Mi?rcoles, 03 de agosto de 2011

Mensaje de monse?or H?ctor Aguer, arzobispo de La Plata con motivo de la celebraci?n pagana del Halloween
(29 de octubre de 2008)

?

?Desde hace varios a?os se va extendiendo, en algunos ambientes, la costumbre de celebrar Halloween el 31 de octubre. Es probable que la mayor?a de los que adoptan esta observancia ignoren qu? es lo que est?n haciendo, y por qu? lo hacen.

?Los or?genes se remontan a la celebraci?n del a?o nuevo celta, en Gran Breta?a y en Irlanda, en ?pocas antiqu?simas. Se pensaba que en la noche del 31 de octubre al 1? de noviembre el esp?ritu de los muertos, especialmente de los condenados a muerte,? regresaba a su casa y que, adem?s, esa noche vagaban diablos de toda especie; hadas, duendes, brujas? y toda clase de esp?ritus se sumaban, en la imaginaci?n popular, a ese festival siniestro.

?Era, adem?s,? una celebraci?n ligada al ritmo de la naturaleza; ten?a que ver con el t?rmino del verano, el regreso de los reba?os de sus campos de pastoreo y otros cambios propios de la cultura agropecuaria. Se encend?an grandes fogatas, semejantes a los fuegos de San Juan. Ese momento del a?o era considerado propicio para la adivinaci?n; la superstici?n orientaba algunas decisiones concretas de la vida de la gente. Como ahora.

?Con el tiempo, se fue perdiendo el sentido religioso-pagano y, en ?pocas cristianas, esas observancias se mezclaron con los ritos cat?licos. En la Edad Media ha habido muchos sincretismos, an?logos a los que hoy todav?a encontramos en algunas regiones de Am?rica Latina. A causa de la coincidencia de fechas, se identific? la antigua fiesta celta con la vigilia de Todos los Santos. De all? el nombre: Halloween viene de All Hallows?Evening.

?Los irlandeses que emigraron a Estados Unidos, en la segunda mitad del siglo xix, llevaron consigo la costumbre ya secularizada, que tom? caracter?sticas diversas: los j?venes invad?an casas, romp?an ventanas, o provocaban otros desastres. Finalmente qued? convertida en una diversi?n para los ni?os, que se disfrazaban e iban pidiendo golosinas. Es com?n el uso de disfraces siniestros, con reminiscencias de una noche de aquelarre. La misma referencia al origen se encuentra en el zapallo vaciado, calado como cara diab?lica y con una luz adentro. ?Qu? tiene que ver el pueblo argentino con todo esto?. M?s vale el pur? de calabaza, o el zapallo en alm?bar.

?Como en este mundo globalizado las modas se estandarizan y cruzan r?pidamente las fronteras, desde hace unos a?os tambi?n entre nosotros se festeja Halloween. ?Tendr?n conciencia quienes adoptan esta moda de que, en el fondo, festejan a la muerte, al diablo y al infierno? Seguramente no quieren hacerlo; incurren entonces en una frivolidad vac?a, sin sentido, inmotivada.

?Halloween es una fiesta extra?a, ajena a la tradici?n cristiana y a la cultura nacional. S?lo el debilitamiento de la fe y la p?rdida de las ra?ces culturales explican su difusi?n, en alas de la propaganda consumista que viene de Am?rica del Norte.

Hace cincuenta a?os todav?a pod?a notarse en nuestra sociedad la proyecci?n de las fiestas cristianas de estos d?as: la solemnidad de Todos los Santos y la conmemoraci?n de Todos los Fieles Difuntos. Precisamente lo contrario de la evocaci?n tenebrosa de Halloween. El 1? de noviembre se celebra lit?rgicamente una verdad fundamental de nuestra fe, la que profesamos al decir ?creo en la comuni?n de los santos?; una fiesta luminosa, que nos invita a mirar hacia el cielo como nuestra patria futura, en la que nos aguardan Jesucristo, la Virgen Sant?sima y la multitud incontable de los bienaventurados. El 2 de noviembre corresponde la visita al cementerio como gesto religioso y profundamente humano, inspirado por la esperanza en la resurrecci?n. Nada m?s alejado de la moda supersticiosa y hueca que se va imponiendo con inconsciente? frivolidad. Una nueva vivencia de las verdades cristianas que se conmemoran en estos d?as puede ser fuente de nuevas expresiones culturales, que sean expresi?n y respuesta a las inquietudes reales del hombre de hoy.


Mons. H?ctor Aguer, arzobispo de La Plata


Publicado por mario.web @ 6:56
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios