Martes, 12 de julio de 2011

El paral?tico, incurable, estaba acostado en una camilla. Despu?s de haber agotado el arte de los m?dicos, llega, tra?do por los suyos, al ?nico y verdadero m?dico, el m?dico venido del cielo. Pero cuando lo pusieron delante de aquel que le pod?a curar, fue su fe la que atrajo la mirada del Se?or. Para demostrar claramente que esta fe destru?a el pecado, Jes?s dijo inmediatamente: ?Tus pecados est?n perdonados?. Quiz?s alguno me dir?: ?Este hombre quer?a ser curado de su enfermedad ?por qu? Cristo le anuncia la remisi?n de sus pecados?? Es para que t? aprendas que Dios ve, en el silencio y sin ruido, el coraz?n del hombre y que contempla los caminos de todos los vivos. En efecto, la Escritura dice: ?Los ojos del Se?or observan los caminos de los hombres y velan todas sus sendas? (Pr 5,21)...

???? Sin embargo, cuando Cristo dijo: ?Tus pecados est?n perdonados? dejaba el campo libre para la incredulidad; el perd?n de los pecados no se ve con nuestros ojos de carne. Entonces, cuando el paral?tico se levanto, puso en evidencia que Cristo posee el poder de Dios...

???? ?Qui?n posee este poder? Tan s?lo ?l ?o tambi?n nosotros. Tambi?n nosotros con ?l. ?l perdona los pecados porque es el hombre-Dios, el Se?or de la Ley. En cuanto a nosotros es porque hemos recibido de ?l esta gracia admirable y maravillosa, porque ha querido dar al hombre este poder. En efecto, ?l dijo a los ap?stoles: ?Os aseguro que todo lo que desat?is en la tierra quedar? desatado en el cielo? (Mt 18,18). Y tambi?n ?A quienes les perdon?is los pecados, les quedan perdonados? (Jn 20,23).



Publicado por mario.web @ 2:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios