Martes, 29 de marzo de 2011

Lucas 11,29-32. Cuaresma. Creer quiere decir, ante todo, aceptar como verdad lo que nuestra mente no comprende del todo.
Autor: Gustavo Velazquez | Fuente: Catholic.net

Evangelio

Lectura del santo Evangelio seg?n san Lucas 11,29-32

En aquel tiempo, la multitud se api?aba alrededor de Jes?s y ?ste comenz? a decirles: ?La gente de este tiempo es una gente malvada. Pide una se?al, pero no se le dar? otra se?al que la de Jon?s. Pues as? como Jon?s fue se?al para los habitantes de N?nive, lo mismo ser? el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.
Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantar? el d?a del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los ?ltimos rincones de la tierra para escuchar la sabidur?a de Salom?n, y aqu? hay uno que es m?s que Salom?n. Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de N?nive se levantar?n el d?a del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicaci?n de Jon?s, y aqu? hay uno que es m?s que Jon?s?.


Oraci?n introductoria

Jes?s, T? nos has dado bastantes se?ales con tu vida y palabras como para que te pidamos m?s. No obstante, ?compr?ndenos! Nuestra fe es muy d?bil y necesitamos que T? la robustezcas. Te ofrezco esta meditaci?n por todas aquellas personas que no te han conocido y por todos los misioneros del mundo. Aumenta nuestra fe de tal manera, que no podamos menos que darte a los dem?s: primero con nuestro ejemplo, y despu?s con las palabras.

Petici?n

Se?or, aumenta nuestra fe, conc?denos una visi?n sobrenatural de los acontecimientos para apreciar tu mano paternal durante este d?a.

Meditaci?n

?La fe es un acto humano muy personal, que se realiza en dos dimensiones. Creer quiere decir, ante todo, aceptar como verdad lo que nuestra mente no comprende del todo. Es necesario aceptar lo que Dios nos revela sobre s? mismo, sobre nosotros mismos y sobre la realidad que nos rodea, incluida la invisible, inefable, inimaginable.
Este acto de aceptaci?n de la verdad revelada, ensancha el horizonte de nuestro conocimiento y nos permite llegar al misterio en el que est? inmersa nuestra existencia. A esta limitaci?n de la raz?n no se concede f?cilmente el consenso. Y precisamente aqu? es donde la fe se manifiesta en su segunda dimensi?n: la de fiarse de una persona, no de una persona cualquiera, sino de Cristo. Es importante aquello en lo que creemos, pero m?s importante a?n es Aqu?l en quien creemos?. (Benedicto XVI, 28 de mayo de 2006).

Reflexi?n apost?lica

La fe -hoy m?s que en tiempos de Cristo- es un gran don: un don que recibimos gratis. ?Gratis lo recibisteis; dadlo gratis? (Mt. 10, 8), nos dir? Nuestro Se?or Jesucristo. Tal vez no lleguemos a tener tiempo para dar catequesis, pero s? lo tenemos para vivir el Evangelio. Jes?s no ha dejado de mandar se?ales a los hombres. Inclusive, me pide que yo sea su se?al para esta generaci?n: quiere que le preste mi vida para actuar en m?.

Prop?sito

Jes?s es la respuesta que todo hombre y mujer busca en su vida, as? que hoy ser? un reflejo de Cristo en mis relaciones con mis hermanos, asemejando mis pensamientos palabras y obras a las de ?l.

Di?logo con Cristo

?Jes?s, heme aqu?! Disp?n como quieras de mi, para manifestarte a los hombres. Quiero serte ?til. Ay?dame a ser especialmente d?cil a tus deseos y a vivir mi fe con coherencia. Conc?deme vivir este d?a ?ntimamente unido a ti, para transmitirte a mi familia, a mis amigos y a mis compa?eros de trabajo. Y as? ser una se?al tuya para ellos.


?De esta caridad nace tambi?n la esperanza, la certeza de que Cristo nos ama y de que el amor de Cristo nos espera y as? nos hace capaces de imitar a Cristo y de ver a Cristo en los dem?s? (Benedicto XVI, 20 de octubre de 2010).


Publicado por mario.web @ 14:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios