Lunes, 13 de junio de 2011

Audrey Frank
(fragmentos)

Un santuario mariano en "computerland"

El santuario mariano de "Our Lady of America" ?Nuestra Se?ora de Am?rica- se eleva enorme y blanco en medio de la llanura de Sacramento, en California, al noreste del coraz?n inform?tico del mundo, la zona conocida como el "Sylicon Valley" -el "Valle del S?lice"- o simplemente, para muchos locales, "Computerland", la tierra de los ordenadores.

En medio del vasto llano rodeado de colinas, sus c?pulas n?tidas y su campanario, su impresionante torre rematada con una enorme imagen de la Virgen Mar?a Madre de Am?rica hacen del gran templo mariano el equivalente en el oeste del gran santuario nacional de La Inmaculada Concepci?n en Washington D.C., la capital norteamericana.

Entre ambos santuarios, sin embargo, existe una gran diferencia: mientras que el de la Inmaculada Concepci?n es una maciza realidad de granito, m?rmol y bronce que se eleva sobre una leve colina junto a la Universidad Cat?lica de Am?rica y a pocos pasos de la sede del episcopado cat?lico norteamericano, el santuario de "Our Lady of America" apenas existe en los planos... y en la mente y la voluntad de Audrey Frank, la "decana" de las sobrevivientes del aborto.

Buscando a Audrey

"Yo soy una sobreviviente del aborto. Y ya no puedo permanecer callada".

- Audrey

Esta era la lac?nica frase con la que conclu?a el crudo testimonio de una an?nima sobreviviente del aborto que aparec?a en la p?gina web de la organizaci?n "Priests for Life" ?Sacerdotes por la Vida- que dirige el P. Frank Pavone, en Estados Unidos, en una secci?n dedicada a personas que han sobrevivido a un aborto: all? est?n los testimonios de Gianna Jessen, Heidi Huffman? y la enigm?tica "Audrey".

En efecto, a diferencia de los otros, que aparecen con fotograf?as y nombres completos, el de "Audrey" es el ?nico testimonio an?nimo; un testimonio de una mujer que sobrevivi? al intento de aborto de su madre, mucho antes que el aborto fuera legal en Estados Unidos. Es decir, se trata de una mujer mayor que las j?venes Heidi y Gianna. M?s que el hecho de que el acto hubiera sido entonces un crimen ?ya prescrito-, era la discreci?n y el temor de exponer a su madre lo que llevaba a "Audrey" a proporcionar su testimonio sin su nombre completo.

"Es un seud?nimo, de una mujer que prefiere no darse a conocer a un p?blico masivo", explicaron en las oficinas de "Priests for Life". Las puertas a ella, por tanto, parecen cerradas.

Sin embargo, desde que conoci? la idea de poner juntos los testimonios de sobrevivientes del aborto, el din?mico y ubicuo Padre Pavone decide prestar su apoyo al proyecto; y su entusiasmo fue un est?mulo para solicitarle que caminara la milla extra: dar con "Audrey" y pedirle que aceptara, por primera vez, darse a conocer y contar su testimonio completo a un p?blico amplio.

El P. Pavone acept? involucrar a su equipo en la b?squeda de la sobreviviente del aborto, pero advirti? que no ser?a f?cil: "Audrey" hab?a cambiado de domicilio sin dejar rastros. El tiempo pasaba y el equipo de "Priests for Life" multiplicaba llamadas para dar con ella... en vano.

Hasta que un d?a sucedi? lo inesperado: "Audrey" llam? cuando no hab?a nadie en la oficina y dej? un mensaje en la contestadora: "He sabido que me est?n buscando. Pueden llamarme a..."


Publicado por mario.web @ 23:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios