Lunes, 13 de junio de 2011

No s? cu?ntos pecados o cu?ntos a?os de la vida del publicano Zaqueo habr?an pasado antes de su encuentro con Jes?s, pero lo que s? s? es que todo result? irrelevante para ?l, ante la iniciativa de aqu?l de acercarse y conocerlo. Y es que el verdadero amor es paciente y respeta la libertad de la correspondencia.
Zaqueo subi? al ?rbol para ver a Jes?s y yo, ?qu? hago para conocerlo y para cambiar mi vida de tal manera que de ?l reciba no s?lo el grado de ?hijo de Abraham? sino el de fiel hijo de Dios?
Pudiera ser que reflexionando sobre mi vida precise yo ese momento en el que Cristo se acerc? a mi y me ordenara bajar de mi soberbia y abrirle en humildad mi casa... Es un buen punto de partida para ponderar si estoy en el camino que entonces le promet?a seguir y si no es as? poder empezar hoy mismo a rectificar el rumbo perdido.

Reflexi?n Apost?lica
El ap?stol lucha por prevenir que las almas se ?pierdan?, empezando por la suya propia.

Prop?sito
Me acercar? a Jes?s por medio del Sacramento de la Confesi?n.

Textos publicados por cortes?a del "Misal Meditaciones"


Publicado por mario.web @ 22:39
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios