Domingo, 30 de enero de 2011

Evangelio
Del santo Evangelio seg?n san Marcos 4, 26-34.

En aquel tiempo, Jes?s dijo a la multitud: ?El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra: que pasan las noches y los d?as, y sin que ?l sepa c?mo, la semilla germina y crece; y la tierra, por s? sola, va produciendo el fruto: primero los tallos, luego las espigas y despu?s los granos en las espigas. Y cuando ya est?n maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha?.


Les dijo tambi?n: ??Con qu? compararemos el Reino de Dios? ?Con qu? par?bola lo podremos representar? Es como una semilla de mostaza que, cuando se siembra, es la m?s peque?a de las semillas; pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los p?jaros pueden anidar a su sombra?.


Y con otras muchas par?bolas semejantes les estuvo exponiendo su mensaje, de acuerdo con lo que ellos pod?an entender. Y no les hablaba sino en par?bolas; pero a sus disc?pulos les explicaba todo en privado.

Oraci?n introductoria

Se?or, aumenta mi fe, para que crea en que T? me quieres decir algo en este momento de oraci?n. Aumenta mi ?esperanza para que gracias a esta meditaci?n aspire alcanzar la santidad. Aumenta mi caridad para que pueda corresponder al gran amor que tienes por m?.

Petici?n

Se?or, conc?deme crecer en Tu gracia para que viva el estilo de vida en que la caridad sea el centro de mi misi?n.

Meditaci?n

?En diciembre de 1273 [santo Tom?s de Aquino] llam? a su amigo y secretario Reginaldo para comunicarle la decisi?n de interrumpir todo trabajo, porque durante la celebraci?n de la misa hab?a comprendido, mediante una revelaci?n sobrenatural, que lo que hab?a escrito hasta entonces era s?lo ?un mont?n de paja?. Se trata de un episodio misterioso, que nos ayuda a comprender no s?lo la humildad personal de Tom?s, sino tambi?n el hecho de que todo lo que logramos pensar y decir sobre la fe, (?), es superado infinitamente por la grandeza y la belleza de Dios. (?)


Las ense?anzas de santo Tom?s de Aquino se podr?an resumir en un episodio transmitido por los antiguos bi?grafos. Mientras el Santo (?) oraba ante el crucifijo (?), el sacrist?n de la Iglesia, oy? un di?logo. Tom?s preguntaba, preocupado, si cuanto hab?a escrito sobre los misterios de la fe cristiana era correcto.? Y el Crucifijo respondi?: ?T? has hablado bien de m?, Tom?s. ?Cu?l ser? tu recompensa? Y la respuesta que dio Tom?s es la que tambi?n nosotros amigos y disc?pulos de Jes?s, quisi?ramos darle siempre: ?Nada m?s que T?, Se?or!?? (Benedicto XVI, 2 de junio de 2010).

Reflexi?n apost?lica

? El nombre ?Regnum Christi?, y el lema de sus miembros ??Venga tu Reino!?, significan, ante todo, la aspiraci?n a colaborar con la Iglesia en el establecimiento y la realizaci?n del Reino de Cristo en el mundo. Este Reino es Cristo mismo, conocido, amado y seguido por cada hombre; es su Evangelio de amor hecho ley de vida en todos los corazones; es el Reino de Dios, ?preparado ya por la Antigua Alianza, llevado a cabo por Cristo y en Cristo, y anunciado a todas las gentes por la Iglesia, que se esfuerza y ora para que llegue a su plenitud de modo perfecto y definitivo?.? Sus miembros buscan con su vida y acci?n que el Reino de Cristo crezca y tienda a su madurez en la tierra como ?reino de verdad y de vida; de santidad y de gracia; de justicia, de amor y de paz?? (Manual del miembro del Regnum Christi, n. 234).

Prop?sito

Que la fuente de mi alegr?a el d?a de hoy est? en saberme amado por Dios y amarle en los dem?s.

Di?logo con Cristo

??Nada m?s que T?, Se?or!? ?Venga tu Reino! Siguiendo el ejemplo de santo Tomas quiero que T? seas mi ?nica recompensa. Que el deseo de servir a los dem?s, que el esfuerzo por superar mis fallas, que todos los actos de piedad y de servicio de este d?a, no tengan otra raz?n de ser que tu gloria. Ay?dame a vivir para Ti, conforma mi vida contigo, de modo que est? siempre unido(a) a Ti y que ponga todos los medios necesarios para diariamente tener un momento de intimidad contigo.

??l obra siempre as?: en silencio, a oscuras, como la levadura que fermenta la masa, como el grano de mostaza que crece bajo tierra o el trigo que despu?s se ha de convertir en una espiga y luego en pan de Eucarist?a. As? ha de ser tambi?n tu vida: un holocausto a Dios en la fe, en la humildad, en el amor, en el silencio, en la esperanza y en la fidelidad?
(Cristo al centro, n. 2285)

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 8:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios