Jueves, 30 de diciembre de 2010

Evangelio
Lectura del santo Evangelio seg?n san Lucas 2, 22-35

Transcurrido el tiempo de la purificaci?n de Mar?a, seg?n la ley de Mois?s, Ella y Jos? llevaron al ni?o a Jerusal?n para presentarlo al Se?or, de acuerdo con lo escrito en la ley: Todo primog?nito var?n ser? consagrado al Se?or, y tambi?n para ofrecer, como dice la ley, un par de t?rtolas o dos pichones.


Viv?a en Jerusal?n un hombre llamado Sime?n, var?n justo y temeroso de Dios, que aguardaba el consuelo de Israel; en ?l moraba el Esp?ritu Santo, el cual le hab?a revelado que no morir?a sin haber visto antes al Mes?as del Se?or. Movido por el Esp?ritu, fue al templo, y cuando Jos? y Mar?a entraban con el ni?o Jes?s, para cumplir con lo prescrito por la ley, Sime?n lo tom? en brazos y bendijo a Dios, diciendo: ?Se?or, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo, seg?n lo que me hab?as prometido, porque mis ojos han visto a tu Salvador, al que has preparado para bien de todos los pueblos, luz que alumbra a las naciones y gloria de tu pueblo, Israel?.


El padre y la madre del ni?o estaban admirados de semejantes palabras. Sime?n los bendijo, y a Mar?a, la madre de Jes?s, le anunci?: ?Este ni?o ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocar? contradicci?n, para que queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones. Y a ti, una es pada te atravesar? el alma?

Oraci?n introductoria

Cristo Jes?s, T? eres la luz que ilumina todo el universo, eres la luz de toda mi existencia. Haz que la luz de tu evangelio gu?e mis senderos, mis decisiones, mis proyectos, mis obras y trabajos. Dame la gracia de adherirme fielmente a tu voluntad en esta meditaci?n que estoy a punto de comenzar.

Petici?n

Se?or, hazme comprender que cargar la cruz es el ?nico modo de dar fruto para la vida eterna.

Meditaci?n

?La ley mosaica (?) prescrib?a a los padres, cuarenta d?as despu?s del nacimiento del primog?nito, subir al Templo de Jerusal?n para ofrecer a su hijo al Se?or y para la purificaci?n ritual de la madre. Tambi?n Mar?a y Jos? cumplieron este rito, ofreciendo ? seg?n la ley ? una pareja de t?rtolas o dos palomas. Leyendo las cosas m?s en profundidad, comprendemos que en aquel momento es Dios mismo quien presenta a su Hijo Unig?nito a los hombres, mediante las palabras del viejo Sime?n y de la profetisa Ana. Sime?n, de hecho, proclama a Jes?s como ?salvaci?n? de la humanidad, como ?luz? de todos los pueblos y ?signo de contradicci?n?, porque desvelar? los pensamientos de los corazones. (?) Sime?n y Ana, que encuentran a Jes?s en el Templo y reconocen en ?l al Mes?as tan esperado, representan a la humanidad que encuentra a su Se?or en la Iglesia. (?) De hecho, la oblaci?n del Hijo de Dios ? simbolizada por su presentaci?n en el Templo ? es modelo para todo hombre y mujer que consagra toda su propia vida al Se?or? (Benedicto XVI, 2 de febrero de 2010).

Reflexi?n apost?lica

La primera persona que abri? el coraz?n y contempl? al Verbo que se hizo carne fue Mar?a, la Madre de Jes?s. Para conocer profundamente a Jes?s y experimentar su amor fiel e inagotable necesitamos permanecer cerca de Ella. El ap?stol y miembro del Regnum Christi se conduce como fiel hijo de Mar?a.

Prop?sito

Acercarme a los sacramentos de la Eucarist?a y de la Confesi?n para tener un encuentro personal con Cristo.

Di?logo con Cristo

Gracias Jes?s por este a?o que est? a punto de terminar, gracias por los innumerables beneficios que me has concedido, por el don de la vida, de la fe, de los sacramentos, gracias por mi familia, mis estudios, por los proyectos que he podido llevar a buen t?rmino con tu ayuda. Gracias por todo tu amor y tu perd?n. Quiero corresponderte con un esfuerzo renovado de apostolado y de lucha por tu Reino.

?El Regnum Christi s?lo tiene raz?n de ser en la Iglesia, para la Iglesia, y a partir de la misi?n sobrenatural y humana de la Iglesia.?
(Cristo al centro, n. 1846)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 16:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios