Lunes, 28 de febrero de 2011

Evangelio

Del santo Evangelio seg?n san Marcos 10, 17-27

En aquel tiempo, cuando sal?a Jes?s al camino, se le acerc? corriendo un hombre, se arrodill? ante ?l y le pregunt?: ?Maestro bueno, ?qu? debo hacer para alcanzar la vida eterna?? Jes?s le contest?: ??Por qu? me llamas bueno? Nadie es bueno sino s?lo Dios. Ya sabes los mandamientos: No matar?s, no cometer?s adulterio, no robar?s, no levantar?s falso testimonio, no cometer?s fraudes, honrar?s a tu padre y a tu madre?.



Entonces ?l le contest?: ?Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven?. Jes?s lo mir? con amor y le dijo: ?S?lo una cosa te falta: Ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y as? tendr?s un tesoro en los cielos. Despu?s, ven y s?gueme?. Pero al o?r estas palabras, el hombre se entristeci? y se fue apesadumbrado, porque ten?a muchos bienes.



Jes?s, mirando a su alrededor, dijo entonces a sus disc?pulos: ? Qu? dif?cil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!? Los disc?pulos quedaron sorprendidos ante estas palabras; pero Jes?s insisti?: ?Hijitos, ?qu? dif?cil es para los que conf?an en las riquezas, entrar en el Reino de Dios! M?s f?cil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios?.



Ellos se asombraron todav?a m?s y comentaban entre s?: ?Entonces, ?qui?n puede salvarse?? Jes?s, mir?ndolos fijamente, les dijo: ?Es imposible para los hombres, mas no para Dios. Para Dios todo es posible?.

Oraci?n introductoria

?Amor y verdad se han dado cita? en este Evangelio, Se?or. Qu? f?cil podemos creernos superiores de los dem?s y merecedores de todos los privilegios. No permitas nunca que me enga?e creyendo que he sabido corresponder a tu gracia. Ay?dame a encontrar en estos momentos de oraci?n aquello que me aleja de Ti. Que no me haga sordo a tu voz y que sepa decirte s? a lo que hoy me vas a pedir.

?

Petici?n

Dios y Padre m?o, conc?deme responder con alegr?a y confianza a lo que permitas en este d?a. Que sepa escuchar atentamente lo que me quieres decir.

?

Meditaci?n

?En la mirada del Se?or est? el coraz?n de este especial?simo encuentro y de toda la experiencia cristiana. De hecho el cristianismo no es en primer lugar una moral, sino experiencia de Jesucristo, que nos ama personalmente, j?venes o viejos, pobres o ricos; nos ama tambi?n cuando le damos la espalda. Comentando la escena, el papa Juan Pablo II a?ad?a: (?) ??Os auguro que experiment?is la verdad de que ?l, el Cristo, os mira con amor!?. Un amor, manifestado en la Cruz de manera tan plena y total (...). ?La conciencia de que el Padre nos ha amado desde siempre en su Hijo, de que Cristo ama a cada uno y siempre ? escribe a?n el papa Juan Pablo II ? se convierte en un punto firme de apoyo para toda nuestra existencia humana?, y nos permite superar todas las pruebas: el descubrimiento de nuestros pecados, el sufrimiento, el des?nimo. (?) ?Si verdaderamente hemos encontrado a Jes?s no podemos menos que dar testimonio de ?l a todos aquellos que a?n no han cruzado la mirada con ?l!? (Mensaje del Papa Benedicto XVI con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud 2010).

?

Reflexi?n apost?lica

?La direcci?n espiritual, impartida por un director u orientador espiritual como labor personalizada, resulta una excelente ayuda para realizar un trabajo espiritual serio, discernir la voluntad de Dios en cada momento y circunstancia de la vida, y conocer con mayor claridad y profundidad las riquezas e implicaciones de la propia vocaci?n para poder vivirla en plenitud? (Manual del miembro del Movimiento Regnum Christi, n. 363).

?

Prop?sito

Har? una oraci?n de rodillas frente a un crucifijo d?ndole gracias por su amor y le prometer? trabajar por ?l en un apostolado parroquial o en alg?n Movimiento eclesial.

?

Di?logo con Cristo

Se?or Jes?s, si no mantengo mi amistad contigo no podr? escuchar y menos responder al llamado que d?a a d?a me haces. T? continuamente tocas a mi coraz?n pero muy frecuentemente me hago sordo a tu mandato porque me apego a las cosas transitorias de este mundo. Ay?dame a amar, a desear y a luchar por la riqueza que me ofreces. Que ?se sea mi gran tesoro por el cual no tema invertir todo mi esfuerzo y toda mi vida.

?

??Qu? mejor parte podr?a habernos tocado? ?Qu? mejor amor, qu? mejor compa??a, qu? mejor riqueza, qu? realizaci?n mejor que la que Cristo ofrece a su lado? Todo, en comparaci?n con Cristo, carece de valor. ?Qu? puede dar el mundo que no d? Cristo? ?l da el ciento por uno y la vida eterna?

http://meditaciones.regnumchristi.org/


Publicado por mario.web @ 8:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios