Jueves, 24 de marzo de 2011

LO QUE HACEN LAS ANIMAS BENDITAS POR AQUELLOS QUE LAS AYUDAN.

San Alfonso Mar?a Liguori dec?a que, aunque las santas Almas no pueden ya lograr m?ritos para s? m?smas, pueden obtener para nosotros grandes gracias. No son, formalmente hablando, intercesores, como lo son los Santos, pero a trav?s de la dulce Providencia de Dios, pueden obtener para nosotros asombrosos favores y librarnos de los demonios, enfermedades y peligros de toda clase.
Est? m?s all? de toda duda, como ya hemos dicho, que nos devuelven miles de veces cada cosa que hagamos por ellos.
Los siguientes hechos, unos pocos de todos los que podr?amos mencionar, son suficientes para mostrar cu?n poderosas y generosas amigas son estas Almas.

COMO UNA NI?A ENCONTRO A SU MADRE:

Una pobre ni?a sirvienta en Francia llamada Jeanne Marie escuch? una vez un serm?n sobre las Santas Almas, el cual dej? una impresi?n indeleble en su mente. Fue profundamente movida por el pensamiento del intenso e incesante sufrimiento que soportaban las pobres Almas, y se horrorizaba al ver cu?n cruelmente eran olvidadas y dejadas de lado por sus amigos de la Tierra.
Otra cosa que la impresion? profundamente es o?r que hay muchas almas que est?n tan cerca de su liberaci?n, que una sola Misa ser?a suficiente para ellas; pero que son retenidas largo tiempo, hasta a?os, s?lo porque este ?ltimo y necesario sufragio fue olvidado o negado!
Con una f? simple, Jeanne Marie resolvi? que, costara lo que costara, ella tendr?a una Misa por las Pobres Almas cada mes, especialmente por las m?s cercanas al Cielo. Ella ahorraba un poquito, y a veces con dificultad, pero nunca fall? en su promesa.
En una ocasi?n fu? a Par?s con su patrona, y la ni?a cay? enferma. por lo cual se vio obligada a ir al Hospital. Desafortunadamente, la enfermedad result? ser de largo tratamiento, y su patrona tuvo que regresar a casa, deseando que su mucama pronto se reuniera con ella. Cuando al final la pobre sirvienta pudo dejar el hospital, y all? hab?a dejado todos sus ahorros, de manera que s?lo le quedaba en la mano un franco.
Qu? hizo? A d?nde ir? De repente, un pensamiento cruz? su mente y se acord? que no hab?a ofrecido ese mes una Misa en favor de las Pobres Almas. Pero ten?a s?lo un franco! Apenas le alcanzar?a para comer. Como ten?a confianza que las Almas del Purgatorio le ayudar?an, fue hasta una Iglesia y pidi? hablar con un sacerdote, para que ofrezca una Misa, en favor de las Almas del Purgatorio.El acept?, aunque jam?s imagin? que la modesta suma que la ni?a ofreci? era el ?nico dinero que la pobre ni?a pose?a. Al terminar el Santo Sacrificio, nuestra hero?na dej? la Iglesia. Una cierta tristeza nubl? su rostro, y se sinti? totalmente perpleja.
Un joven caballero, tocado por su evidente decepci?n, le pregunt? si ten?a alg?n problema y si pod?a ayudarla. Ella le cont? su historia brevemente, y finaliz? diciendo cuanto deseaba trabajar.
De alguna manera se sinti? consolada por la forma en que el joven la escuchaba, y recobr? la confianza.
"Ser? un placer ayudarte" dijo." Conozco una dama que en este momento est? buscando una sirvienta. Ven conmigo". Y dicho esto le gui? hasta una casa no muy lejos de all? y le pidi? que ella tocara el timbre, asegur?ndole que encontrar?a trabajo.
En respuesta al toque de timbre, la dama de la casa abri? ella misma la puerta y pregunt? a Jeanne Marie que quer?a. "madam" dijo ella, "Me dijeron que usted est? buscando una mucama. No tengo trabajo y me agradar?a tener el puesto".
La dam estaba perpleja y replic?: "Qui?n pudo haberte dicho que necesitaba una mucama? Hace s?lo un par de minutos que acabo de despedir a la que ten?a, acaso te has encontrado con ella?"
"no, Madam. La persona que me inform? que usted necesitaba una mucama fue un joven caballero".
"Imposible!, exclam? la se?ora, "Ning?n joven, de hecho nadie, pudo haberse enterado que necesitaba una muchama".
"Pero madam", dijo la ni?a, apuntando un cuadro en la pared" ?se es el hombre que me lo dijo".
"No, mi ni?a, ese es mi ?nico hijo, que ha muerto hace ya m?s de un a?o!
"Muerto o no" asegur? la ni?a," el fue el que me trajo hasta aqu?, y a?n me gui? hasta la puerta. Vea la cicatriz en la frente. Lo reconocer?a donde fuera". Luego, le cont? toda la historia, con su ?ltimo franco, y de c?mo ella obten?a Misas por las Santas Almas, especialmente por las mas cercanas al Cielo.
Convencida al final de la veracidad de la historia de Jeanne Marie, la dama la recibi? con los brazos abiertos. "Ven, pero no como mi siriventa, sino como mi querida hija. Tu has enviado a mi queridisimo hijo al Cielo. No tengo duda que ?l fue el que te trajo a m?".

COMO UN NI?O POBRE LLEGO A OBISPO, A CARDENAL Y A SANTO.

San pedro Damian perdi? a su padre y madre apenas naci?. Uno de sus hermanos lo adopt?, pero lo trataba con aspereza, forz?ndolo a trabajar muy duro y aliment?ndolo muy mal y con escasa ropa.
Un d?a encontr? una moneda de plata, que representaba para ?l una peque?a fortuna. Un amigo le aconsej? que lo usara para s? mismo, pues el due?o no podr?a ser hallado.
Para Pedro era dif?cil establecer en que lo gastar?a, ya que ten?a todo tipo de necesidades. Pero cambiando de pensar en su joven mente, decidi? que lo mejor que pod?a hacer era pedir una Misa por las Almas del Purgatorio, en especial por las almas de sus queridos padres. A costa de un gran sacrificio, transform? su pensamiento en hechos y las Misas fueron ofrecidas.
Las almas del Purgatorio devolvieron su sacrificio mas generosamente. Desde ese d?a en adelante not? un gran cambio en su destino.
Su hermano mayor lo llam? a la casa donde ?l viv?a, y horrorizado por el maltrato que padec?a, lo llev? a vivir consigo. Lo trat? como a su propio hijo, y lo educ? y cuid? con el mas puro afecto. Bendici?n sobre bendici?n, los mas maravillosos talentos de Pedro salieron a la luz, y fue rapidamente promovido al sacerdocio; algun tiempo despu?s el fue elevado a la dignidad de Obispo, y finalmente, Cardenal. Adem?s, muchos milagros atestiguan su santidad, tanto que luego de su muerte fue canonizado y declarado Doctor de la Iglesia.
Estas maravillosas gracias vinieron a ?l despu?s de una Misa ofrecida por las Santas Almas.

UNA AVENTURA EN LOS APENINOS

Un grupo de sacerdotes fueron convocados a Roma para tratar un asunto de gravedad. Eran portadores de importantes documentos, y una gran suma de dinero les fue confiada para el santo Padre. Atentos al hecho que los Apeninos, los cuales hab?an de cruzar, estaban infestados de foragidos, eligieron un guia de confianza. No habia por aquel entonces tuneles ni trenes para cruzar las monta?as.
Se encomendaron a la protecci?n de las Animas Benditas del Purgatorio, y decidieron recitar el De Profundis cada hora por ellas.
Cuando llegaron al coraz?n de las monta?as, el que iba mas adelante de todos dio la voz de alarma a la vez que espoleaba a los caballos a todo galope. Mirando alrededor, los sacerdotes vieron a ambos lados del sendero fieras bandas de forajidos fuertemente armados y apunt?ndoles. Se vieron en una emboscada y estaban a la completa merced de los delincuentes.
Despu?s de una hora de temerario avance, el guia par? y mirando a los sacerdotes, dijo:" No puedo entender c?mo escaparon. Esta gente nunca perdona a nadie".
Los padres estaban convencidos que deb?an su seguridad a las Santas Almas, como luego se confirmar?a con un hecho que disipar?a toda duda.
Cuando concluyeron su misi?n en Roma, uno de ellos fue destinado a la Ciudad Eterna, com capell?n de una prisi?n. No mucho despu?s, uno de los m?s feroces bandidos en Italia fue capturado, y condenado a muerte por una larga serie de asesinatos y esperaba la ejecuci?n en su celda.
Ansioso de ganar su confianza, el capell?n le cont? sus aventuras, entre ellas las de los Apeninos. El criminal manifest? gran inter?s en la historia. Cuando termin? el curita su relato, el asesino exclam?: "YO FUI el lider de esa banda! Estabamos seguros de que ustedes portaban dinero y estabamos decididos a matarlos y saquearlos. Pero una fuerza invisible nos impidi? disparar, pues quer?amos hacerlo pero no pod?amos".
El capell?n luego le cont? al delincuente c?mo se hab?an encomendado a la protecci?n de las Almas del Purgatorio, y que ellos atribu?an su liberaci?n a su protecci?n.
El bandido no tuvo dificultad en creer. De hecho, hizo su conversi?n mucho m?s f?cil. Muri? con arrepentimiento.

COMO PIO IX SE CURO DE SU MALA MEMORIA:

El venerable pont?fice Pio IX design? a un Santo y Prudente religioso llamado Tomaso como Obispo de la Di?cesis. El sacerdote, alarmado por la responsabilidad puesta sobre el, comenz? encarecidamente a excusarse.
Sus protestas fueron en vano. El Santo Padre sab?a de sus m?ritos.
Agobiado por la aprehensi?n, el humilde religioso solicit? una audiencia con el Santo Padre y le confes? que ten?a mala memoria, lo que resultaba ser un grave impedimento en el alto oficio encomendado a ?l.
Pio IX respondi? con una sonrisa " Su di?cesis es muy peque?a en comparaci?n con la Iglesia Universal, la cual yo llevo sobre mis hombros. Tus cuidados son livianos en comparaci?n con los m?os." Agreg?:"Yo tambi?n sufr?a un grave defecto de la memoria, pero promet? decir una ferviente oraci?n diaria por las Animas Benditas, las cuales, en retribuci?n, han obtenido para m? una excelente memoria. Usted deber?a hacer lo mismo, estimado Padre, y tendr? en qu? regocijarse" .

CUANTO MAS DAMOS, MAS RECIBIMOS.

Un hombre de negocios en Boston se uni? a la Asociaci?n de las Santas Almas y dio una alta suma de dinero anual para Misas y oraciones en favor de ?stas.
El Director de la Asociaci?n se sorprendi? de la generosidad del caballero, pues sab?a que no era un hombre rico. El le pregunt? amablemente un d?a si las limosnas que ?l generosamente daba eran completamente suyas o eran colectas que el realizaba de otros.
El hombre respondi?: "Todo lo que doy es mi propia ofrenda. No se alarme. No soy rico, usted piensa que doy mas de lo que tengo. No es as?, lejos de perder con mi caridad, las Animas Benditas ven que gano considerablemente mas de lo que doy; a ellas no les gana nadie en generosidad" .

EL IMPRENTERO DE COLONIA:

William Freyssen, da su testimonio de como su hijo y esposa recobraron la salud gracias a las Almas del Purgatorio. Un d?a le encargaron imprimir un librito sobre el Purgatorio. Cuando realizaba las tareas de correcci?n del texto, su atenci?n fue captada por los hechos narrados en el libro. El aprendi? por primera vez las maravillas que las Santas Almas pueden obrar por sus amigos.
Por aquel tiempo su hijo cay? gravemente enfermo, y pronto su estado se volvi? desesperante. Recordando lo que hab?a le?do acerca del poder de las Santas Almas, Freyssen hizo la promesa solemne de imprimir mil libritos a su propia expensa, con su firma impresa. Fue a la iglesia y, una vez dentro, hizo un voto solemne. En ese momento una sensaci?n de paz y confianza inundaron su alma. A su retorno a casa, su hijo, que no pod?a tragar ni una gota de agua, pidi? algo de comer. Al d?a siguiente estaba fuera de peligro y pronto, completamente curado.
Al mismo tiempo, Freyssen orden? imprimir los libros del Purgatorio para ser distribu?dos, sabiendo que la mejor forma de obtener ayuda para las almas sufrientes, era interesando a mucha gente sobre el tema. Nadie que sabe sobre el sufrimiento de estas pobres almas, niega una oraci?n a ellas.
El tiempo pas?, y una nueva tristeza se cern?a sobre este imprentero. Esta vez su amada esposa cay? enferma y a pesar de todos los cuidados iba cada vez peor. Perdi? el uso de raz?n y qued? casi completamente paralizada, de modo que los doctores no le dieron muchas esperanzas.
El marido, recordando todo lo que las Almas del Purgatorio hab?an hecho a su peque?o hijo, corri? otra vez a la Iglesia y prometi? solemnemente, como otrora, imprimir 200 de los libros del Purgatorio, en principio, como urgente socorro de las Animas benditas. Imposible de relatar. La aberraci?n mental de su esposa ces?, y comenz? a mover su lengua y extremidades. En un corto per?odo ella estaba perfectamente sana.

LA CURA DEL CANCER.

Joana de Menezes nos contar? de su cura. Ella estaba sufriendo de un cancer en la pierna y sumergida en un profundo dolor.
Recordando lo que hab?a o?do sobre el poder de las Almas del Purgatorio, ella resolvi? poner toda su confianza en ellas y ofrecer nueve Misas por ellas. Prometi? publicar en el diario su curaci?n, si esta se llevaba a cabo.
Gradualmente el tumor y el cancer desaparecieron.

UN ESCAPE DE UN ASALTO:

El Padre Luis Manaci, un celoso misionero, ten?a gran devoci?n a las Almas del Purgatorio. Se encontr? una vez realizando un viaje peligroso, pero con mucha confianza pidi? a las Animas Benditas que lo protegieran de los peligros que se ir?a encontrando. Su camino bordeaba una zona des?rtica, en la cual se sab?a que estaba infestada de peligrosas gavillas. Cuando se encontraba rezando el Santo Rosario por las Almas, cu?l no fue su sorpresa, de verse rodeado de una custodia de esp?ritus benditos. Pronto el descubri? la raz?n. Hab?a pasado por una emboscada, pero las Santas Almas lo rodearon y lo taparon, torn?ndolo invisible para los miserables que buscaban su vida. Lo acompa?aron hasta que estuvo seguro y fuera de peligro.

VOLVER A LA VIDA:

El Prior de Cirfontaines nos cuenta su historia:" Un joven de mi parroquia cay? enfermo de fiebre tifoidea. Sus padres vencidos por la pena y me pidieron que lo encomendara a las oraciones de los miembros de la Asociacion de Santas Almas. Era un s?bado. El chico estaba a las puertas de la muerte. Los doctores probaron todos los recursos, todos los remedios. Fue en vano. No pod?an hallar nada para mejorarlo. Yo era el unico que ten?a esperanzas. Sab?a del poder de las Santas Almas pues hab?a visto lo que pod?an hacer. El domingo rogu? a los Asociados de las Santas Almas para que rogaran fervientemente por nuestro amigo enfermo. El lunes el peligro hab?a pasado. El muchacho estaba curado".

LEELO Y DESPIERTA!

"En mi larga vida", escribe un sacerdote," vi muchas manifestciones de generosidad de los cat?licos por los pobres y necesitados, de acuerdo con lo que Nuestro Se?or nos mand? hacer.
"Tambi?n not? que algunos cat?licos son, por supuesto, muy generosos y buenos. Algunos se preocupan por los pobres, otros por los enfermos. Leprosos, pacientes de cancer, deficientes mentales, todos tienen amigos. Algunos prefieren ayudar a los j?venes, los corazones de otros prefieren a los ancianos".
"Lo m?s extra?o de todas las cosas, es que nunca encontr? ni un hombre, ni una mujer que se haya dedicado por completo, de todo coraz?n, a la m?s grande de las caridades, por los mas necesitados, esto es, por las santas Almas del Purgatorio. Debe haber algunos que lo hacen, pero en mi larga y variada experiencia, no encontr? ninguno".
Y las palabras de este sacerdote son pura verdad!
Apelamos a aquellos que todav?a no se han dedicado a si mismos a alguna forma particular de caridad, para que se dediquen con todas sus energ?as a las Animas Benditas. Hagan todo lo que puedan personalmente, e induzcan a otros a hacer lo mismo.
La mejor manera es practicar los consejos inclu?dos en este librito, y esparcir cientos de copias, y hacer cientos de Almas amigas en el Purgatorio y luego en el cielo.
Pues... qui?n puede leerlo y rehusarse a ayudarlas?


Ave Mar?a pur?sima, sin pecado concebida


Publicado por mario.web @ 8:16  | religion
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios