Domingo, 22 de mayo de 2011

Yo, sobreviviente a 15 abortos
Autor: Jos? Armando Vargas, L.C. | Fuente: www.buenas-noticias.org


Irene es un nombre griego que significa portadora de paz, pac?fica. Pero hacer honor a este nombre no debe ser cosa regalada.

Irene Vilar tiene 42 a?os, es una atractiva mujer americana de origen puertorrique?o, famosa columnista en el Texas Tech University Press y escritora de diversos libros en el New York Times, el ?ltimo de los cuales, su autobiograf?a, ha resultado indiscutiblemente un best-seller.

Ella es, pues, una de esas ?Irenes? cuya vida podemos resumir como la b?squeda, dolorosa y prolongada, del sentido verdadero hasta tener por fin la anhelada paz con Dios, con los dem?s y -lo que es m?s dif?cil a?n- consigo mismo.

Las vueltas que le depar? la vida al inicio no fueron nada halagadoras. Su madre se suicid? ante sus ojos, v?ctima de la depresi?n de haber sido esterilizada sin saberlo; le hab?a negado, adem?s, su afecto y cercan?a desde que Irene era peque?a. ?Fue la lenta muerte de Dios para m??, comenta Irene. Su padre, alcoh?lico e irresponsable, ?nunca le dijo un ?no??; Irene dice sucintamente que era como un ni?o.

Tuvo un amante desde sus 17 a?os, un profesor suyo de 51 a?os, quien la hizo convertirse en feminista radical y la empuj? a una absoluta liberaci?n, instig?ndola a abortar ?quince veces en s?lo diez a?os?, por m?s que los primeros embarazos la llenaran de una inexplicable esperanza. Irene reconoce: ?Lo parad?jico es que, creyendo vivir un proceso de liberaci?n, me convert? en esclava de aquel hombre?.

?Nadie nunca me ha guiado... He tenido que leer, estudiar, trabajar sobre m? misma para comprender, para dar un nombre a las cosas...Yo, ex drogada de aborto, digo que s?lo quien sabe llamar a las cosas por su nombre escapa a la esclavitud del mal?. Son palabras sentidas de Irene, ahora felizmente casada y madre de dos graciosas ni?as; palabras pronunciadas con la convicci?n y valent?a de quien ha conquistado con sangre la paz interior, la aut?ntica libertad.

Ni las dram?ticas experiencias de su ni?ez, ni el esplendor de su carrera o paseos en barcos y en salones de alta sociedad la han apartado un instante de su prop?sito en encontrar el sentido de su vida.

Hoy, la paz que Irene experimenta no se la arrebata nadie. Antes ?mi imagen de la libertad era falseada?, afirma. Declara tambi?n: ?s?, yo eleg?a, sab?a qu? era el bien y no lo hac?a?, hasta que tuvo el valor de rebelarse contra el mal y romper con ?l.

?Por ello, para ser buena madre sigo queriendo comprender m?s sobre qui?n soy yo y lo que tengo a mi alrededor. Para que mis hijas no tengan que buscar toda la vida a su madre y a su Dios en lugares y modos equivocados?.

Con datos de la Revista Tempi, 12 de Mayo de 2010


Publicado por mario.web @ 9:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios