Lunes, 25 de abril de 2011
Alfonso L?pez Quint?s nos ofrece una interesante serie de art?culos en los que explora el tema de la manipulaci?n; en esta emisi?n explica qui?n manipula.
?
La manipulaci?n a trav?s del lenguaje (Parte 2)
La manipulaci?n a trav?s del lenguaje (Parte 2)

2. Qui?n manipula


Manipula el que quiere vencernos sin convencernos, seducirnos para que aceptemos los que nos ofrece sin darnos razones. El manipulador no habla a nuestra inteligencia, no respeta nuestra libertad; act?a astutamente sobre nuestros centros de decisi?n a fin de arrastrarnos a tomar las decisiones que favorecen sus prop?sitos.

En un anuncio televisivo se present? un coche lujoso. En la parte opuesta de la pantalla apareci? enseguida la figura de una joven bell?sima. No dijo una sola palabra, no hizo el menor gesto; mostr? sencillamente su imagen encantadora. De pronto, el coche comenz? a rodar por paisajes ex?ticos, y una voz nos susurr? amablemente al o?do: "?Entr?gate a todo tipo de sensaciones!". En ese anuncio no se aduce raz?n alguna para elegir ese coche en vez de otro. Se entrevera su figura con la de realidades atractivas para millones de personas y se las envuelve a todas en el halo de una frase llena de adherencias sentimentales. De esta forma, el coche queda aureolado de prestigio. Cuando vayas al concesionario de coches, te sentir?s llevado a elegir ?ste. Y te lo facilitar?n, pero no la se?orita. En realidad, nadie te hab?a prometido que, si comprabas el coche, te dar?an la posibilidad de tratar a esa joven. Eso hubiera supuesto hablar a tu inteligencia. Se limitaron a influir sobre tu voluntad de forma oblicua, artera. No te han enga?ado; te han manipulado, que es una forma sutil de enga?o. Han halagado tu apetito de sensaciones gratificantes a fin de orientar tu voluntad hacia la compra de ese producto, no para complacerte o ayudarte a desarrollar tu personalidad. Te han reducido a mero cliente. Esa forma de reduccionismo es la quintaesencia de la manipulaci?n.

Este tipo de manipulaci?n comercial suele ir unida con otra mucho m?s peligrosa todav?a: la manipulaci?n ideol?gica, que impone ideas y actitudes de forma solapada, merced a la fuerza de arrastre de ciertos recursos estrat?gicos. As?, la propaganda comercial difunde, a menudo, la actitud consumista y la hace valer bajo pretexto de que el uso de tales o cuales artefactos es signo de alta posici?n social y de progreso. Un anuncio de un coche lujoso repet?a hasta veinte veces la palabra "se?or": "Un se?or como Vd. debe utilizar un coche como ?ste, que es el se?or de la carretera. Ense?or?ese de sus mandos y si?ntase se?or...".

Cuando se quieren imponer actitudes e ideas referentes a cuestiones b?sicas de la existencia -relativas a la pol?tica, la econom?a, la ?tica, la religi?n...-, la manipulaci?n ideol?gica adquiere suma peligrosidad. Por "ideolog?a" se entiende actualmente a menudo un sistema de ideas esclerosado, r?gido, que no suscita adhesiones por carecer de vigencia y, por tanto, de fuerza persuasiva. Si un grupo social lo asume como programa de acci?n y quiere imponerlo a ultranza, s?lo tiene dos recursos: l. la violencia, y aboca a la tiran?a, 2. la astucia y recurre a la manipulaci?n. Las formas de manipulaci?n practicadas por razones "ideol?gicas" suelen mostrar un notable refinamiento, ya que son programadas por profesionales de la estrategia [2] .




Continuaci?n: Parte 3 (Para qui?n se manipula)


Comentarios al autor




[2] Sobre este concepto de 3ideolog?a2 puede verse mi trabajo 3Conocer, sentir, querer. A prop?sito del tema de las ideolog?as2, en Hacia un estilo de pensar I. Est?tica. Editora Nacional, Madrid 1967, p?gs. 39-96.

Publicado por mario.web @ 18:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios