S?bado, 15 de enero de 2011

Tu mayor alegr?a consiste en levantar al ca?do, curar al enfermo, limpiar al pecador, salvar al perdido.

Por eso viniste al mundo: porque hab?a tinieblas, porque dominaba el pecado, porque crec?a la muerte.

Buscaste a la oveja perdida, limpiaste el coraz?n herido, esperaste al hombre endurecido por la culpa, derramaste sobre ?l tu ?leo de misericordia.

Por eso sigues tras mis huellas, cuando camino por valles de muerte, cuando busco ?vivir mi vida?, cuando dejo el amor para entrar en las tortuosidades del pecado ego?sta y ciego.

No me has dejado nunca, porque me amas demasiado. Aunque sabes toda la malicia que hay en m?. Aunque lloras ante mis perezas y soberbia. Aunque ma?ana, tal vez, vuelva a dejarte por un miserable plato de lentejas.

Me sorprendes con tu Amor. Eres demasiado bueno, eres ?demasiado Padre?. Un hijo sigue siendo hijo a pesar de su pecado. T? lo sabes, y por eso no me has dejado, ni has permitido que el mal sea la ?ltima palabra de mi vida.

Tu mayor alegr?a consiste en abrazarme cuando vuelvo a casa. Aunque tengas que limpiar tanto barro. Aunque tengas que curar tantas heridas. Aunque a veces casi no quede en m? nada del Amor con el que me abrazaste el d?a del bautismo.

Sigues a mi puerta, esperando. Hoy quisiera renunciar a esa pasi?n, a ese odio, a ese vicio que me paraliza, que me aprisiona. Hoy quisiera dejarte entrar en mi vida, dejarte ser el m?dico de mis dolores y pecados.

S? que esa ser? tu mayor alegr?a: poder invitarme nuevamente, al banquete, en familia. Con un traje limpio y un collar sobre el cuello, con el anillo del hijo que ha vuelto a casa.

Te agradezco tanto amor y tanta espera. Y te pido que tu mayor alegr?a empiece a ser la m?a: que disfrute cuando otros, como yo, piden perd?n y acogen tu abrazo c?lido, misericordioso, eterno. Que tu alegr?a sea la de todos, la que celebramos en cada misa, la que acogemos en el sacramento de la penitencia, la que nos presenta tu Evangelio. ?Os digo que (...) habr? m?s alegr?a en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversi?n? (Lc 15,7).


Publicado por mario.web @ 9:22
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios