Viernes, 27 de mayo de 2011

?
Image

En lo que quiz? llegue a ser conocido como el resumen del pensamiento del Papa Benedicto XVI, se dio a conocer la enc?clica, titulada Caritas in Veritate? (Caridad en la Verdad) el pasado 7 de julio. En ella el Sumo Pont?fice busca dejar perfectamente clara la postura social de la Iglesia Cat?lica en diversos temas de actualidad, desde una pr?ctica econ?mica sensata hasta el control demogr?fico.

Est? disponible al p?blico y puede ubicarla en el sitio web del Vaticano:
http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/ encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20090629_caritas-in-veritate_en.html

En palabras del Papa Benedicto, su escrito ?aborda temas sociales vitales para el bienestar de la humanidad y nos recuerda que la renovaci?n aut?ntica tanto de individuos como sociedad requiere sustentarse en el verdadero amor a Cristo, lo que permanece en el coraz?n de la doctrina social de la Iglesia.? Contin?a explicando que la enc?clica ?no espera proporcionar soluciones t?cnicas a los problemas sociales de hoy, sino que se centra en los principios indispensables para el desarrollo humano.?

Sin embargo, Benedicto es muy claro en dirigirse a lo que considera como el problema primordial de nuestro tiempo: un amor divorciado de la verdad. Este problema, dice, conduce directamente hacia algunos de los peores males de la sociedad moderna.

??El desarrollo, el bienestar social, la b?squeda de una soluci?n adecuada a los graves problemas socioecon?micos que afligen a la humanidad, todos necesitan esta verdad,? Benedicto insiste. ?Sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social y la actuaci?n social se deja a merced de intereses privados y de l?gicas del poder.?

Planteando este punto de partida, el Papa presenta el sendero apropiado que el mundo deber?a tomar en la b?squeda del desarrollo humano y tambi?n, de manera clara, condena los expl?citos males sociales que han impedido este desarrollo.

El desarrollo, explica el Papa, no es algo para ser evitado o rechazado, sino m?s bien algo que debe ser cuidadosamente orientado hacia el mayor beneficio para la humanidad. ?Con relaci?n al desarrollo como una vocaci?n,? escribe, ?es reconocer por un lado que ?ste nace de una llamada transcendente, y por otro, que es incapaz de darse su significado ?ltimo por si mismo.?

El amor y la verdad necesitan guiar no s?lo las acciones de los individuos sino de los gobiernos tambi?n, dice Benedicto. El llama a las naciones a ser ?protagonistas? y no ?v?ctimas? en una era de globalizaci?n, ?guiados por la caridad y la verdad.? Nos recuerda que ?con una sociedad m?s globalizada, estamos m?s cerca unos de otros, pero no m?s hermanos.?

Benedicto condena determinados males que surgen en la sociedad por el divorcio del amor y la verdad, incluyendo el aborto, la investigaci?n de las c?lulas madre embrionaria y el control demogr?fico.

Escribe el Papa, ?Algunas organizaciones no gubernamentales, adem?s, difunden el aborto, promoviendo a veces en los pa?ses pobres la pr?ctica de la esterilizaci?n, incluso en mujeres a quienes no se pide su consentimiento. Por a?adidura, existe la sospecha fundada de que, en ocasiones, las ayudas al desarrollo se condicionan a determinadas pol?ticas sanitarias que implican de hecho la imposici?n de un fuerte control de la natalidad. Preocupan tambi?n tanto las legislaciones que aceptan la eutanasia como las presiones de grupos nacionales e internacionales que reivindican su reconocimiento jur?dico.?

En otra parte de la enc?clica, explicando el valor econ?mico de la poblaci?n humana, afirma que ?no es correcto considerar el aumento de poblaci?n como la primera causa del subdesarrollo, incluso desde el punto de vista econ?mico.? Adem?s, dice que la poblaci?n humana deber?a ser capaz de ejercer su sexualidad en libertad y sin coacci?n.

??Es irresponsable considerar la sexualidad como una simple fuente de placer,? dice Benedicto, ?y como que se regule con pol?ticas de planificaci?n forzada de la natalidad. En ambos casos se trata de concepciones y pol?ticas materialistas, en las que las personas acaban padeciendo diversas formas de violencia. Frente a todo esto, se debe resaltar la competencia primordial que en este campo tienen las familias en el ?rea de la sexualidad, a diferencia del Estado y sus pol?ticas restrictivas, as? como una adecuada educaci?n de los padres.?

Por ?ltimo, el Papa sostiene que es precisamente este desprecio a la vida humana que lleva a la destrucci?n el medio ambiente. ?Si no se respeta el derecho a la vida y a la muerte natural?, la conciencia com?n acaba perdiendo el concepto de ecolog?a humana y con ello el de ecolog?a ambiental.? El Papa agrega que ?Es una contradicci?n pedir a las nuevas generaciones el respeto al ambiente natural, cuando la educaci?n y las leyes no las ayudan a respetarse a s? mismas.?
?
Es una bien merecida bofetada a los ecologistas radicales que denigran a la humanidad mientras que idolatran el medio ambiente. El camino hacia el verdadero cuidado del medio ambiente, dice el Papa, est?, ante todo, en el respeto a la persona humana.

Como explica Benedicto, si este respeto se hace realidad, este enfoque por un lado contextualizar?a la importancia del medio ambiente, y al mismo tiempo, estimular?a un deseo aut?ntico por la conservaci?n del mismo.

La enc?clica del Papa Benedicto XVI es un excelente ejemplo de lo que la doctrina y liderazgo cat?lico puede ofrecer. Sirve como una br?jula moral que alinea la l?gica, las Sagradas Escrituras y la sana ense?anza de la Iglesia que nos gu?a a trav?s de los problemas de nuestra ?poca. La misma misi?n de la Iglesia es recordar al mundo lo que es superior, haci?ndonos reflexionar sobre el efecto de nuestras acciones no s?lo en el tiempo sino tambi?n en la eternidad. Los Papas de manera sistem?tica han hecho esto, al recordarnos el inherente e inestimable valor de la vida humana.

El Papa Benedicto XVI contin?a con esta l?nea de pensamiento, se?alando que el respeto por la vida humana debe estar en el n?cleo de todo acto de desarrollo y es la medida final del progreso. En un mundo cada vez m?s globalizado, secularizado y materialista, sucede muy a menudo que uno no puede plante?rselo.

?
Colin Mason es el Director de Comunicaciones de Population Research Institute
?


Steve Mosher es el Presidente del Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute), una organizaci?n sin fines de lucro dedicada a desmontar la falacia de la sobrepoblaci?n en el mundo.
(c) 2008 Population Research Institute.
Permiso para reproducir concedido. Redistribuci?n de forma extendida. Los cr?ditos son necesarios.

Para suscribirse a la version en espa?ol del Informe Semanal envie un correo electr?nico a:

[email protected]

Nada de lo escrito aqu? debe ser interpretado como un intento de ayudar u obstaculizar la aprobaci?n de un proyecto de ley en el Congreso.

El Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute) est? dedicado a terminar con los abusos contra los derechos humanos cometidos en nombre de la planificaci?n familiar y acabar con los contraproducentes paradigmas sociales y econ?micos derivados de la falacia de la "sobrepoblaci?n".

En Am?rica Latina puede contactarse con:

Carlos Polo Samaniego
Director de la Oficina de Am?rica Latina
Correo Electr?nico:?[email protected]
Tel?fono:?(511) 7196147


Publicado por mario.web @ 21:51
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios