Mi?rcoles, 30 de marzo de 2011

Lucas 4, 24-30. Cuaresma. Se?or, que no sea sordo a tu voz. Que sepa encontrar momentos, para poder escucharte y descansar.
Autor: Roberto Villatoro | Fuente: Catholic.net

Evangelio

Lectura del santo Evangelio seg?n san Lucas 4, 24-30

En aquel tiempo, Jes?s lleg? a Nazaret, entr? a la sinagoga y dijo al pueblo: ?Yo les aseguro que nadie es profeta en su tierra. Hab?a ciertamente en Israel muchas viudas en los tiempos de El?as, cuando falt? la lluvia durante tres a?os y medios, y hubo un hambre terrible en todo el pa?s; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado El?as, sino a una viuda que viv?a en Sarepta, ciudad de Sid?n. Hab?a muchos leprosos en Israel, en tiempo del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, sino Naam?n, que era de Siria?.

Oraci?n introductoria

Se?or, que no sea sordo a tu voz. Que sepa encontrar momentos, para poder escucharte y descansar. Que el ruido, tan presente en casa, en el trabajo y en todos lados, no me impiden escucharte y sepa aceptarte como profeta y amigo.

Petici?n

Se?or, que me deje sorprender por tu amor. Que seas buen profeta en la tierra de mi alma.

Meditaci?n

Durante estos d?as podr?is recobrar la experiencia vibrante de la oraci?n como di?logo con Dios, del que sabemos que nos ama y al que, a la vez, queremos amar. Quisiera decir a todos insistentemente: Abrid vuestro coraz?n a Dios. Dejaos sorprender por Cristo. Dadle el "derecho a hablaros" durante estos d?as. Abrid las puertas de vuestra libertad a su amor misericordioso. En la Iglesia y mediante la Iglesia llegar?is a Cristo, que os espera.

Queridos j?venes, la felicidad que busc?is, la felicidad que ten?is derecho de saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jes?s de Nazaret, oculto en la Eucarist?a. S?lo ?l da plenitud de vida a la humanidad. Decid, con Mar?a, vuestro "s?" al Dios que quiere entregarse a vosotros. Os repito hoy lo que dije al principio de mi pontificado: "Quien deja entrar a Cristo (en la propia vida) no pierde nada, nada, absolutamente nada de lo que hace la vida libre, bella y grande. ?No! S?lo con esta amistad se abren de par en par las puertas de la vida. S?lo con esta amistad se abren realmente las grandes potencialidades de la condici?n humana. S?lo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo que nos libera" (Benedicto XVI, Discurso a los j?venes, XX jornada mundial de la juventud en Colonia, jueves 18 de agosto de 2005).

Reflexi?n apost?lica

Jesucristo, f?cilmente puede ser un profeta mal recibido en nuestra alma. Lo es en muchas personas y ambientes. Nos cuesta cederle el mando de nuestra vida porque no sabemos lo que har? con nosotros. Sin embargo Jes?s es amigo, es de los nuestros. En ?l s? podemos confiar. ?En ?l somos fuertes, en ?l somos poderosos?. S?lo hace falta abrirnos a su amor y dejarnos sorprender por ?l.
Tal vez no lo pensamos mucho, pero Cristo ya se ha abierto a nosotros. Nos ha abierto su Coraz?n, nos ha compartido sus sentimientos. ?l conf?a en nosotros sabiendo que ser? correspondido. De esa manera, abrirnos a ?l ser? s?lo un beneficio, una experiencia de sus sentimientos y de su misericordia. Como la confianza entre dos ?mejores? amigos.

Prop?sito

Guardar? silencio en mi alma, para estar atento a lo que el Se?or me pida, a trav?s de sus luces o del ejemplo de los dem?s.

Di?logo con Cristo

Se?or, ay?dame a abrirte las puertas de mi alma. Que al abr?rtela, me asombre por lo que haces por m?. Que no sea indiferente a tus consejos. A veces me dan ganas de decirte que nos cuesta mucho seguirte, que no queremos. Pero sabiendo que quieres ser nuestro Amigo, y al verte clavado en la cruz por nosotros, es m?s f?cil.
?Quer?is decir muy alto a todos que es hermoso tener a Jes?s como amigo y es hermoso ser amigos de Jes?s? (Benedicto XVI, 30 de octubre de 2010)


Publicado por mario.web @ 9:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios