Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

Evangelio?Lc 19, 11-28

En aquel tiempo, como ya se acercaba Jes?s a Jerusal?n y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a manifestarse de un momento a otro, ?l les dijo esta par?bola:

?Hab?a un hombre de la nobleza que se fue a un pa?s lejano para ser nombrado rey y volver como tal. Antes de irse, mand? llamar a diez empleados suyos, les entreg? una moneda de mucho valor a cada uno y les dijo: ?Inviertan este dinero mientras regreso?.


?Pero sus compatriotas lo aborrec?an y enviaron detr?s de ?l a unos delegados que dijeran: ?No queremos que ?ste sea nuestro rey?.


?Pero fue nombrado rey, y cuando regres? a su pa?s, mand? llamar a los empleados a quienes hab?a entregado el dinero, para saber cu?nto hab?a ganado cada uno.


?Se present? el primero y le dijo: ?Se?or, tu moneda ha producido otras diez monedas?. ?l le contest?: ?Muy bien. Eres un buen empleado. Puesto que has sido fiel en una cosa peque?a, ser?s gobernador de diez ciudades?.


?Se present? el segundo y le dijo: ?Se?or, tu moneda ha producido otras cinco monedas?. Y el se?or le respondi?: ?T? ser?s gobernador de cinco ciudades?.


?Se present? el tercero y le dijo: ?Se?or, aqu? est? tu moneda. La he tenido guardada en un pa?uelo, pues te tuve miedo, porque eres un hombre exigente, que reclama lo que no ha invertido y cosecha lo que no ha sembrado?. El se?or le contest?: ?Eres un mal empleado. Por tu propia boca te condeno. T? sab?as que yo soy un hombre exigente, que reclamo lo que no he invertido y que cosecho lo que no he sembrado, ?por qu?, pues, no pusiste mi dinero en el banco para que yo, al volver, lo hubiera recobrado con intereses??


?Despu?s les dijo a los presentes: ?Qu?tenle a ?ste la moneda y d?nsela al que tiene diez?. Le respondieron: ?Se?or, ya tiene diez monedas?. ?l les dijo: ?Les aseguro que a todo el que tenga se le dar? con abundancia, y al que no tenga, aun lo que tiene se le quitar?. En cuanto a mis enemigos, que no quer?an tenerme como rey, tr?iganlos aqu? y m?tenlos en mi presencia? ?.


Dicho esto, Jes?s prosigui? su camino hacia Jerusal?n al frente de sus disc?pulos.?

Oraci?n introductoria

Se?or, no permitas que haya nada que me separe de Ti, haz que todos los acontecimientos, las dificultades, las cruces y circunstancias que permites en mi vida me acerquen cada vez m?s a Ti. Conc?deme orar con un coraz?n sincero, para desprenderme de mi voluntad y unirme m?s a la tuya.

Petici?n

Jesucristo, te doy las gracias por todos los dones espirituales que me has concedido, particularmente la Redenci?n, la gracia santificante y mi bautismo. Ay?dame a corresponderte con generosidad creciente.

Meditaci?n

?El hombre de la par?bola representa al mismo Cristo, los siervos son los disc?pulos y los talentos son los dones que Jes?s les conf?a. Por este motivo, estos dones, no s?lo representan las cualidades naturales, sino tambi?n las riquezas que el Se?or Jes?s nos ha dejado en herencia para que las hagamos fructificar: su Palabra, depositada en el santo Evangelio; el Bautismo, que nos renueva en el Esp?ritu Santo; la oraci?n, el Padrenuestro que elevamos a Dios como hijos unidos en el Hijo; su perd?n, que ha ordenado ofrecer a todos; el sacramento de su Cuerpo inmolado y de su Sangre derramada. En una palabra: el Reino de Dios, que es ?l mismo, presente y vivo entre nosotros (?).

La actitud equivocada es la del miedo: el siervo que tiene miedo de su se?or y de su regreso, esconde la moneda bajo tierra y deja de producir frutos. Esto le sucede, por ejemplo, a quien habiendo recibido el Bautismo, la Comuni?n, la Confirmaci?n, entierra despu?s los dones bajo una capa de prejuicios, bajo una falsa imagen de Dios que paraliza la fe y las obras, traicionando las expectativas del Se?or? (Benedicto XVI, 16 de noviembre de 2008).

Reflexi?n apost?lica

Hace falta fe en la misi?n, seguridad y confianza en los dones que hemos recibido, en los talentos que tenemos para realizar la misi?n, a la que hemos sido llamados por Dios dentro del Movimiento?Regnum Christi. Tenemos todas las gracias para realizar nuestra vocaci?n, Cristo y la Iglesia est?n con nosotros, s?lo hace falta generosidad, docilidad, obediencia y entrega para realizarla.

Prop?sito

Recibir los sacramentos de la Confesi?n y de la Eucarist?a esta semana con esp?ritu de fe.

Di?logo con Cristo

Jes?s, no quiero ser un espectador pasivo, sino un colaborador activo e infatigable de tu Reino las 24 horas del d?a. Aqu? estoy Se?or, para hacer tu voluntad y hacer multiplicar todos los dones que me has confiado.

?La santidad no es m?s que la s?ntesis armoniosa del desarrollo de los dones naturales y sobrenaturales recibidos de Dios.?

(Cristo al centro,?n. 2022)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 11:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios