir ning?n adversario de ustedes.

?Los traicionar?n hasta sus padres y hermanos, sus parientes y amigos. Matar?n a algunos de ustedes, y todos los odiar?n por causa m?a. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecer?. Si se mantienen firmes, conseguir?n la vida?.?

Oraci?n introductoria

Esp?ritu Santo, Dulce hu?sped de mi alma, T? eres mi Consolador, el que me asiste, el que me ilumina y gu?a. Ay?dame a poner en el centro de mi vida y de mi actividad la Palabra de Dios que me indica la senda de la vida y me revela los secretos de la santidad.

Petici?n

Se?or, dame la gracia de traducir todas las ense?anzas del Evangelio en actitudes de aut?ntica entrega y caridad.

Meditaci?n

?Todos los que quieran seguir a Jes?s y comprometerse sin componendas en favor de la verdad, deben saber que encontrar?n oposiciones y se convertir?n, sin buscarlo, en signo de divisi?n entre las personas, incluso en el seno de sus mismas familias. En efecto, el amor a los padres es un mandamiento sagrado, pero para vivirlo de modo aut?ntico no debe anteponerse jam?s al amor a Dios y a Cristo. De este modo, siguiendo los pasos del Se?or Jes?s, los cristianos se convierten en ?instrumentos de su paz?, seg?n la c?lebre expresi?n de san Francisco de As?s. No de una paz inconsistente y aparente, sino real, buscada con valent?a y tenacidad en el esfuerzo diario por vencer el mal con el bien (cf.?Rm?12, 21) y pagando personalmente el precio que esto implica.

La Virgen Mar?a, Reina de la paz, comparti? hasta el martirio del alma la lucha de su Hijo Jes?s contra el Maligno (?). Invoquemos su intercesi?n materna para que nos ayude a ser siempre testigos de la paz de Cristo, sin llegar jam?s a componendas con el mal? (Benedicto XVI, 19 de agosto de 2007).

Reflexi?n apost?lica

No tengamos miedo de comprometernos en las tareas apost?licas de la Iglesia, no dudemos en elegir un estilo de vida que no siga la mentalidad actual. El Esp?ritu Santo nos asegura la fuerza necesaria para dar testimonio de la fe y de la belleza de ser cristianos. Las crecientes necesidades de la evangelizaci?n requieren numerosos obreros en la vi?a del Se?or: no dudemos en responderle con prontitud a Jes?s que nos llama en el?Regnum Christi.

Prop?sito

Ante cualquier evento negativo responder? con una actitud positiva y llena de caridad.

Di?logo con Cristo

Jesucristo, ay?dame a crecer en la fuerza de voluntad, en la perseverancia y en la tenacidad, especialmente en la consecuci?n de mis prop?sitos, para ser fiel a tu Evangelio en toda circunstancia.

?La fidelidad y la perseverancia son sobre todo obra de ese?

amor misericordioso que Dios tiene a nuestra alma.?

A nosotros nos toca responder con el esfuerzo diario, humilde y generoso.?

(Cristo al centro,?n. 1062)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 10:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios