Jueves, 22 de septiembre de 2011
Roma (Italia), 21 Set. 11 (AICA)
El padre Mussie Zerai, presidente de Habeshia

El padre Mussie Zerai, presidente de Habeshia

La asociación católica internacional “Habeshia”, que se dedica a asistir a refugiados, pidió al próximo gobierno de Egipto ayudar a liberar a cientos de rehenes que están en manos de traficantes de personas en el norte de ese país.
      "¿Cuánto sufrimiento hay que pasar antes de que sus gritos de dolor sean escuchados por la comunidad internacional? El nuevo gobierno egipcio tiene que intervenir para liberar a los rehenes", afirmó el padre Mussie Zerai, fundador de “Habeshia”.

      El sacerdote recibió el llamado de una mujer secuestrada junto con otras 53 personas en la península del Sinaí. El grupo de víctimas salió de Sudán tras pagar los secuestradores 3.000 dólares a los traficantes de personas a cambio de cruzar la frontera hacia Israel.

      "Pero una vez que llegaron a Rafah, fueron vendidos a otro grupo de traficantes", explicó el padre Zerai. Ahora el grupo permanece en el sótano de un edificio y a cada uno le pusieron el precio de 28.000 dólares.

      Eritreo de nacimiento, el padre Zerai creó “Habeshia” con sede en Roma para ayudar a quienes buscan asilo, refugiados y migrantes. A menudo recibe llamadas telefónicas de gente desesperada.

      El sacerdote sabe de varios grupos de rehenes con varios cientos de integrantes, incluyendo mujeres embarazadas y niños pequeños.

      "Esta historia continúa desde hace algún tiempo, hemos denunciado reiteradamente estos crímenes contra la humanidad que están teniendo lugar en Sinaí", informó.

      Desde el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak en febrero de este año, Egipto tuvo constantes cambios de gobierno. Están previstas elecciones democráticas para octubre. El país es gobernado por los militares.

      El padre Zerai pide que erradicar los abusos a los derechos humanos en el Sinaí sea una prioridad.

      "En Egipto cambió el régimen, pero no se detiene el tráfico. En realidad, la situación actual parece más favorable a los traficantes de personas que son los dueños absolutos de la zona de la frontera del Sinaí con Israel", explicó el sacerdote y pidió la participación de las Naciones Unidas y de la Unión Europea para ayudar a detener el abuso.

      "¿Cuántos refugiados tienen que perder la vida antes que el mundo diga basta a esta masacre de inocentes?"+



 
AICA - Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente, citando la fuente

Publicado por mario.web @ 11:41
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios