Lunes, 13 de junio de 2011

Juan Pablo II
Homil?a en la conmemoraci?n ecum?nica de los testigos de la fe del siglo XX, 7 de mayo 2000




???? La experiencia de los m?rtires y de los testigos de la fe no es una caracter?stica propia tan s?lo de los primeros siglos de la Iglesia, sino que es un signo en cada per?odo de la historia. A lo largo del siglo XX, quiz?s todav?a m?s que en los principios del cristianismo, son muchos los que han dado testimonio de su fe en medio de sufrimientos, a menudo heroicos. ?Cu?ntos cristianos a lo largo del siglo XX, en cada continente, han pagado con su sangre su amor a Cristo! Han sufrido formas de persecuci?n antiguas y nuevas, han experimentado el odio y la exclusi?n, la violencia y el asesinato. Numerosos pa?ses de antigua tradici?n cristiana se han convertido en tierras en las que era duro permanecer fieles al Evangelio. En nuestro siglo, ?el testimoniar a Cristo hasta derramar la sangre ha sido patrimonio com?n entre cat?licos, entre ortodoxos, entre anglicanos y entre protestantes? (Tertio millenio adveniente, 37)?

??????En mi juventud fui testigo de muchos sufrimientos y muchas pruebas. ?Mi sacerdocio, desde su origen, est? en relaci?n con el gran sacrificio de numerosos hombre y numerosas mujeres de mi generaci?n? (Mi vocaci?n, don y misterio, p. 51-52). La experiencia de la Segunda Guerra mundial y la de los a?os siguientes me indujeron a considerar, con una atenci?n llena de reconocimiento, el ejemplo luminoso de los que, desde el principio hasta el fin de siglo veinte, han sufrido persecuci?n, violencia y muerte a causa de su fe y a causa de la conducta que les inspiraba la verdad de Cristo.

?Son much?simos! Su memoria no debe perderse.


Publicado por mario.web @ 19:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios