Mi?rcoles, 12 de enero de 2011

Quiero contarles a ustedes la historia de Piluca. Resulta que, en el colegio donde yo fui muchos a?os capell?n, hab?a dos hermanitas ?Piluca y Manoli- que eran especialmente simp?ticas y diablillos. Y un d?a, hablando a las mayores (y a Piluca entre ellas) les expliqu? como todos los que nos rodean son im?genes de Dios y c?mo deb?an tratar a sus padres, a sus hermanas, como si tratasen a Dios. Y Piluca qued? impresionad?sima.

Aquel d?a, al regresar del colegio, coincidi? con su hermana peque?a en el ascensor. Y, como Piluca iba cargad?sima de libros, dijo a Manoli: "Dale al bot?n del ascensor". "Dale t?", respondi? la peque?a. "Dale t?, que yo no puedo", insisti? Piluca. "Pues dale t?, que eres mayor", replic? Manoli. Y, entonces, Piluca sinti? unos deseos tremendos de soltar los libros y pegarle un mamporro a su hermanita. Pero, como un rel?mpago, acudi? a su cabeza un pensamiento. ?C?mo la voy a pegar si mi hermanita es Dios? Y opt? por callarse y por dar como pudo al bot?n.
Luego, jugando, se repiti? la historia. Y comiendo. Y por la noche. Y todas las veces que Piluca sent?a deseos de estrangular a su hermana, se los met?a debajo de los tacones porque no estaba nada bien estrangular a Dios.

A la ma?ana siguiente, cuando volvieron del colegio, veo yo a Piluca que viene hacia m?, arrastrando por el uniforme a su hermana con las l?grimas de genio en los ojos, y me grita: "Padre, expl?quele a mi hermana que tambi?n yo soy Dios, porque as? no hay manera de vivir."

Comprender?is que me re? much?simo y que, despu?s de tratar de explicar a Manoli lo que Piluca me ped?a, me qued? pensativo sobre un problema que me han planteado muchas veces: ?Ser buena persona es llevar siempre las de perder? En un mundo en el que todos pisotean, si t? no lo haces ?no estar?s llamado a ser un estropajo? ?Hay que ladrar con los perros y morder con los lobos? ?Es "rentable" ser cordero?

Las preguntas se las traen. Y, en una primera respuesta, habr?a que decir que ser bueno es una lata, que en este mundo "triunfan" los listos, que es m?s rentable ser un buen pelota que un buen trabajador, que para hacer millones hay que olvidarse de la moral y de la ?tica.

Pero, si uno piensa un poquito m?s, la cosa ya no es tan sencilla. ?Es seguro que ese tipo de "triunfos" son los realmente importantes? Y no voy a hablar aqu? del reino de los cielos. En ese campo yo estoy seguro de que la bondad da un ciento por uno, rentabilidad que no da acci?n alguna de este mundo.

Pero quiero hacer la pregunta m?s a nivel de tierra. Y aqu? mi optimismo es tan profundo que estoy dispuesto a apostar porque, m?s a la corta o m?s a la larga, ser buena persona y querer a los dem?s acaba siendo rentabil?simo.

Lo es, sobre todo, a nivel interior. Yo, al menos, me siento much?simo m?s a gusto cuando quiero que cuando soy fr?o. S?lo la satisfacci?n de haber hecho aquello que deb?a me produce m?s gozo interior que todos los triunfos de este mundo. Morir?a pobre a cambio de morir queriendo.
Pero es que, incluso, creo que el amor produce amor. Con excepciones, claro. ?Qui?n no conoce que el desagradecimiento es una de las plantas m?s abundantes en este mundo de hombres? ?Cu?ntas pu?aladas recibimos de aquellos a quienes m?s hemos amado! ?Cu?ntas veces el amor acaba siendo reconocido... pero tard?simo!

Esa es la raz?n por la que uno debe amar porque debe amar y no porque espere la recompensa de otro amor. Eso llevar?a a terribles desencantos.
Y, sin embargo, me atrevo a apostar a que quien ama a diez personas, acabar? recibiendo el amor de alguna de ellas. Tal vez no de muchas. Cristo cur? diez leprosos y s?lo uno volvi? a darle las gracias. Tal vez esa sea la proporci?n correcta de lo que pasa en este mundo.

Pero a?n as?, ser querido por uno de los diez a quienes hemos querido, ?no es ya un ?xito enorme? Por eso me parece que ser? bueno eso de amar a la gente como si fuesen Dios, aunque la mitad nos traten despu?s como demonios.


Publicado por mario.web @ 8:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios