Lunes, 28 de febrero de 2011

Qu? situaci?n tan frustrante y sin embargo en el hombre es una constante: siempre buscando amigos. Recuerdo la historia de un joven hace algunos a?os atr?s, un joven con ansias por la vida, lleno de ganas de compartir momentos y siempre en la b?squeda de verdaderos amigos. Al pasar los a?os se agolparon las decepciones, y por ?ltimo la frustraci?n dio paso a la esperanza de hallarlos en alg?n sitio. As?, olvidado en un arroyo, torturado por polic?as y abandonado a morir, sinti? c?mo la vida se le escap? de las manos y ya en el umbral del dolor eterno que le aguardaba, clam? al Dios en el cual no cre?a.

Para su sorpresa, este Dios no solo exist?a, sino que se hizo presente all? mismo en el lugar de su tormento y con manos firmes y mirada compasiva, lo tom? de las manos y le dijo: ?Yo te voy a sacar de aqu?, y en ese momento pas? de la muerte a la vida. Todav?a la confusi?n reinaba en su cabeza, y no comprend?a bien lo que hab?a sucedido pero algo que hac?a mucho ya no estaba comenz? a resucitar en ?l: La Fe.

A?n en su coraz?n cavilaba la b?squeda de al menos un amigo. Ese dolor no lo hab?a dejado y todav?a era una gran herida en su coraz?n. Tal vez, en realidad era ?l quien no serv?a como amigo, pero muchas veces hab?a arriesgado su vida por algunos de los que ?l cre?a amigos y a?n hab?a dejado su casa para acompa?arlos y comparti? sus bienes con ellos, y sin embargo al momento de mostrarse amigos nunca estaban.

La fe hab?a dado un nuevo sentido a su vida, pero la necesidad de alguien con piel todav?a era muy fuerte. Al pasar de los d?as por segunda vez se encuentra con ese ser que lo hab?a rescatado de la muerte casi sin buscarlo, esos ojos de misericordia se fijaron en ?l y esos brazos fuertes cargados de calor se abrieron para abrazarlo y entre l?grimas de arrepentimiento oy? estas palabras: ?Yo S? soy tu amigo, porque yo ya di mi vida por ti?.

Las l?grimas dieron paso al llanto descontrolado y una b?squeda sin fin hab?a terminado.

Esta historia no es una historia, es un hecho ver?dico. Siempre necesitamos de alguien con piel, y se hace dif?cil a veces hallarlo, pero al fin ?Cu?l es nuestra raz?n en la vida?...

Autor Desconocido

TE LLAM? A VIVIR

Te llam? a vivir, te hice hermoso con mis propias manos. Te comuniqu? mi vida, deposit? en ti mi propio amor con abundancia. Te hice ver el paisaje y el color. Te di el o?do para que escucharas el canto de los p?jaros y la voz de los hombres. Te di la palabra para decir "padre", "madre", "amigo", "hermano".

Te di mi amor m?s profundo. No s?lo te di vida, te estoy sosteniendo en ella. T? eres mi hijo amado, te conozco cuando respiras y te cuido cuando duermes. No lo dudes. Mis ojos est?n puestos en tus ojos, mi mano la tengo colocada sobre tu cabeza.

Te amo, aunque me olvides o me rechaces. Te amo aunque no me ames, ya lo sabes. Podr?s ir donde puedas y donde quieras, hasta all? te seguir? mi amor y te sostendr? mi diestra. ?O es que crees que yo como Padre puedo olvidar a mi hijo? ?Ni lo sue?es! Desde que te hice ya no te puedo dejar solo, camino y sonr?o contigo, vivo en ti.

Te lo escribo de mil maneras y te digo al o?do y en silencio: Eres mi hijo, te amo.

Tu Padre DIOS!

Autor Desconocido

BIENAVENTURANZAS

Bienaventurados los arremetedores, porque ellos avanzan en el mundo.
Bienaventurados los inflexibles, porque no permiten que la vida los lesione.
Bienaventurados los que se quejan, porque ellos consiguen que se haga su propio capricho hasta el fin.
Bienaventurados los indiferentes, porque ellos no se preocupan por sus pecados.
Bienaventurados los que explotan a sus semejantes, porque ellos obtienen resultados.
Bienaventurados los que causan problemas, porque as? logran que la gente les ponga atenci?n.

Autor Desconocido


Publicado por mario.web @ 18:50
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios