Domingo, 29 de mayo de 2011

?
Image

Antes de fin de a?o, un beb? saldr? del vientre de su madre, dar? su primer aliento y anunciar? su llegada al mundo con un grito. As? es como nacer? el Beb? Siete mil millones.

Todos estamos de acuerdo que ese d?a ser? un hito importante porque nuestro planeta se convertir? en el hogar de siete mil millones de seres humanos. Pero muchos se preguntar?n si este acontecimiento ser? una se?al de advertencia de una cat?strofe inminente o es algo que deber?amos celebrar.

Los profetas del pesimismo, de las bombas poblacionales y de los ?baby booms? seguramente preferir?an que el Bebe Siete Mil Millones nunca nazca.

Nosotros en el PRI tenemos una visi?n diferente del tema. Pensamos que el nacimiento del Beb? Siete Mil Millones es un motivo de celebraci?n. El o ella llegar? a un mundo m?s pr?spero de lo que nuestros ancestros ni siquiera imaginaron.

Las cifras nos dan la raz?n

A medida que aumenta la poblaci?n, tambi?n aumenta nuestro bienestar. En 1800, cuando hab?a solamente mil millones de seres humanos, el ingreso per c?pita era de apenas el equivalente a US$ 100 de hoy. En 1900, cuando la poblaci?n estaba cerca de los 2 mil millones, alcanz? los US$ 500.00. Actualmente, con 7 mil millones de personas, el ingreso per c?pita se ha elevado a m?s de US$ 5,000.00. En el 2100, con una poblaci?n proyectada entre 7 y 8 mil millones (pero ya en descenso debido a las tendencias de natalidad actuales), ser? de US$ 30,000.00 en d?lares actuales.

La llamada ?explosi?n demogr?fica? de los ?ltimos dos siglos ha sido una verdadera revoluci?n en el incremento de la salud. En el siglo 19, cuatro de cada 10 ni?os mor?an antes de cumplir los 5 a?os de edad. Hoy la mortalidad infantil de lo menores de 5 a?os est? en menos del 7%. Consecuentemente, los seres humanos viven m?s. Hace doscientos a?os, la esperanza de la vida humana era menos de 30 a?os. Hoy en d?a est? cerca de los 70 a?os.

Como la gente vive m?s, naturalmente hay m?s de nosotros en un momento dado. Esto es motivo de celebrar, no de desesperaci?n.

En casi todas las medidas de bienestar, desde la mortalidad infantil y la expectativa de vida al nivel de educaci?n y la ingesta cal?rica, la vida en ?frica, Asia y Am?rica Latina ha estado mejorando dr?sticamente. Seg?n el Banco Mundial, el ingreso promedio en el mundo en desarrollo se ha m?s que duplicado desde 1960.

Se produce suficiente grano para cada persona en la tierra como para consumir 3,500 calor?as diariamente. No es necesario que nadie se muera de hambre en medio de esta abundancia.

La poblaci?n se ha duplicado desde 1960, pero la disponibilidad de comida y la producci?n mundial de recursos nunca ha sido tan elevada. Las econom?as contin?an creciendo, la productividad se incrementa y la contaminaci?n est? disminuyendo. La esperanza de vida se alarga, la pobreza se ha reducido y la libertad pol?tica est? creciendo. Incluso el siempre convulsionado Oriente Medio que se pens? ser?a para siempre el campo de dictadores y ayatolas, est? en constante movimiento hacia el desarrollo. La raza humana nunca ha estado en tan buena posici?n.

?Qu? estamos haciendo con todo ese bienestar?

Si bien todas las curvas de indicadores econ?micos indican mejor?a, demogr?ficamente hablando, sucede todo lo contrario. De hecho la despoblaci?n, y no la sobrepoblaci?n, es la mayor amenaza que enfrenta el mundo hoy en d?a. M?s de ochenta pa?ses, que en conjunto representan m?s de la mitad de la poblaci?n mundial, tienen una tasa de fertilidad por debajo del reemplazo, definido en 2.1 ni?os por mujer.

Actualmente la poblaci?n en los pa?ses desarrollados se mantiene est?tica o en declive. Naciones Unidas predice que, para el 2050, la poblaci?n de Rusia se habr? reducido en 25 millones de personas, la de Jap?n en 21 millones, la de Italia en 16 millones y la de Alemania y Espa?a en 9 millones cada una. Europa y Jap?n perder?n la mitad de su poblaci?n para el a?o 2100.

Los pa?ses con la tasa de fertilidad por debajo del reemplazo finalmente desaparecer?n. Es s?lo cuesti?n de tiempo.

Incluso en los pa?ses en desarrollo el tama?o de la familia ha disminuido, de alrededor de 5 ni?os por mujer en 1900 a menos de 3 hoy. Y la tendencia al descenso sigue firme.

De acuerdo a la ?proyecci?n de la variante baja? de la ONU, hist?ricamente la m?s precisa, la poblaci?n mundial alcanzar? un m?ximo de 8 mil millones en el a?o 2040 y luego empezar? a declinar.

Las tasas de fertilidad altas son cada vez m?s raras. Las cifras de Naciones Unidas para el 2008 muestran s?lo un pu?ado de pa?ses con tasas de poblaci?n en crecimiento por encima del 3%.

Para el 2050 las personas de 65 a?os o m?s ser?n casi el doble que los ni?os de 15 a?os o menores. Las consecuencias econ?micas del envejecimiento de la poblaci?n ser?n el cierre de colegios, la disminuci?n de los mercados de valores y las econom?as moribundas.

?Por qu? entonces siguen promoviendo el control natal?

Ninguna de las cifras que hemos mencionado es parte de un reporte confidencial. Resulta muy dif?cil pensar que quienes promueven el control natal en el mundo ignoren estos hechos. Es mucho m?s veros?mil pensar que ?persiguen una l?gica distinta de quien piensa sanamente en el bienestar de todos los seres humanos por igual. Basta hacer una lista de los que financian el control natal y otra de cu?les son las poblaciones a las que se dirige, y la respuesta saltar? a la vista. Una revisi?n ideol?gica sobre sus fundadores (Margaret Sanger, John Rockefeller III entre otros) y de sus operadores pol?ticos (aqu? la lista ser?a interminable pero citemos como ejemplo a los altos funcionarios de ONU desde U Thant en adelante hasta Michelle Bachelet) nos quitar? cualquier duda: el control natal es una forma de variar el final de lo que las tendencias marcan. La pregunta es? ?podr?n hacerlo?

Una de las principales formas de justificar el control natal fue la difusi?n del miedo al crecimiento de la poblaci?n, el mito de la superpoblaci?n. Para hacerlo era necesario desinformar. Por eso el Fondo de Poblaci?n de Naciones Unidas (UNFPA por sus siglas en ingl?s) y otras organizaciones de control de poblaci?n siempre fueron reacios a informar la verdad sobre las tasas de fertilidad en descenso a nivel mundial, ya que recaudan fondos asustando a la gente con el fantasma de la sobrepoblaci?n. Nos cuentan que la gente pobre en los pa?ses en desarrollo tiene demasiados beb?s. Equivale a decir que solamente los ricos deber?an tener hijos. Es una nueva forma de racismo mundial.

E hicieron muy bien su trabajo. Hoy en d?a pensar en tener m?s hijos y no menos (pensar desde la l?gica de las cifras) nos resulta completamente extra?o. Han trabajado eficientemente nuestra mente y nuestra voluntad para crearnos una sensaci?n de inseguridad ante el crecimiento poblacional. Y al mismo tiempo, tenemos una completa ignorancia y despreocupaci?n ante las terribles consecuencias del despoblamiento.

Desde aqu? hacemos un llamado a detener todo esto. A enterarnos y a enterar a otros de la realidad, de las cifras y de los hechos. Debemos dejar de financiar los programas de control de poblaci?n, y en su lugar, dirigir nuestra atenci?n hacia verdaderos problemas como la malaria, el tifus y el VIH / SIDA.

Un?monos tambi?n para celebrar el nacimiento del Beb? Siete Mil Millones. El o ella es un signo de nuestro futuro, nuestra esperanza y nuestra prosperidad.

Las personas son el mayor recurso de la humanidad. Personas extraordinariamente dotadas han contribuido a enriquecer la civilizaci?n y alargar la vida. Pero el hecho es que todos, ricos o pobres, es una creaci?n ?nica con algo invalorable para ofrecer al resto de nosotros.

El Beb? Siete Mil Millones, ni?o o ni?a, cualquiera sea el color de su piel, no es un pasivo sino un activo. No es una maldici?n sino una bendici?n para todos nosotros.

?
Steven W. Mosher es el Presidente de Population Research Institute.


Steve Mosher es el Presidente del Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute), una organizaci?n sin fines de lucro dedicada a desmontar la falacia de la sobrepoblaci?n en el mundo.
(c) 2007 Population Research Institute.
Permiso para reproducir concedido. Redistribuci?n de forma extendida. Los cr?ditos son necesarios.

Para suscribirse a la version en espa?ol del Informe Semanal envie un correo electr?nico a:

[email protected]

Nada de lo escrito aqu? debe ser interpretado como un intento de ayudar u obstaculizar la aprobaci?n de un proyecto de ley en el Congreso.

El Instituto de Investigaci?n en Poblaci?n (Population Research Institute) est? dedicado a terminar con los abusos contra los derechos humanos cometidos en nombre de la planificaci?n familiar y acabar con los contraproducentes paradigmas sociales y econ?micos derivados de la falacia de la "sobrepoblaci?n".

En Am?rica Latina puede contactarse con:

Carlos Polo Samaniego
Director de la Oficina de Am?rica Latina
Correo Electr?nico:?[email protected]
Tel?fono:?(511) 4365835


Publicado por mario.web @ 15:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios