Lunes, 28 de febrero de 2011

Dios puesto en la fila de pecadores. En la fila hab?a ladrones, asesinos, ad?lteras, fariseos podridos, soldados...Jes?s metiendo los pies en la charca del pecado. ?l, el tres veces santo. Bes? el suelo podrido de las almas, y no sinti? n?usea. Sab?a que pod?a limpiar todas las almas, todos los basureros, todas las cloacas.

?Qu? te costaba convertir los basureros en jardines, las ruinas en castillos donde T? te sintieras divinamente a gusto? Cada santo es un pecador reconstruido como santo sobre sus propias ruinas. Mar?a se enter? porque se lo contaron. ?Si ?l se humilla as?, yo... esclava del Se?or. Yo quiero imitarlo sufriendo el castigo de los hombres -luego ser?n mis hijos- para ayudar a salvarlos.? Tal vez a nosotros no nos ha impresionado ver a Jesucristo bautizado en el Jord?n; a ti, Mar?a, te debi? impresionar much?simo, porque t? sab?as, como nadie, que ?l era Dios. ?Qu? humillaci?n! Tu humildad te parec?a peque?a, muy peque?a junto a la suya. ?l no se hab?a hecho esclavo, sino pecador. Y T?, que a todo le buscabas la raz?n y el sentido, preguntar?as: ?Por qu? Jes?s se ha querido bautizar por Juan como un pecador m?s, ?por qu?? La pregunta sigue todav?a en el aire...

Juan hab?a sido el primer hombre que hab?a reconocido a Jes?s como el Hijo de Dios y trat? de comunic?rselo a los dem?s. Pero muy pocos lo aceptaron. Un d?a dijo a Andr?s y a su amigo: ?He ah? el cordero de Dios?. Y ?stos s? le siguieron, para su bien. Los dem?s no le hicieron caso, para su mal. Posteriormente Jes?s se lo reclamar?a: ??El bautismo de Juan ven?a de Dios o de los hombres?? Le respondieron: ?No lo sabemos, es decir, no lo queremos saber?.

Jes?s ven?a del desierto donde hab?a realizado una dura penitencia: oraci?n y ayuno muy fuertes. Ella aprendi? que la oraci?n es muy importante para un cristiano. Ella orar?a con m?s fervor a partir de entonces, si se pod?a. Aprendi? que la humildad y el sacrificio eran muy propios del cristianismo. Ella no pensaba como muchos cristianos y a?n sacerdotes, que estas cosas est?n pasadas de moda y que no ayudan mucho para lo esencial, que es vivir la alegr?a pascual. Se han olvidado de que se llega a la alegr?a de la resurrecci?n pasando por la humillaci?n y el sufrimiento de la cruz. ??No era necesario que el Cristo sufriera esto para entrar en su gloria??

?Este es mi Hijo muy amado en quien tengo mis complacencias?. Jes?s era Hijo del Padre e Hijo suyo. C?mo recordar?a la p?rdida a los doce a?os-??No sab?is que tengo que ocuparme de las cosas de mi Padre?? Ahora lo hab?a dejado ir, para que se ocupara de las cosas de su Padre. Ella lo devolv?a al Padre; sacrificaba su amor de madre. Dolor que ser?a total en la muerte en el Calvario. Muchas madres de posibles hijos sacerdotes no han sabido sacrificar el amor al hijo y no le han dejado trabajar en las cosas del Padre. Se trataba de un amor equivocado.

El Esp?ritu Santo descendi? sobre ?l para investirlo de la misi?n que le esperaba.
Un nuevo tema de meditaci?n de Mar?a, sobre su Hijo. Aqu? ya no es la sencillez del Jes?s que parec?a un simple hombre. Aqu? interviene el cielo en pleno: El Padre celestial, Yahv? (con todo lo que significaba para un israelita) y el Esp?ritu Santo que ya hab?a intervenido en Ella. ?El Esp?ritu Santo descender? sobre ti?. Ahora sobre ?l. La imagen de su Hijo crec?a a sus ojos; y Ella se sent?a peque?ita junto a ?l. Como Juan, el hombre humilde por excelencia, Ella tambi?n se dec?a a s? misma: ?Es necesario que ?l crezca y que yo disminuya?.


Publicado por mario.web @ 9:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios