Domingo, 22 de mayo de 2011
Pues claro que no es f?cil amar. En primer lugar porque tienes que olvidarte de ti y estar pendiente del otro
?
?Qui?n ha dicho que es f?cil amar?
?Qui?n ha dicho que es f?cil amar?
Pues claro que no es f?cil amar. En primer lugar porque tienes que olvidarte de ti y estar pendiente del otro. Y eso es un asunto peliagudo y de lo m?s inc?modo y exigente. Un asunto en el que no valen disimulos o divagaciones. Es algo concreto y personal. Tan concreto y personal como hacer el desayuno todas las ma?anas o sacar ternura de debajo de las piedras. El amor no es una f?bula milesia o una abstracci?n solitaria. Ni es s?lo una prerrogativa sexual o un derecho que me corresponde porque s?. El amor -no nos vamos a andar con rodeos- es una dif?cil convivencia que sortea terquedades, desavenencias y demasiados silencios. Pero con todo eso nos basta una mirada, una caricia o una palabra -o quiz? nada- para saber que nuestra felicidad pasa por ella. O por ?l. Y que aunque seamos toscos y zafios, y ellas el mayor misterio de la naturaleza, hay algo que nos lleva a entregar nuestras vidas. Con cari?o y sin complejos.

El amor no es un ?xtasis que se prolongue demasiado (aunque tiene sus momentos), m?s bien es algo ?rido, donde el cansancio se lleva la palma y la contradicci?n parece la norma. El amor es un estado de alma, no de ?nimo. El amor es esa alegr?a que nos sale de dentro, y que se ha ido sedimentando con la sinceridad y los paseos. Por eso puede resistir con aplomo la tentaci?n de la desesperanza o de la ira. Y volver a seducirnos con su innata vocaci?n de infinito. El amor es nuestra propia identidad, y la paciencia.

No, no es f?cil amar, pero lo necesitamos. Y en concreto necesitamos de esa persona que est? a nuestro lado. Tal y como es. Sin excusas y con determinaci?n. Ayud?ndole a solventar sus preocupaciones e insolvencias. Con delicadeza y coraz?n. Y ella nos necesita a nosotros. Y juntos vamos aprendiendo a educar los sentimientos y a pulir el car?cter. Amar, entregarse. Es el don mayor de Dios. Y en ello debemos poner toda nuestra ilusi?n y pericia.

Comentarios al autor: [email protected]
guillermourbizu.com

Publicado por mario.web @ 20:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios