Lunes, 13 de junio de 2011


???? Cuando se acercan las fiestas de Pascua, sin dudar decimos: ?Ma?ana es la Pasi?n del Se?or? y, sin embargo, hace ya muchos a?os que el Se?or sufri? su Pasi?n, una vez por todas (Heb 9, 26). Tambi?n este domingo con raz?n decimos: ?Hoy el Se?or ha resucitado?; ahora bien, han transcurrido ya muchos a?os desde que Cristo resucit?. ?Por qu?, pues, nadie viene a reprocharnos este ?hoy? como una mentira?

???? ?No es que decimos ?hoy? porque este d?a representa el retorno, en el ciclo temporal, del d?a en que tuvo lugar el acontecimiento que conmemoramos? Tenemos raz?n al decir ?hoy?: en efecto, hoy, por la celebraci?n del misterio, se hace realidad el acontecimiento que hace ya a?os tuvo lugar. Cristo fue inmolado una vez por todas y, sin embargo, hoy es inmolado en el misterio que celebramos; no tan s?lo en cada fiesta pascual, sino todos los d?as, para todos los pueblos. No mentimos, pues, cuando afirmamos: ?Hoy, Cristo ha sido inmolado?. Porque, si los sacramentos que realizamos no tuvieran una verdadera semejanza con la realidad de la cual son signos, no ser?an, de ninguna manera, sacramentos. Pero es precisamente esta semejanza que nos permite designarlos con el mismo nombre de la realidad de la cual son signos. As? el sacramento del cuerpo de Cristo es, en alguna manera, el cuerpo de Cristo; el misterio de la sangre de Cristo que realizamos, es la sangre de Cristo. El misterio sacramental de la fe, es la realidad que creemos

?

San Agust?n (354-430), obispo de Hipona (?frica del Norte) y doctor de la Iglesia
Carta 98, 9


Publicado por mario.web @ 22:46
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios