Martes, 18 de enero de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Marcos 2, 23-28

Un s?bado Jes?s iba caminando entre los sembrados, y sus disc?pulos comenzaron a arrancar espigas al pasar. Entonces los fariseos le preguntaron: ??Por qu? hacen tus disc?pulos algo que no est? permitido hacer en s?bado??.


?l les respondi?: ??No han le?do acaso lo que hizo David una vez que tuvo necesidad y padec?an hambre ?l y sus compa?eros? Entr? en la casa de Dios, en tiempos del sumo sacerdote Abiatar, comi? de los panes sagrados, que s?lo pod?an comer los sacerdotes, y les dio tambi?n a sus compa?eros?.


Luego a?adi? Jes?s: ?El s?bado se hizo para el hombre y no el hombre para el s?bado. Y el Hijo del hombre tambi?n es due?o del s?bado?.

Oraci?n introductoria

Jes?s, ?T? eres la ?nica raz?n de mi vida, su principio y su fin? ay?dame a desprenderme de mi soberbia para que pueda siempre reconocerte como mi Padre amoroso.

Petici?n

Se?or, que nunca cuestione tu Providencia divina, quiero siempre confiar en ti, ay?dame a que esta meditaci?n me d? la fuerza para crecer en la confianza

Meditaci?n

?El amor divino, encarnado en Cristo, es la ley fundamental y universal de la creaci?n. Esto, en cambio, no se entiende en sentido po?tico, sino real. (?) En todo y por encima de todo hay una voluntad personal, el Esp?ritu de Dios, que en Cristo se revel? como Amor (cf. Spe salvi, 5). Si es as?, entonces los hombres, (?) son libres, es decir, capaces de relacionarse con la libertad creadora de Dios. Dios est? en el origen de todo y lo gobierna todo, no a la manera de un motor fr?o y an?nimo, sino como Padre, Esposo, Amigo, Hermano (?).

(?) Como advert? ya en la citada enc?clica Spe salvi, nuestro esfuerzo por liberar la vida humana y el mundo de los envenenamientos y de las contaminaciones que podr?an destruir el presente y el futuro, conserva su valor y su sentido aunque aparentemente no tengamos ?xito o parezcamos impotentes ante el empuje de fuerzas hostiles, porque ?lo que nos da ?nimos y orienta nuestra actividad, tanto en los momentos buenos como en los malos, es la gran esperanza fundada en las promesas de Dios? (n. 35)? (Benedicto XVI, 6 de enero de 2009).

Reflexi?n apost?lica

?La primera de todas las realidades, en absoluto, es Dios. ?l es el origen y el fin de todas las cosas. Hemos sido creados por ?l para conocerlo y amarlo, para ?vivir en comuni?n con ?l?, como ense?a el Catecismo de la Iglesia Cat?lica (n. 45). Nuestra relaci?n con Dios depende de nuestra concepci?n sobre qui?n y c?mo es ?l. La primera convicci?n fundamental corresponde a la verdad de Dios que Jesucristo nos ha revelado: la de un Padre providente y amoroso, muy cercano e interesado en nuestro bien.? (Manual del miembro del Regnum Christi, n. 136).

Prop?sito

Abandonarme en la divina Providencia con fe, especialmente cuando no entienda por qu? suceden las cosas.

Di?logo con Cristo

Se?or, T? que gobiernas todo quiero que gobiernes mi vida. Especialmente en este per?odo de nuestra historia quiero vivir mi pertenencia al Regnum Christi con renovado fervor y entusiasmo. Para ello necesito construir una intimidad y amistad contigo para descubrir y amar Tu voluntad por encima de todo. Conc?deme salir de esta oraci?n decidido a ser m?s fiel en mis compromisos espirituales, en la formaci?n y en el apostolado.

?Deja que el Movimiento pase de tu mente a tu coraz?n, para que te queme, para que te empuje, para que te haga sentir la urgencia de dar a conocer a Cristo y de extender su Reino entre los hombres?
(Cristo al centro, n. 1865).

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 11:54
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios