Viernes, 29 de abril de 2011

Fuente:
Autor: Cristina Ferrer


?El primer amor de mi juventud fue para ?frica; dejando todo lo que m?s quer?a en el mundo, vine a estas tierras para ofrecer mi trabajo como alivio de sus seculares desdichas. El d?a y la noche, el sol y la lluvia me encontrar?n igualmente dispuesto a atender vuestras necesidades espirituales?, escribi? el sacerdote italiano Daniel Comboni (1831-1881), fundador de los Misioneros Combonianos del Coraz?n de Jes?s.

Su pasi?n por llevar a Cristo m?s all? de las fronteras le llev? a trabajar en ?frica Central en donde descubri? su verdadero camino: evangelizar a sus hermanos africanos.
Consagrado obispo para el Vicariato de ?frica Central en 1877, Comboni transmiti? su espiritualidad en el libro ?Cristo tambi?n era negro?.

Su testimonio de vida profundamente unida al Padre se confirma tras su beatificaci?n en 1996.

Actualmente, su figura carism?tica sigue animando a los mil novecientos misioneros y misioneras que sirven a la Iglesia en 40 pa?ses de ?frica, Asia y Am?rica Latina.

La labor que desarrollan los seguidores del padre Comboni es fundamentalmente de apoyo a las iglesias locales de las ?reas m?s pobres de los pa?ses en los que trabajan, manteniendo una actitud de ?colaboraci?n y di?logo con otras culturas y religiones?.

El apostolado de los combonianos se realiza a trav?s de sus tres Institutos: dos exclusivamente de misioneros (uno para hombres y otro para mujeres que entregan su vida al servicio de los m?s necesitados) y otro integrado por seculares y laicos voluntarios. Para incorporarse a ?ste ?ltimo, basta ser mayor de 21 a?os y disponer de tres a?os para trabajar en pueblos no evangelizados. All? los misioneros voluntarios aportan adem?s de su trabajo profesional para aliviar las necesidades temporales con las que se enfrentan los marginados, comparten su fe en Cristo.

Los misioneros tambi?n mantienen encendido el amor de su padre fundador por ?frica, a trav?s de campa?as de difusi?n de la realidad de los pueblos africanos para sensibilizar a la opini?n p?blica mundial y en su revista ?Mundo Negro?.

Entre las actividades de promoci?n de la labor misionera, se edita la publicaci?n ?Aguiluchos?, dedicada especialmente para los ni?os, futuros evangelizadores del presente siglo.

Adem?s, quienes viven en alguna zona misionera, se turnan para dedicar algunos a?os para dar testimonio de su trabajo en parroquias, colegios o grupos de j?venes que desean unirse a este camino.

La ?animaci?n misionera?, como denominan esta labor, incluye la visita a conventos de vida contemplativa pues los combonianos est?n convencidos ?de que la dimensi?n contemplativa es esencial al apostolado y a la misi?n evangelizadora de la Iglesia?.


Publicado por mario.web @ 9:48
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios