Domingo, 24 de julio de 2011

Autor: Catholic.net | Fuente: Catholic.net
Que Mar?a ayude a los llamados al matrimonio a descubrir la belleza de un amor aut?ntico y profundo, vivido como don rec?proco y fiel.
Benedicto XVI




La idea equivocada de la anticoncepci?n

Autor: Natalie Hudson
Fuente: CatholicCulture


Aclarar las ideas err?neas es uno de los principales objetivos de cualquier organizaci?n que est? a favor de la vida. Uno de los elementos m?s significativos en la batalla por una cultura pro-vida es atraer la atenci?n de las personas para que sepan que la anticoncepci?n no es la soluci?n al aborto, sino parte del problema.

El lazo entre la anticoncepci?n y el aborto

Cuando alguien est? empezando a recibir informaci?n sobre el aborto, debe percatarse de que este es un gran mal moral y que la sociedad incita a hacer uso de los anticonceptivos y ?protegerse?.

La idea es que la anticoncepci?n, (y eso incluye las p?ldoras del d?a siguiente y la p?ldora de emergencia) previenen una intervenci?n quir?rgica para abortar.
Sin embargo , los hechos mostrar?n que la anticoncepci?n, usada para reducir el aborto, est? teniendo consecuencias directas, sobre todo en los j?venes.

La historia de la anticoncepci?n es larga y por lo general rodeada de controversia.

Basta con decir que la ley de muchos pa?ses reconocieron que legalizar la anticoncepci?n no estaba entre sus principales intereses. Todo cambi? con la Revoluci?n Sexual.

En Canad?, la p?ldora de control de nacimiento fue legalizada en 1969, el mismo a?o que se legaliz? el aborto. El a?o siguiente Canad? report? 11, 152 abortos. Tristemente las cifras actuales son de 106, 418. La OMS report? que el 86% de las mujeres canadienses de entre 15 y 44 a?os usaron la p?ldora anticonceptiva.

Mentalidad anticonceptiva

La Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos en la Planeaci?n de Paternidad contra la decisi?n de Casey conectaron el aborto con la anticoncepci?n.

?... en algunos aspectos el aborto tiene las mismas caracter?sticas que la decisi?n de usar anticonceptivos... Por dos d?cadas de desarrollo social y econ?mico, la gente ha organizado relaciones ?ntimas que les permiten definirse a ellos mismos y su lugar en la sociedad, dependiendo de la posibilidad de abortar en caso de que los anticonceptivos fallen?. (1)

No existe una cultura ni subcultura que haya permitido la utilizaci?n de m?todos anticonceptivos y no haya despu?s legalizado el aborto.(2)

Al tiempo en que la aceptaci?n de la anticoncepci?n crece, tambi?n la del aborto se incrementa. ?Por qu? este es el caso? Por que en la ra?z de la anticoncepci?n est? la noci?n de que una pareja puede comprometerse sexualmente evitando y rechazando sus consecuencias naturales.

Las parejas que no planearon tener un hijo y usaron anticonceptivos, son m?s propensas a abortar que otras.
La anticoncepci?n altera nuestro entendimiento sobre la sexualidad cambi?ndole el prop?sito.
Los efectos de esta afectan la manera en que entendemos las relaciones, los roles y a nosotros mismos.

La anticoncepci?n ha sido promovida a lo largo de la historia como la emancipaci?n de las mujeres, sin embargo, ir?nicamente la ha llevado a la deshumanizaci?n.

El cuerpo de la mujer se ha convertido en un campo de prueba para grandes compa??as farmac?uticas que buscan obtener ganancias a partir del mito de que las consecuencias naturales del sexo pueden ser evitadas.

Las mujeres pierden el contacto con su cuerpo mientras su ciclo menstrual es controlado; la anticoncepci?n tambi?n puede ser utilizada para esconder evidencia de abuso del que sufren algunas mujeres marginadas.

La soluci?n no es ir en contra de la naturaleza. La soluci?n es que nos convirtamos en agentes morales en la toma de decisiones.

La gente rara vez habla de las virtudes en nuestros tiempos, pero Arist?teles sabiamente not? que la felicidad es encontrada en una vida virtuosa.

La libertad y la felicidad pueden ser encontradas en el autocontrol y en la pr?ctica de virtudes como la moderaci?n, la humildad y la generosidad.

Con respecto a la sexualidad humana, eso significa que ser generoso es decir ?si? a la vida. (Esto no quiere decir que cada que una persona tenga relaciones sexuales deba concebir. Decir que ?si? a la vida es estar abiertos a la posibilidad de nueva vida incluso durante los largos periodos inf?rtiles del ciclo de las mujeres).

Como el Dr. Bernard Nathanson dijo, ?no es que la anticoncepci?n cause un aborto, sino que los dos son causados por la perversi?n de la autonom?a, usando ese poder para detener la vida en vez de darle la bienvenida.

Anticoncepci?n: una forma de aborto en si misma

La anticoncepci?n, en forma de p?ldora no es capaz de prevenir usar el aborto como recurso, pues es un aborto a su manera. La p?ldora, incluyendo la del d?a siguiente tiene dos prop?sitos principales. Primero, la p?ldora act?a para inhibir la ovulaci?n. Esto lo hace enga?ando al cuerpo suponiendo un embarazo ficticio. Una vez que el cuerpo ?cree? que est? embarazado, cesa la ovulaci?n.

Tres o cuatro veces la ovulaci?n se desatar? accidentalmente, y si la mujer es sexualmente activa, corre el riesgo de quedar embarazada.

La segunda acci?n de la p?ldora es alterar el forro del ?tero con el prop?sito de prevenir que el embri?n se implante (un acto abortivo).
La principal funci?n de la p?ldora del d?a siguiente es un aborto.(3)

La ca?da

Al tomar el acto sexual como un hecho aislado a la procreaci?n de una vida humana ha encaminado a un falso sentido de ?libertad sexual? y con ello al descuido de la responsabilidad que deber?a acompa?ar al sexo.

Nuestra juventud debe soportar el sufrimiento de este cambio de actitud. El Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos ha declarado:

?Por una gran variedad de razones de comportamiento, biol?gicas y sociales, las enfermedades de transmisi?n sexual, afectan de manera desproporcionada a adolescentes y adultos.(4) En 1997, mujeres de entre 15 y 19 a?os reportaron los ?ndices m?s altos de clamidia y gonorrea, y los hombres de 20 a 24 fueron los que reportaron el ?ndice m?s alto en estas dos enfermedades.(5) La infecci?n de el herpes aument? en personas de entre 12 y 19 a?os casi cinco veces m?s del periodo de 1976 a 1980, al 1988 a 1994.(6)

Efectivamente, por que no todos los adolescentes son sexualmente activos, el ?ndice actual de las ETS es probablemente mayor que el que reportan las estad?sticas.?(7)

La OMS asegura que ?el predominio de las ETS que no son el SIDA, en particular s?filis, clamidia y gonorrea, son las m?s altas entre j?venes de 15 a 29 a?os.?

Con respecto a los embarazos en la adolescencia, la OMS not? que ?entre 1987 y 1994 el ?ndice de estos embarazos era mayor al 20%.?

Los embarazos fuera del matrimonio entre jovencitas sexualmente activas no fue menor de 1988 a 1995, al contrario, increment? un 29%, a pesar de un 33% en el aumento de uso del cond?n.(8)

El ?ndice de errores en los anticonceptivos son mayores en parejas que no est?n casadas y en adultos j?venes.

?Los errores son mayores en personas que viven en uni?n libre y mujeres solteras que en casadas, en mujeres africanas e hispanas y mujeres j?venes que est?n por los 20 a?os de edad.
Por ejemplo, las mujeres que no est?n casadas pero viven en uni?n libre tienen un margen de error con los anticonceptivos de 47% en el primer a?o de usarlos.?(9)

Las relaciones sexuales entre adolescentes puede ser una fuente de sufrimiento y dolor para toda la vida. No solo viven con el miedo de estar en peligro de un embarazo no deseado y contraer enfermedades ven?reas, sino que sus relaciones tambi?n son inestables por lo que pueden tener consecuencias a futuro muy negativas.

Una serie de malas experiencias amorosas puede afectar en el compromiso o en el matrimonio en el futuro en esas personas. En general, el 50% de las personas que tienen relaciones sexuales antes del matrimonio tienen m?s posibilidades de divorciarse en un futuro que las que no las tienen relaciones.(10)

Con un 80% de mujeres abortando por tener relaciones fuera del matrimonio,(11) no es dif?cil ver que las relaciones sexuales son la principal causa de abortos.

La soluci?n

Imaginemos una cultura en donde la virginidad sea venerada en vez de ridiculizada, consideremos el impacto de los medios de comunicaci?n si ellos promovieran el sexo hasta despu?s del matrimonio y la fidelidad en el mismo.
Imaginemos que MuchMusic en vez de promover y glorificar el sexo antes del matrimonio, promoviera la vida. Eso se ha hecho, pero no en nuestro continente.

Uganda a estado promoviendo la castidad por medio de Yoweri Museveni en la ?ltima d?cada en los medios de comunicaci?n. E n el 2002, el Dr. Vinand Nantulya, un especialista en enfermedades infecciosas quien ayud? a Museveni dijo

?los habitantes de Uganda no tienen que optar por el cond?n, ellos est?n respondiendo a una cultura de responsabilidad sexual.?

Para el 2002, el n?mero de mujeres embarazadas en Uganda que salen positivo en el estudio de VIH se ha reducido de un 21.2% a un 6.2%.
Pro el contrario en Kenya es de 15, en Zymbawe de 30% y en Botswana es de 38%. Desgraciadamente en esos pa?ses proponen al cond?n como la principal forma de detener el VIH.(12)

El reporte del New Republic afirma:

?Por mucho, lo que ha propiciado el ?xito en Uganda es la dr?stica reducci?n de paternidad entre los adultos. Entre mujeres de 15 a?os y mayores, los n?meros que reportan m?ltiples parejas sexuales ha bajado de un 18% a un 8%. Con respecto a los hombres tambi?n ha habido una reducci?n en cifras. Las j?venes de Uganda que tienen relaciones a los 17 a?os aproximadamente, tambi?n se reportan casadas en un 76%, mientras que en otros pa?ses las que contraen matrimonio solamente son el 37%.

Aqu? en Norteam?rica el ?xito de la educaci?n de abstinencia se ha hecho evidente. Un estudio sigui? a 12,000 adolescentes del s?ptimo al doceavo grado. El estudio encontr? que uno de los factores m?s importantes para disminuir la actividad sexual y otras actitudes de riesgo fueron la clara expresi?n de sus padres quienes desaprueban estas relaciones prematuras y el uso de anticonceptivos. El estudio mostr? que la promoci?n del uso de m?todos anticonceptivos indirectamente anima a la gente a tener relaciones sexuales.

La educaci?n de abstinencia si funciona

La abstinencia hasta el matrimonio puede ser promovida y practicada. Numerosas pruebas que basan su programa en la abstinencia prueban ser m?s efectivas que hablar y promover la anticoncepci?n.

Mas de una docena de programas en Canad? y EEUU muestran una reducci?n en la actividad sexual entre j?venes.
En el 2001, una evaluaci?n de efectividad del programa ?Promesa de Virginidad? demostr? que este programa fue de gran ayuda en los adolescentes para retardar su vida sexual.
De acuerdo con los autores del estudio que estaba basado en una muestra de m?s de 5,000 estudiantes, el hacer la promesa de virginidad reduce un tercio las posibilidades de que un adolescente inicie su vida sexual con respecto a otros.

Cuando se hace una promesa de virginidad, respaldada con un contundente desapruebo por parte de los padres, la posibilidad de que los adolescentes retarden su vida sexual es de 75% o m?s.(13)

El porcentaje de adolescentes que eligen la abstinencia ha ido creciendo d?a a d?a, y la mayor?a de ese crecimiento ha sido por parte de los varones.
En 1997, el 51% de los adolescentes no hab?an tenido relaciones sexuales, esto se compara con el 39% en 1990.(14)

Promover la abstinencia y m?todos de fertilidad natural est?n d?ndole fuerza a las mujeres. Est?n aprendiendo a leer su fertilidad a trav?s de su ciclo menstrual y est?n ganando conocimiento sobre la sexualidad en aspectos de salud.

Tambi?n est?n evitando usar anticonceptivos de prueba que las farmac?uticas utilizan en ellas antes de traerlos a los pa?ses primermundistas. Los anticonceptivos qu?micos ponen en riesgo a las mujeres de escasos recursos, ya que no tienen acceso a tratamientos o atenci?n m?dica cuando estos anticonceptivos tienen reacciones negativas.

Combatir la idea de que los anticonceptivos son la soluci?n para evitar abortos y embarazos no deseados es el primer paso para curar nuestra cultura.

Educar sobre el pensamiento anticonceptivo bajo el pretexto de ?lo har?n de cualquier forma? no es una soluci?n, se necesita la ayuda de los padres, maestros o tutores que puedan influir para evitar las relaciones premaritales.

Concebir un nuevo ser humano deber?a estar ligado a tener relaciones sexuales con este prop?sito espec?fico.

Respetar la vida humana significa respetar el proceso por el cual el ser humano llega al mundo. Nuestro ?si? a la vida no puede ser condicional. Debe ser absoluto, en todo momento y en cualquier circunstancia en la que la vida es posible.


Traducci?n: Diana Zanatta

Notas

1 Planned Parenthood of Southeastern Pa. v. Casey (91-744), 505 U.S. 833 (1992)

2 Fr. Frank Pavone of Priests for Life and Fr. Paul Marx of Human Life International

3 Fabienne Grou, MD; Isabel Rodrigues, MD, M PH, "The morning after pill - How long after?";American Journal of Obstetrics and Gynechology; Dec. 1994, pp. 1529-1534

4 Alan Guttmacher Institute. Sex and America?s Teenagers. New York, NY: the Institute, 1994.

5 CDC, Division of STD Prevention. Sexually Transmitted Disease Surveillance, 1997. U.S. Department of Health and Human Services (HHS), Public Health Service (PHS). Atlanta, GA: CDC, September 1998.

6 Fleming, D.T.; McQuillan, G.M.; Johnson, R.E.; et al. Herpes Simplex Virus Type 2 in the United States, 1976 to 1994. New England Journal of Medicine 337:1105-1111, 1997. PubMed; PMID 9329932

7 Cates, W. Epidemiology and control of sexually transmitted diseases in adolescents. In: Schydlower, M., and Shafer, M., eds. AIDS and Other Sexually Transmitted Diseases. Philadelphia, PA: Hanly & Belfus, Inc.,1990, 409-427.

8 The Declines in Adolescent Pregnancy, Abortion and Birth Rates in the 1990s: What Factors are Responsible?

The Consortium of State Physicians Resource Councils, USA, 2001.

9 1995 National Survey of Family Growth (NSFG) and 1994-1995 Abortion Patient Survey (APS)

10 Joan R. Kahn and Kathryn A. London, "Premarital Sex and the Risk of Divorce," Journal of Marriage and the Family, November 1991, pp. 845-855.

11 The Allen Guttmacher Institute: 1973-1996: Henshaw SK et al., Readings on Induced Abortion, Volume 2: A World Review 2000, New York: AGI, 2001, Table 7. 1997-1999: Distributions published by the Centers for Disease Control and Prevention, adjusted for year-to-year changes in the reporting states.

12The New Republic; UGANDA V. CONDOMS, Sex Change; by Arthur Allen. Post date: 05.16.02

13 Peter S. Bearman and Hanna Bruckner, "Promising the Future: Virginity Pledges and First Intercourse," American Journal of Sociology, Vol. 106, No. 4 (January 2001), pp. 861, 862. The effects of a virginity pledge were shown to be statistically significant at the 95 percent confidence level.

14 "The Declines in Adolescent Pregnancy, Abortion and Birth Rates in the 1990s: What Factors are Responsible?" The Consortium of State Physicians Resource Councils, USA, 2001.


Publicado por mario.web @ 1:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios