S?bado, 15 de enero de 2011

La cruz te asusta; su simple nombre de una sola s?laba te abruma; pero es porque has luchado muchos a?os con una gran cruz fantasma de tu imaginaci?n; una cruz sin Cristo, la cruz enorme de toda una vida: una cruz que no era la que Dios cargaba amorosamente sobre tus hombros.

La verdadera cruz es la de Cristo, la que ?l te regala y la que te ayuda a llevar volvi?ndose tu Cirineo, una cruz de un d?a, porque ?l dijo: ?B?stale a cada d?a su af?n.?

?Has podido llevar la cruz de este d?a? S? has podido. As? podr?s llevar la de ma?ana y la de pasado ma?ana; la mano que hoy te sostuvo te sostendr? ma?ana y hasta el ?ltimo d?a, que tambi?n ser? un solo d?a.

No te hagas el gigante del Calvario, lleva la cruz que te dan, no la que t? te fabricas; ll?vala con amor, con mucho amor, y pesar? menos: cuanto m?s amor, menos peso; y mira a la cima del Calvario: De ese ?rbol bendito penden los frutos que m?s anhelas: la santidad, la salvaci?n de innumerables almas, el cielo eterno.

Toma esa cruz con m?s amor; mira al que va delante, y ya no vuelvas la mirada atr?s; pero, si miras, ver?s que detr?s de ti, cayendo y levant?ndose, luchando duramente, amorosamente por seguir en pie, vienen miles de hermanos tuyos con su cruz a cuestas.


Publicado por mario.web @ 0:11
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios