Viernes, 09 de septiembre de 2011
Manuel Velásquez habla de la realización personal y el apoyo motivacional
 
09 DE JUNIO DE 2011

¿Qué sería de nosotros si no tuviéramos extremidades? ¿Podríamos valernos por nosotros mismos? ¿Cómo veríamos la vida? ¿Estaríamos enfrascados en repetir nuestra desgracia y no poder avanzar por ello? o ¿decidiríamos que lo que importa no es en realidad la condición física, si no cómo te veas y cómo te sientas?

Estas preguntas probablemente nunca nos las hemos hecho, y ojalá que nunca nos las tengamos que hacer. Pero, las personas que por desgracia —o fortuna— se las han hecho, es claro que definirán el resto de sus vidas.


Así le sucedió a Nick Vujicic, un australiano que nació en 1982 en Melbourne con una enfermedad llamada agenesia, la cuál impidió el desarrollo de sus brazos y piernas durante su gestación. Por lo que al nacer sólo tenía una extremidad (una pierna) y mal formada.

Sus primeros años fueron algo atormentados, ya que no podía asistir a una escuela normal, lo que cambió a los ocho años. Para cuando entró a la primaria, fue objeto de burlas por su condición, esto hizo que cayera en depresión e intentara el suicido a los 10 años.

Sin embargo, Nick Vujicic, se hizo el cuestionamiento sobre cómo quería vivir su vida. Después de mucho reflexionar, llegó a la conclusión de que lamentar su condición y hacer su vida bajo esa óptica, no solucionaría nada, si no que al contrario, la empeoraría. Decidió entonces que ver el lado bueno de la vida era mucho más grande que el lado malo, al mismo tiempo que era mucho más productivo.

Desde entonces su vida cambió completamente, así lo externó en conferencia con los medios mexicanos en la capital del país, dijo que dio un giro de 360 grados. Comenzó a ver que lo que él hacía se convertía en motivo de inspiración para muchas personas. Si él podía ¿porqué personas que no tuvieran alguna deficiencia motriz no podrían hacerlo?

Por lo que decidió impartir charlas motivacionales, al principio en sus círculos cercanos, luego se extendió a escuelas o centros de apoyo. Ahora lo hace a nivel internacional.

Nick Vujicic, ha impartido pláticas alredor del mundo, en más de 30 países. En todos ha dejado una huella que lo caracteriza: su fe en Dios y sus ganas de vivir la vida al máximo. Comunidades cristianas y no cristianas lo han apoyado enormemente por ser un gran ejemplo de vida, y es que es una prueba viviente de que no importan los obstáculos, si no la forma en que los miras y te dispones a superarlos.

Ante los reporteros habló también sobre la situación que vive el país. Recalcó que aunque no se vea muy fácil, siempre debemos de mantener viva la esperanza de un mejor futuro, y sobre todo pedir a Dios por su intercesión.

Las pláticas que él realiza, se pueden encontrar en la página de "Attitude is Altitude" (Actitud es altitud), ahí, encabeza un esfuerzo para promover la realización personal y el apoyo motivacional. Desde su trinchera, él lucha por un mundo mejor, más humano. Tú, desde donde estás ¿qué estas haciendo para mejorar?

Publicado por mario.web @ 23:10
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios