Viernes, 08 de julio de 2011

Armando Fuentes Aguirre

LUNES

Aqu? no cabe ninguna duda.
La duda oy? lo que dec?a aquel hombre y le entr? duda.
-?Cabr? o no? -dud?.
Decidi? investigar por s? misma la cuesti?n, por si las dudas. Y encontr?
sin lugar a dudas que no s?lo cab?a -la duda ofende-, sino que adem?s ten?a
espacio para sembrar la duda.
Desde entonces yo ya s? qu? pensar en caso de duda. Y no dudo en decir que
la duda cabe en todas partes.

MARTES

Malb?ne, quien se describe a s? mismo como "te?logo a pesar m?o", acaba de
publicar un art?culo que seguramente causar? pol?mica. En ?l pone estas
palabras:
"... La obra de la mente y el alma ha de ser humanizar nuestra naturaleza
dot?ndola de sentido del bien. Preservar la vida y alentarla; buscar que la
vida humana sea vivida en el bien: eso nos salvar? lo mismo para el cuerpo
que para el alma...".
La parte del art?culo de Malb?ne que suscita dudas es ?sa donde el fil?sofo
menciona una "salvaci?n para el cuerpo". La Iglesia ha hablado siempre de
la salvaci?n, pero ?nicamente para el alma. Aqu? el pensamiento del
escritor se muestra poco claro. ?Hemos de dar a la vida presente la misma
importancia que a la vida eterna? ?Aqu?lla implica a ?sta? ?Nuestra alma es
parte de la naturaleza, y es nuestro cuerpo parte de la vida eterna? De
seguro esa oscuridad -quiz? aparente, quiz? deliberada- habr? de motivar la
discusi?n.

MIERCOLES

El padre So?rez platicaba con el Cristo de su iglesia.
-Se?or -le pregunt?-. ?Cu?l es la verdadera religi?n?
-La m?a -respondi? sin vacilar Jes?s.
-?Quieres decir, el cristianismo? -volvi? a interrogar el padre So?rez.
-No precisamente -dijo Cristo-. Mi religi?n es el amor. Si alguien trata a
su pr?jimo con amor est? practicando mi religi?n, aunque no sea cristiano.
Y si alguien no da amor a los dem?s no pertenece a mi religi?n, aunque se
d? a s? mismo el nombre de cristiano.
El padre So?rez entendi?: la ?nica religi?n verdadera es el amor. Todo lo
dem?s es rito.

JUEVES

El Funcionario del Estado le dijo al se?or p?rez:
-Tendr?s que pagar un Impuesto de Registro.
El se?or p?rez, obediente, pag? el Impuesto.
-Ahora -orden? el Funcionario del Estado- tendr?s que pagar un Impuesto de
Registro para probar que pagaste el Impuesto del Registro.
Pag? ese Impuesto tambi?n el se?or p?rez. Y ya se retiraba, pero el Alto
Funcionario lo detuvo.
-No has pagado el Impuesto sobre el Impuesto por haber pagado el Impuesto
del Registro.
Cien a?os han pasado, y el se?or p?rez sigue pagando Impuestos de Registro
que se duplican, se triplican, se cuadruplican, se quintuplican...

VIERNES

Eva comi? la manzana. Si no la hubiera comido todas las cosas hubieran
estado m?s tranquilas para el humano g?nero, pero m?s aburridas. Ad?n comi?
tambi?n. Esa fue la primera de una larga serie de tentaciones en que el
hombre caer?a por la mujer. Despu?s de que salieron del para?so con su
carga de maldiciones, Eva encontr? a la Serpiente y en tono de reproche la
habl? as?: -?Ya ves? Me incitaste a comer la manzana. A causa de tu maldad
salimos del Ed?n y viviremos vida de dolor. ?Por qu? hiciste eso con
nosotros? Y respondi? la Serpiente: -Para que aprendan a desconfiar de todo
aquello que les den gratis.

SABADO

?Cu?nto duran los dioses? Poco. Unos cuantos millares de a?os a lo m?s.
Dijo Ambrose Bierce que Ra, divinidad poderosa del Egipto, es hoy tan s?lo
una palabra en los crucigramas.
Menos han de durar las ciudades de los hombres. Y el hombre mismo quiz?
tampoco va a durar: otras grandes criaturas de la tierra desaparecieron; a
lo mejor tambi?n nosotros estamos en v?as de extinci?n.
Lo que yo creo que va a durar es el arco iris, las nubes, las gotas de agua
de la lluvia y esta peque?a guija blanca que brill? cuando iba yo cruzando
el lecho del arroyo..
Eso s? va a durar. Arco iris habr? aunque nadie lo mire ni hable de su
color y su belleza. Y habr? lluvia, y aguas de las cuales no sabr? ning?n
paraguas. Y habr? peque?as guijas blancas que brillar?n al paso de nadie.
Los dioses y los hombres son ef?meros. Lo suyo no es la eternidad. La
eternidad pertenece al arco iris, y a las nubes, y a esta peque?a guija
blanca que tengo frente a m? mientras escribo para nunca y para nada.

DOMINGO

Los cangrejos, seg?n es bien sabido, caminan hacia atr?s.
Sin embargo, procede hacer una pregunta: ?no ser?n los cangrejos los ?nicos
que caminan hacia adelante, en tanto que todos los dem?s caminamos hacia
atr?s?
La pregunta es razonable. A lo mejor los cangrejos no son la excepci?n,
sino la regla, y el resto somos todos excepciones. La mayor?a no siempre
tiene la raz?n.
Por eso no me atrevo a afirmar con absoluta seguridad que yo camino hacia
adelante y los cangrejos hacia atr?s. Qui?n sabe... Prefiero no opinar y
dejar en la duda la cuesti?n. De las dudas se aprende siempre m?s que de
las certidumbres.
Adem?s, vi?ndolo bien, el hecho de que los cangrejos caminen de un modo y
yo de otro no significa nada. Lo importante es que caminemos. Ojal? todos
-los cangrejos y el resto de nosotros- lleguemos a donde conforme a nuestra
respectiva naturaleza hemos de llegar.


Publicado por mario.web @ 18:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios