Jueves, 25 de noviembre de 2010

La recomendaci?n evang?lica ?es preciso orar siempre y no desfallecer?(Lc 18,11) con frecuencia??resulta excesiva o inalcanzable, incluso a personas de gran fe y practicantes. Piensan que Dios exige dedicarle un tiempo, modo y lugar, exclusivo y propio??de??almas consagradas y contemplativas. Nada de eso.

?

Una madre esta amando siempre a su hijo, no solo con palabras y gestos, sino con la vida toda. He aqu? la clave.

?

S. Basilio dice: ?La persona que se porta bien, ora sin cesar; su vida es una continua oraci?n? y S. Agust?n ense?? que ?orar siempre es hacerlo todo para agradar a Dios?. ?Para los santos el mismo sue?o, dice S.??Jer?nimo, es oraci?n?.

?

La gran maestra de la vida espiritual, Sta. Teresa de Jes?s hablando de la oraci?n mental dice: ?Oraci?n mental no es otra cosa que tratar de amistad a solas con quien sabemos que nos ama?

?

Seg?n estos santos Dios no nos pide imposibles. Podemos y debemos orar siempre. Si no con palabras, si con nuestra mente y nuestra vida entera. Basta estar unido a Dios por su??gracia santificante. Ofrecerle con mucho amor todo lo que constituye el entramado cotidiano de nuestra??vida y ponernos totalmente en sus manos de Padre. Esto es todo.

Autor: Padre Miguel Rivilla San Martin?


Publicado por mario.web @ 7:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios