Domingo, 07 de agosto de 2011
La capilla que diera origen al Movimiento de Schoenstatt estuvo dedicada San Miguel
?
Una visita a Schoenstatt
Una visita a Schoenstatt

Es un peque?o valle muy hermoso, de ah? su nombre "lugar-hermoso" (Schoenstatt) registrado desde el medioevo (1143), en el extremo oriental de la ciudad de valledar en el Westerwald. Est? rodeado de cuatro cerros que forman tres quebradas (hoy calles Hohrerstrasse; Hillscheiderstrasse; Wambachtal) con sus respectivos peque?os arroyos que se unen en el valle para salir juntos hacia el r?o Rin. El Movimiento ha extendido su presencia desde el valle (Santuario original) hacia estos cerros y la historia de Schoenstatt les ha ido dando nombres: el monte Schoenstatt (hacia el este), los montes Reina y Nazaret (m?s hacia el norte), los montes Mar?a, Si?n, Moria (m?s hacia el sur)


Santuario Original

Estamos en el coraz?n de Schoenstatt. Todo el que llega hasta aqu? se prepara interiormente a un encuentro personal con la Sma. Virgen. La capilla que diera origen al Movimiento de Schoenstatt estuvo dedicada San Miguel.

En 1319 se menciona por primera vez su existencia. Dos veces saqueada y destru?da, fue reconstru?da en 1681 y en 1812. De esta fecha data la construcci?n actual. Seguramente cumpl?a la funci?n de capilla cementerio.


Santuario Original en 1914

Estamos en el a?o 1914. han transcurrido casi dos a?os desde que el P. kentenich asumiera la direcci?n espiritual de los seminaristas. Por motivos pedag?gicos deseaba que los j?venes dispusieran de un lugar propio para reunirse. Solicit? para ello la capilla dedicada a San Miguel, que estaba totalmente abandonada. El superior accedi? y decidi? restaurarla en julio de ese a?o. En Agosto se comienza a utilizar.
Entre tanto madura en el coraz?n del P. Kentenich el pensamiento que diera origen al lugar de gracias. Cae en sus manos un art?culo sobre el Santuario mariano de Pompeya (Italia). La primera guerra mundial ya hab?a comenzado y significaba para los j?venes un desaf?o y un peligro. El 18 de Octubre de 1914 expone una "secreta idea predilecta", "su audaz pensamiento" a los j?venes: "quisiera convertir este lugar en un lugar de peregrinaci?n, en un lugar de gracia...". La historia futura se encarg? de demostrar que el P. Kentenich no se equivoc? en la interpretaci?n del plan de Dios. Aquella pl?tica se llam? m?s tarde "Acta de Fundaci?n".

El 9 de julio de 1947 concedi? el Papa P?o XII para quienes visiten el Santuario la indulgencia plenaria seg?n las normas de la Iglesia.


Las tumbas de los h?roes

Inmediatamente detr?s del Santuario. Aqu? se han enterrado los restos mortales de Schoenstattianos que notoriamente ofrecieron sus vidas por la fecundidad de la Obra y vivieron ejemplarmente.

En el centro se encuentra la piedra que recuerda a Jos? Engling (1898 - 1918). Jos? naci? en Prositen, hoy territorio polaco. Su persona es un s?mbolo de la fidelidad a los ideales de Schoenstatt, especialmente su amor a Mar?a, su vinculaci?n al santuario, su ?mpetu apost?lico y su v?nculo filial a su padre espiritual, P. Kentenich.

El 1ro. de Mayo de 1948 se inici? su proceso de canonizaci?n. La l?mpara en la piedra de Jos? Englinges un s?mbolo para todos los que ofrecen su vida por Schoenstatt. El lema escrito dice: "Guardamos vuestra herencia".

En 1934 un grupo de estudiantes y seminaristas trajeron desde Francia los restos de Max Brunner (1897 - 1917) y Hans Wormer (1897 - 1917), ambos pertenecientes al primer grupo Schoenstattiano y muertos en el frente de batalla.

En los cementerios militares de la Primera Guerra las tumbas de los soldados aliados tienen cruces blancas, las de los alemanes son negras, por eso los colores de las cruces aqu?.

Hay otros dos nombres en cruces color caf?. Albert Eise (1896 - 1942) y Franz Reinisch (1903 - 1942). El primero muri? en el campo de concentraci?n de Dachau.

El segundo entreg? libremente su vida, neg?ndose a jurar fidelidad a la bandera de Hitler. Sacerdote pallottino Schoenstattiano, fue decapitado en Berl?n. Antes de morir compuso en su celda de prisionero su alabanza final a Mar?a:

"Reina de todos los mundos, vence la tempestad,
mata al engendro del diablo, t?, vencedora real.
Hazme un ap?stol de Schoenstatt, cual caballero
estar? y morir? sonriendo, querida MTA."


Las tumbas de los h?roes nos recuerdan que la Alianza de Amor con la Virgen exige la permanente colaboraci?n del contrayente humano.

Si el Santuario nos recuerda el "Nada sin ti" de Mar?a, las tumbas de los h?roes nos invitan a vivir el "Nada sin nosotros".


C?mo llegar





- Si viaja en auto:

En los mapas de carreteras las autopistas alemanas est?n indicadas con una "A" y las carreteras normales con una "B" y sus respectivos n?meros.

Busque la A48 (Trier - Koblenz), desde la A3 (K?ln - Frankfurt) o desde la A61 (M?nchengladbach - Ludwingdhafen). Dir?jase por la A48 a la salida BEN-DORF /NEUWIED / VALLENDAR en el lado oriental derecho del Rin.

Siga hacia Vallendar por la carretera B42.
Cuando esta pasa por Vallendar ver? (en el tercer sem?foro) en los se?aladores amarillos, pintado en blanco, la direcci?n hacia Schoenstatt. A unos 400 mts, a la derecha, pasar? al lado del Colegio Mariano con un gran mosaico de la MTA.

?Aqu? ya comienza Schoenstatt!


- Si viaja en tren:

Debe tomar un tren que lo lleve a la ciudad de Koblenz. Desde el aeropuerto de Frankfurt hay cada 60 minutos trenes directos que pasan por Koblenz.

Desde Koblenz hasta Schoenstatt/Vallendar hay 8 km. Si desea puede tomar un taxi (son 20 minutos; m?s o menos U$S 17).

?Buen viaje, lo esperamos!


Publicado por mario.web @ 17:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios