Martes, 28 de diciembre de 2010

Una vez m?s hemos limpiado la casa. Hemos pulido los metales, hemos abrillantado las maderas.

Una vez m?s hemos sacudido el polvo, hemos encendido las luces...

Una vez m?s hemos hecho estrellas de papel plateado, hemos colgado guirnaldas, una vez m?s est? engalanado el ?rbol de Navidad, una vez m?s, Se?or, tienen nuestra casa ambiente de fiesta navide?a.

Una vez m?s hemos andado con el v?rtigo del tr?fico, de ac? para all? buscando regalos y una vez m?s, Se?or, hemos dispuesto la mesa y preparado la cena con esmero... una vez m?s, Se?or...

Y una vez m?s todo esto pasar? y ser? como fuego de artificio que se pierde en la noche de nuestras vidas, si todo esto ha sido meramente exterior. Si no hemos encendido la luz de Tu amor en nuestro coraz?n. Si nuestra voluntad no se inclina ante ti y te adora incondicionalmente.

Tu no quieres tibios , ya lo dijiste cuando siendo hombre habitabas entre nosotros, no quieres "medias tintas", a ratos si y a ratos no. Trajiste la paz pero tambi?n la guerra. La guerra dentro de nosotros mismos para vencer nuestro ego?smo, nuestra soberbia, nuestra envidia, nuestra gran pereza para la entrega total.

La Navidad no es solo para esta noche y de esta noche un ratito y tal vez ma?ana otro poquito. Es mucho m?s que eso, es todos los d?as, todos los meses y todos los segundos del a?o en que tenemos que vivir la autenticidad de nuestro Credo.

Ser aut?nticos con nuestra Fe no solo es: no robar, no matar, no hacer mal a nadie. Busquemos en nuestro interior y veamos esos pecados de omisi?n: el no hacer el bien, el no preocuparnos de los que est?n a nuestro lado, del hermano que nos tiende la mano y hacemos como que no lo vemos, como que no lo o?mos... Veamos si en nuestra vida hay desprendimiento y generosidad o vivimos solo para atesorar y cuando nos parece que tenemos las manos llenas, las tenemos vac?as ante los ojos de Dios.

Que esta Noche sea Nochebuena de verdad en nuestro coraz?n. Vamos a limpiar y quitar el polvo del olvido para las buenas obras. Vamos a colgar para siempre la estrella de la humildad donde antes hab?a soberbia, vamos a poner una guirnalda de caridad donde antes hab?a desamor.

Vamos a cambiar nuestra vida interior fr?a y ap?tica, por una valiente y plena de autenticidad. Vamos a darte, Se?or, lo que viniste a buscar en los hombres una noche como esta hace ya muchos a?os: limpieza de coraz?n y buena voluntad.

Empezamos esta peque?a reflexi?n con: Una vez m?s Se?or... pues bien, ya no ser? una vez m?s, ser?: Siempre m?s, Se?or.

Y como es una Noche muy especial, en nuestra primera oraci?n, en nuestra primera conversaci?n contigo te pedimos:

POR LOS ENFERMOS, POR LOS QUE NADA TIENEN Y NADA ESPERAN, POR LA PAZ EN EL MUNDO, POR LOS QUE TIENEN HAMBRE, POR LOS QUE TIENEN EL VAC?O DE NO SER QUERIDOS, POR LOS QUE YA NO EST?N A NUESTRO LADO, POR LOS NI?OS Y LOS J?VENES, POR LOS MATRIMONIOS, POR EL PAPA BENEDICTO XVI, POR LA IGLESIA.

A TODOS DANOS TU BENDICI?N Y PARA TODOS UNA MUY FELIZ NAVIDAD.


Publicado por mario.web @ 12:03
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios