Lunes, 24 de enero de 2011


Ocurre que de pronto piensas que Dios te ha olvidado. Te asedian tantos problemas y no los puedes comprender. Quedas envuelto en un torbellino del que parece no existir una salida.

Recientemente pas? por algo parecido, y sent? una gran confusi?n. Procuraba estar tranquilo y confiar en Jes?s.

Sol?a visitarlo en el Sagrario para quejarme... ?Hasta cuando?...

Y oraba con el Salmo 6:

Se?or, no me reprendas en tu ira, ni me castigues si est?s enojado.
Ten compasi?n de m? que estoy sin fuerzas; s?name pues no puedo sostenerme.
Aqu? estoy sumamente perturbado, t?, Se?or, ?hasta cuando?...
Vu?lvete a m?, Se?or, salva mi vida, y l?brame por tu gran compasi?n.


Sent?a entonces como si una voz interior me dijera:
-Lee a Job.

-?Job?- me dije extra?ado.

Y fue lo que empec? a hacer, y lo que te recomiendo cuando no entiendas lo que te ocurre, y cuando sientas que no puedes m?s.

Mientras escribo, tengo frente a m? una Biblia. Est? abierta en el libro de Job. Ahora se ha vuelto un amigo entra?able. Me ayud? a comprender las ense?anzas de Nuestro Se?or. ?Qui?nes somos para quejarnos ante Dios? ?Acaso pensamos ofrecer nuestros sufrimientos por la salvaci?n de las almas? No somos dignos de nada. Todo es gracia de Dios. Job lo supo bien:

Reconozco que lo puedes todo, y que eres capaz de realizar todos tus proyectos. Habl? sin inteligencia de cosas que no conoc?a, de cosas extraordinarias, superiores a m?. Yo s?lo te conoc?a de o?das; pero ahora te han visto mis ojos. Por eso retiro mis palabras y hago penitencia sobre el polvo y la ceniza.
(Job 42,2-6)


Comprendes de pronto lo peque?o e insignificante que eres ante la inmensidad y magnificencia de Dios.

Parece como si Dios mismo te llevara al l?mite, para probar tu fe, fortalecerla y hacerte comprender que sin ?l nada podemos.

Porque as? como el oro se purifica en el fuego, as? tambi?n los que agradan a Dios pasan por el crisol de la humillaci?n. (Siracides 2,5)

A ?l le agradan los hombres humildes, sencillos, rectos de coraz?n. Y nos ense?a a ser como desea que seamos.


Publicado por mario.web @ 12:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios