Lunes, 24 de enero de 2011

Evangelio
Del santo Evangelio seg?n san Marcos 3, 20-21.

En aquel tiempo, Jes?s entr? en una casa con sus disc?pulos y acudi? tanta gente, que no los dejaban ni comer. Al enterarse sus parientes, fueron a buscarlo, pues dec?an que se hab?a vuelto loco.

Oraci?n introductoria

Gracias Se?or por mi llamado, no permitas que los tropiezos y dificultades me aparten de mi misi?n, por eso quiero encontrarte en este momento de oraci?n porque creo, espero y te amo.

Petici?n

Se?or, conc?deme que miedo por el ?qu? dir?n? no me haga olvidarme de mi vocaci?n y de tu llamado, quiero seguirte siempre.

Meditaci?n


?El ?esc?ndalo? y la ?necedad? de la Cruz est?n precisamente en el hecho que ah? donde parece haber solo fracaso, dolor, derrota, precisamente all? est? todo el poder del Amor ilimitado de Dios. (?) Pablo mismo en m?s de una ocasi?n tuvo la amarga experiencia del rechazo del anuncio cristiano juzgado ?ins?pido?, irrelevante, ni siquiera digno de ser tomado en consideraci?n en el plano de la l?gica racional. Para quien, como los griegos, buscaba la perfecci?n en el esp?ritu, en el pensamiento puro, ya era inaceptable que Dios se hiciera hombre, sumergi?ndose en todos los l?mites del espacio y del tiempo. ?Por tanto era decididamente inconcebible creer que un Dios pudiera acabar en una Cruz! Y vemos como esta l?gica griega es tambi?n la l?gica com?n de nuestro tiempo. (?)


Debemos formar nuestra vida sobre esta verdadera sabidur?a: no vivir para nosotros mismos, sino vivir en la fe en ese Dios del que todos podemos decir: ?Me ha amado y se ha dado a s? mismo por m풻 (Benedicto XVI, 29 de octubre de 2008).

Reflexi?n apost?lica

?El Regnum Christi es una realidad din?mica y emprendedora, un camino de cruz y sacrificio, un reto a escalar las altas cumbres del amor. Y la raz?n es sencilla: ?A grandes retos, grandes respuestas?. No teme presentar a sus miembros la realidad de la exigencia cristiana como parte de su vida y vocaci?n. La pertenencia al Movimiento pide voluntad de sacrificio y generosidad, enraizada en un coraz?n profundamente ilusionado por la entrega a Cristo y a la Iglesia? (Manual del miembro del Regnum Christi, n. 347).

Prop?sito

Al final del d?a analizar? si mis criterios de conducta fueron realmente cristianos y de acuerdo al Evangelio.

Di?logo con Cristo

Se?or, creo en ti, en tu Palabra y en que est?s presente en la Eucarist?a. Ay?dame a darme cuenta de que mi vocaci?n es la santidad y que ?sta se logra si conozco, vivo y trasmito a otros el gran amor que nos tienes. Que no tema gastar mi vida en vivir con alegr?a mi misi?n, aunque esto cause desconcierto, cr?ticas o desconfianza en mis hermanos.

?S?lo el amor es capaz de acabar con ese respeto humano que ata a tantas almas y las priva de hacer lo que deber?an por la causa de Cristo?
(Cristo al centro, n. 1333)


Publicado por mario.web @ 12:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios