Lunes, 28 de febrero de 2011

Dios es amor.

Mar?a Sant?sima es tambi?n amor.

Podr?amos decir que Mar?a es el lado misericordioso y tierno del amor de Dios.
?T? sola, Virgen Mar?a, le curas a Dios de todas las heridas que le hacemos los hombres. Por ti sola vali? la pena la redenci?n, aunque, afortunadamente, hay otras y otros que se han tomado en serio la redenci?n ".

Este amor tuyo que, por un lado, sube hasta Dios y, por lo tanto, tiene toda la gratitud de una creatura, toda la profundidad de una madre, toda la pureza de una virgen; por otro lado, se dirige a nosotros, hacia la tierra, hacia tus hijos.

C?mo me impresion? -y aparte al principio no lo cre?- leer aquellas palabras de San Alfonso Mar?a de Ligorio: "Si junt?ramos el amor de todos los hijos a sus madres, el de todas las madres a sus hijos, el de todas las mujeres a susmaridos, el de los santos y los ?ngeles a sus protegidos: todo ese amor no igualar?a al amor que Mar?a tiene a una sola de nuestras almas". Primero, no lo cre? porque era demasiado grande para ser cierto. Hoy, lo creo, y posiblemente estas palabras de San Alfonso se quedaron cortas.

Yo me pregunto: si uno de veras cree en este amor que le tiene Mar?a Sant?sima como madre ?podr? sentirse desgraciado? ?Podr? sentirse desesperado? ?Podr? vivir una vida sin alegr?a, sin fuerza, sin motivaci?n? ?Podr? alguna vez, en su apostolado, llegar a decir "no puedo, me doy"? ?Podr? alg?n d?a decir : "renuncio al sacerdocio y lo dejo"? Si Cristo, por nosotros, dio su sangre, su vida, ?qu? no dar? la Sant?sima Virgen por salvarnos? Ella ha muerto crucificada, espiritualmente, por nosotros. A Cristo le atravesaronmanos y pies por nosotros; a ella una espada le atraves? el alma, por nosotros. Si ?l dijo: "He ah? a tus hijos" ?c?mo obedece la Sant?sima Virgen a Dios? Entonces, cu?nto nos tiene que amar. Y si somos los predilectos de su hijo: "vosotros sois mis amigos", somos tambi?n los predilectos de Ella.

El amor de Mar?a llena nuestro coraz?n, debe llenarlo. El amor de una esposa no es el ?nico que puede llenar el coraz?n de un hombre como yo. El amor de Mar?a Sant?sima es much?simo m?s fuerte, rico, tierno, confortante, que el de todas las esposas de la tierra. El amor de mi madre celestial llena, totalmente, mi coraz?n. Una mirada, una sonrisa de Mar?a Sant?sima, me ofrecen m?s que todo lo que pueden darme todas la mujeres de la tierra juntas.

?Cu?l debe ser mi respuesta a tan grande y tierno amor?

Como Juan Pablo II debemos decir cada uno de nosotros, tambi?n, "totus tuus": todo tuyo y para siempre. Aquella expresi?n que el Papa nos dec?a: "Luchando como Mar?a y muy juntos a Mar?a", que le repitan siempre: "totus tuus".

?Por qu? no llevarme a todas partes a la Sant?sima Virgen? En el pensamiento, en el coraz?n, y tambi?n, en una imagen, en un cuadro: su presencia es ben?fica. Yo tengo en mi despacho y en mi cuarto una imagen de la Sant?sima Virgen. Con mucha frecuencia la miro, con mucha frecuencia le hablo y, tambi?n, la escucho. Siento su presencia y su amor a trav?s de esa imagen.


Publicado por mario.web @ 9:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios