Mi?rcoles, 27 de abril de 2011
Reflexionar sobre la tendencia de nuestra cultura para que, aprovechando sus ventajas y afrontando sus desaf?os, logremos consolidar los valores humanos y cristianos de nuestras comunidades.
?
Oportunidades y desaf?os de la cultura moderna
Oportunidades y desaf?os de la cultura moderna


Hoy quiero invitarlos a reflexionar acerca de las tendencias de nuestra cultura para que, aprovechando sus ventajas y afrontando sus desaf?os, logremos consolidar los valores humanos y cristianos en nuestra sociedad.

Veamos nuestra realidad:
?Cu?les son los m?s grandes valores que tiene la sociedad? ?Qu? valores hemos perdido? ?Qu? nuevos valores est?n apareciendo??

?Con la palabra ?cultura? se indica el modo particular como, en un pueblo, los hombres cultivan su relaci?n con la naturaleza, entre s? mismos y con Dios...? (DP 386).?

?Nace la cultura con el mandato inicial de Dios a los seres humanos: crecer y multiplicarse, llenar la tierra y someterla (cfr. Gn 1, 28-30).?

En esa forma la cultura es cultivo y expresi?n de todo lo humano en relaci?n amorosa con la naturaleza y en la dimensi?n comunitaria de los pueblos? (SD 228b).

?La cultura ?tiende? hacia alg?n lugar ?


?Tendencia? procede de ?tender?, y ?ste del lat?n tendere, tender, desplegar.?

Cuando hablamos de tendencia, nos referimos a la propensi?n o inclinaci?n de los hombres y de las cosas hacia determinados fines.?

Los grandes cambios tardan en formarse y no sabemos con seguridad hacia d?nde nos van a conducir.?

En las ?tendencias? de la cultura moderna, debemos aprovechar las oportunidades que nos ofrece y los desaf?os que nos impone.?

Oportunidades
El mundo se torna y se experimenta cada vez m?s interconectado. Lo que sucede en una localidad est? afectado por sucesos que ocurren m?s lejos y viceversa. Esta intercomunicaci?n, si sabemos aprovecharla, podr?a hacernos m?s solidarios.?

La cultura tiende a ser universal. Su idioma es el ingl?s y su concepci?n del mundo es la norteamericana. Sin embargo, no desplaza o destruye otras lenguas y culturas, sino que las usa como medio para mantener unos patrones culturales universales. Si los cristianos aprovechamos esta universalidad de la cultura, podr?amos hacer de los valores evang?licos los nuevos patrones culturales.?

La cultura ya no necesita un territorio. Muchas culturas tradicionales sobrevivieron porque estaban lejos de la ?civilizaci?n? y confinadas en una reservaci?n geogr?fica. Hoy, las formas de interacci?n ya no est?n confinadas a un espacio y un tiempo reducido, puesto que las nuevas formas de comunicaci?n superan todo espacio geogr?fico, permitiendo entrar en relaci?n con el resto del mundo.?

?C?mo no aprovechar esta situaci?n para ?interactuar? con los valores evang?licos??

La cultura es una industria m?s que vive de su mercado. Las nuevas formas simb?licas y los estilos de vida, viven en una competencia implacable por conquistar consumidores; son transados, vendidos y adquiridos en ?mercados? altamente competitivos.?

?La ?industria? del Evangelio no ofrecer? un estilo de vida lo suficientemente fuerte para conquistar consumidores??

Las culturas locales adquieren un nuevo valor. Parad?jicamente en muchas personas crece el inter?s por estudiar y preservar las culturas locales. Las creaciones art?sticas inspiradas en lo local est?n en auge (teatro, literatura, m?sica, etc.). Esto no contradice la globalizaci?n, sino que constituye una reacci?n que coexiste con ella como una manera de defender lo que se siente amenazado. ?Nuestros valores comunitarios todav?a est?n a salvo??

Desaf?os
Lo que se ?anuncia? no est? al alcance de todos los que lo desean. Esto crea frustraci?n principalmente en los j?venes. Los grandes ideales sociales han sido cambiados por la fantas?a del consumo de los bienes materiales. Los proyectos sociales no encuentran eco frente al individualismo ap?tico que no asume los problemas de los dem?s. La llamada cultura cristiana aparece cada vez m?s como una frase sin contenido o una nostalgia est?ril, en la medida en que los valores cristianos no acaban de inculturarse y hacerse realidad. ?Qu? tiene que hacer el Evangelio ante un mundo frustrado en sus aspiraciones m?s profundas??

Las instituciones tradicionales entran en crisis. El impacto, a veces negativo, de esta cultura que pretende ser universal, ha cambiado la forma de relacionarse con la naturaleza, con los hombres y las mujeres y con Dios mismo. As? entran en crisis los comportamientos que, tradicionalmente, estaban legitimados por instituciones como la familia, los partidos pol?ticos, la escuela, la Iglesia, etc. ?Qu? tiene que hacer un cristiano ante una cultura indiferente a los valores religiosos??

Estos cambios han sido posibles gracias a los medios de comunicaci?n social. La radio, la televisi?n, el video, la telem?tica, han contribuido a la aceleraci?n de los procesos de secularizaci?n de la cultura. ?C?mo garantizar una presencia efectiva del tema religioso en estos medios??

?La cultura se va formando y se transforma en base a la continua experiencia hist?rica y vital de los pueblos; se transmite a trav?s del proceso de tradici?n generacional? (DP 392).?

?Qu? haremos para transmitir fielmente los valores de nuestra comunidad a las generaciones m?s j?venes??

?Es mejor evangelizar las nuevas formas culturales en su mismo nacimiento y no cuando ya est?n crecidas y estabilizadas? (DP 393).?

?Qu? nuevos estilos de vida se est?n poniendo de ?moda? en nuestra Comunidad? ?Ya los estamos evangelizando??

?Estar siempre abiertos al di?logo con quienes gu?an sus vidas por caminos diferentes de la ?tica cristiana. Comprometerse efectivamente en la consecuci?n de la justicia y la paz de nuestros pueblos? (SD 242b).?

?Podr?amos organizar alg?n encuentro con quienes, por su mismo ambiente de trabajo, no necesariamente se gu?an por los principios cristianos (pol?ticos, economistas, maestros, etc.)? ?Cu?ndo? ?C?mo? ?D?nde? ?Con quienes??


Publicado por mario.web @ 19:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios