Jueves, 16 de junio de 2011
Todo comenz? habiendo recibido permiso para entrevistar brevemente a Teresa de Calcuta.
Arturo Guerra
?Otra vez me encontraba ante mi vieja m?quina de escribir. Cuando ya todos mis colegas usaban majestuosas PC?s, yo segu?a con mi veterana Olivetti. No era que no lo hubiera intentado ya. En una ocasi?n, durante toda una semana, me hab?a propuesto usar una de esas cosas que se llaman computadoras, pero aquello se convirti? en pesadilla: que si el cable de la pantalla, que si el interruptor escondido, que si la clave de acceso, que si cu?l programa, que si lo grab? o no lo grab?, que lo grab? pero qui?n sabe en cu?l de las 453 carpetas existentes... A punto estuve de tirar todo por la ventana... Una vez m?s sal?a convencido de que ?al menos para redactar mi noticia? no hab?a como la m?quina de escribir. ?S?, en pleno ocaso del siglo XX!... La computadora la dejaba s?lo para eso de los e-mails, y siempre con un buen asistente t?cnico a la mano...

????????Pensaba con desgana en las primeras palabras para abrir la noticia sobre el congreso de los diputados, cuando un compa?ero de la redacci?n se acerc? y me dijo que el jefe me llamaba...

????????Nunca hubiera imaginado hasta d?nde me llevar?a aquella interrupci?n...

????????De hecho, me encontraba aburrido, arrutinado en mi trabajo. En los ?ltimos cuatro meses no hab?a estado haciendo otra cosa que cubrir informaci?n del congreso. La misma historia todos los d?as: levantarte temprano, irte para all?, tratar de sacar tres o cuatro palabritas interesantes... No siempre es f?cil salir de ah? con alg?n material enjundioso para los peri?dicos del d?a siguiente.

????????Entr? a la oficina del jefe para ponerme a sus ?rdenes:

????????? Buenos d?as, se?or Bonilla, me coment? Goyo que usted quer?a... ?Ah!, perd?n, no sab?a que estaba con una llamada.

Esper? pacientemente... Por fin, se dirigi? a m?:

????????? S?, Chuy, mira, resulta que la monja esta, Teresa de Calcuta, est? en la ciudad para visitar una de esas sus casas, donde se dedican a dar de comer a los pordioseros y a atender a los enfermos de sida. De arriba nos piden un peque?o reportaje. As? que ser? bueno que ma?ana te des una vuelta y le hagas alguna pregunta. Ll?vate la grabadora. T? sabes, ella est? de moda, y cualquier noticia sobre esta monja no le vendr? mal a nuestra edici?n de pasado ma?ana. As? que, ?manos a la obra!, ve preparando la pregunta que le vas a formular. En cuanto a ma?ana, no te preocupes del congreso. Total, por un d?a que no vayas, no se va a caer la naci?n.

????????? Es cierto, incluso si dejo de ir unos seis meses podr?a ser hasta saludable.

????????? ?No, hombre, Chuy! Tampoco es para tanto.

????????Al d?a siguiente, temprano, con mi c?mara de fotos, mi pluma, mi cuaderno y mi grabadora, me fui a buscar a la viejecita en cuesti?n. Yo que provengo m?s bien de una tradici?n que nada tiene que ver con monaguillos, sacrist?as ni vinos de misa... Es cierto que mi mam? me bautiz? a pesar de que mi padre se opon?a... Pero, bueno, el caso es que pronto iba a hablar con esta monjita y deb?a sacarle algo interesante... (Continuar?)


Publicado por mario.web @ 5:29
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios