Martes, 21 de junio de 2011

Cierta vez un conocido pintor invito a un amigo suyo para mostrarle uno de los cuadros que acababa de pintar. Al llegar a la casa, el visitante debi? esperar un momento ?en una sala bastante mal iluminada. Al cabo de quince minutos de espera, el pintor entro en la habitaci?n, y le dijo a su amigo:

-Quiz? te habr? parecido extra?o que te haya hecho esperar tanto tiempo en esta pieza. Pero la raz?n es que si t? entrabas al estudio con el resplandor de la calle en los ojos, no podr?as apreciar el colorido de la pintura.? Por eso te deje un rato a oscuras hasta que se te fuera el deslumbramiento.

?

Cuantas veces Dios obra de la misma manera. Permite que pasemos primero por la sombra de la aflicci?n y de la prueba, antes de que podamos apreciar la hermosura de su amor y de su misericordia.? Como el amanecer de cada d?a esta precedido por la oscuridad de la noche, as? tambi?n, antes de que amanezca la luz de Dios en el coraz?n, el alma a menudo debe pasar por las tinieblas de la soledad y de la angustia.

Cuando estamos encandilados o deslumbrados con las luces de la vida mundana, no podemos ver a Dios. Por eso, feliz de aquel que en medio de la hora oscura del alma, en lugar de protestar y desesperar, levanta su vista al cielo y ahuyenta sus tinieblas con la luz de Dios.? Si quienes viven tristes, abatidos, solitarios, enfermos o desorientados pueden descubrir en Dios la luz que sus almas necesitan, para gozar luego de una vida mejor que la que habr?an conocido si nunca hubieran padecido y sufrido.

?

Pedro aprendi? la mayor lecci?n de confianza en Dios cuando se hund?a en el mar.

David alcanzo la mayor dependencia del Alt?simo cuando era perseguido por sus enemigos.

As? somos los humanos: tenemos que caer primero en el pozo antes de anhelar vivir en la superficie (Salmo 40,1-4).

?

Puede ser que usted este pasando en este d?a por un trance de tristeza y aflicci?n. Si as? fuera, recuerde que hoy puede comenzar una experiencia victoriosa si se dispone a confiar en la bondad divina. Porque el mismo que en el origen de todas las cosas dijo: ?SEA LA LUZ?, y fue la luz, puede hoy eliminar de nosotros para siempre toda oscuridad espiritual.

?

Esperanza en la palabra:

?El camino de los justos es como la luz de un nuevo d?a: va en aumento hasta brillar en todo su esplendor. Pero el camino de los malvados es solo oscuridad; no ven lo que los har? caer.? (Proverbios 4,18-19) Amen.


Publicado por mario.web @ 10:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios