Lunes, 10 de octubre de 2011

El perdón es clave en la vida cristiana.

Qué es el perdonar?:

Perdonar es una decisión de amar. Hay muchas definiciones de qué es perdonar, pero yo me guío por ésta.

El perdonar no es un sentimiento, nada tiene que ver con los sentimientos. El mandato es amar hasta a los enemigos. Quién siente perdón x un enemigo.

Pero si digo tomo una decisión: perdono sin sentir.

El 1er. mandamiento es amar a Dios, al prójimo y a uno mismo. Si el mandato es amar a Dios, al prójimo y a uno mismo también el perdón es a Dios, al prójimo y a uno mismo.

Esto de perdonar a Dios suena raro, no es común hablar de perdonar a Dios. Pero hay gente que estábamos enojados con Dios porque nos han dicho que Dios manda enfermedades, el sufrimiento y la muerte. Entonces uno empieza a experimentar la enfermedad, el sufrimiento y la muerte entonces uno se enoja con Dios. Yo fui uno de esos, a mi padre lo habían asaltado, era tan bueno, tan cristiano y yo decía pero cómo es esto, un hombre tan bueno como mi padre, esto es una injusticia, ¿cómo es que permites esto?.

En ese momento yo era sacerdote y yo en mi corazón albergaba un odio a Dios…odio.

Ahora mirando atrás, yo sacerdote estaba resentido con Dios. Qué será el pueblo de Dios que a veces vive mas lejos de Dios o lo normal es que no tengan una relación con Dios tan personal como los sacerdotes. Cuántos están enojados con Dios por una enfermedad o sufrimiento pero…¡hay que perdonar!. Cuántos hay que cometieron errores, cuántos hay que no perdonan a Dios. Es muy común el perdonar al prójimo, estamos cansados de oír esto.

Voy a hablarles de otro punto dentro del perdón y es cómo poder perdonar.

Es duro perdonar, hay gente que dice quisiera pero no puedo perdonar, no puedo. Porque a veces la ofensa es tan grande que por mas que uno quiera no puede perdonar. La infidelidad entre los esposos, la mujer perdona mas fácilmente al hombre adúltero pero el hombre por machismo no suele perdonar a la mujer, puede pero no es común.

Machismo, es una enfermedad del hombre latinoamericano acabando la vida del hombre cristiano.

Cómo poder llegar a perdonar?, cómo perdonar?. Yo creo que Jesús nos dio la clave. Jesús está colgado de la cruz, está muriendo en medio de dolores y la primera palabra que sale de la boca de Jesús, la primera palabra es “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Jesús no dijo “Padre, perdónalos”. Yo creo que la clave para poder perdonar, cualquiera que tenga un odio con alguien clave es “porque no saben lo que hacen”. La persona que te ofendió puede que no se de cuenta lo que hizo. Un adulterio, la mayoría de las personas dicen pero cómo es que no sabe lo que hizo, si vive con ella, cómo es posible que diga “Padre, perdónalo porque no sabe lo que hace”. Si se da cuenta. Oiga la respuesta: Ud. a sido herido, entonces Ud. por cristianismo, porque a tomado una decisión de perdonar, toma la decisión, te declaro inocente de lo que has hecho, no porque realmente eres inocente, eres culpable, tú eres culpable pero yo para mi criterio tu no te das cuenta lo que has hecho. Yo te perdono porque he tomado una decisión de perdonar, te declaro inocente. Esa persona sabía lo que hacía pero yo he tomado la decisión de declararte inocente. Es algo subjetivo, no objetivo. Es culpable pero lo declaro inocente.

Los hombres que crucificaron a Jesús, cuando ya había muerto, lo miraban al ver el terremoto y al ver el cielo, la tempestad, los muertos que salieron de la tumba y dicen los Evangelios que se volvieron de espaldas dándose golpes en el pecho diciendo “Realmente este hombre era el hijo de Dios”. ¿Se dieron cuenta cuando lo estaban crucificando?, no. Muerto, sí. Y que fue lo que dijo Jesús, porque no saben lo que hacen los declaro inocente. Hermanos esta es la regla de oro para poder perdonar: “porque no saben lo que hacen”. Declarar a todos inocentes.

No es fácil, no es fácil. Por eso cuando la gente me dice “padre, no puedo perdonar”, la respuesta es “tiene toda la razón, no puede”, pero ahora con Jesús diga “te declaro inocente porque no sabes lo que hace”. Pero, padre, sí que se da cuenta. Haga un acto de fe de que no se da cuenta. Si Ud. continúa razonando, reflexionando, no va a poder perdonar porque siempre va a encontrar algo que le diga “tiene la culpa”. NO SE PUEDE VIVIR ASÍ, es imposible. No hay paz. No se puede perdonar si uno dice es culpable, diga que no es culpable.

El segundo punto del perdón: una cosa es no quiero perdonar y otra cosa es quisiera perdonar. La diferencia la encontré en San Juan Crisóstomo, que haciendo referencia al Padrenuestro, que cuando se dice la frase “perdónanos así como nosotros perdonamos…”, y San Juan Crisóstomo dice que la persona que no quiera perdonar no puede rezar el Padrenuestro. Por qué, porque está diciendo Padre, perdóname a mí como yo perdono a ésta persona. Porque está diciendo que me perdones en la misma intensidad y grado en que yo perdono a esa persona. No le quiero perdonar y después rezo el Padrenuestro. El santo dice que es mejor que esa persona no rece el Padrenuestro porque le está diciéndole a Dios: “condéname como yo condeno”, “ódiame como yo odio”…son palabras de San Juan Crisóstomo. Pero la persona que dice “quisiera pero no puedo perdonar”, quisiera decir a todos te amo y te perdono, quisiera. Esta persona sí puede rezar el Padrenuestro, ¿por qué?, porque esta persona quisiera perdonar pero no puede.

Por lo tanto le está diciendo a Dios “Padre, concédeme la gracia de poder perdonar”. No puedo pero quisiera que me des el don de perdonar. Le está diciendo a Dios “perdóname como yo quisiera perdonar a estos, no puedo aquí y ahora pero contigo puedo, contigo quisiera, dame el poder de querer”…qué paz, verdad!!!, qué paz, qué paz..

Yo, hermanos, creo que en este segundo caso estamos casi todos, todos tenemos heridas. Mis hermanos sacerdotes y obispos me han herido…y qué hago, los pongo en presencia de Dios y le digo “quisiera perdonarlos con todo mi corazón, con toda mi alma, Padre dame la gracia de querer, de querer perdonar”…ahora sí puedo comulgar. El secreto está en querer, quiero y el Padre te ayudará, déjele ésta gracia a Dios.

Hay hechos del gozo en que son pecados y que la gente no quiere hacer nada, no se quiere arrepentir. Hay que decir, quiero y ayúdame a poner en práctica este querer.

Hay diferencia entre querer y no querer. Una cosa es sentir odio pero no quiero sentirlo, yo no quisiera sentir, lo siento pero no quisiera…así se puede comulgar pues le estoy diciendo a Dios que siento pero que no quisiera sentir. Porque el pecado no está en sentir sino en consentir. Siento odio pero no quisiera por lo tanto no peco, el pecar está en el consentir y no en el sentir.

Sentir es normal, el desear es normal, Jesucristo fue tentado pero no consintió. Sintió y fue tanto que dijo “apártate Satanás”. Oramos para que Dios no de poder, poder de no consentir. Siento no es pecado, consiento sí es pecado.

Quédese tranquilo, mi hermano, si sientes odio. En la medida que digas, Jesús “quisiera”, no te hagas escrúpulos. Comulge aunque sienta odio que si no consientes tendrás el poder de salir adelante con la ayuda de nuestro Dios.

Estamos delante de Dios, un Dios papá, un Dios de amor que sabe que tu y yo fuimos barro, un Dios que comprende, un Dios que se ha asemejado a nosotros menos en el pecado. No tengas miedo, hermano, no tengas miedo. Pidamos perdón, Dios es Amor, no temngas miedo. Yo he venido a buscar a los pecadores, no vine por los sanos, vine por los enfermos. Imagina que estás colgado de su túnica, de su manto, no tengas miedo aunque hayas cometido toda clase de crímenes que nos ama tanto que no quiere que sigas en ese estado, no temas por lo que has hecho, mírale a la cara y pidas que te perdone: “Cristo Jesús que has venido a buscar a los pecadores, y yo soy uno de ellos, Cristo ten piedad. Señor Jesús tú que estás sentado a la derecha del Padre para interceder por nosotros los pecadores, Señor ten piedad. Dios de amor, ten misericordia de nosotros, perdona nuestros pecados y llévanos a la vida eterna. PadreSanto, por medio de tu Verbo encarnado, reconcilia contigo a los hombres.

Padre Darío Betancourt.


(Alocución del padre Darío Betancourt en el predio de la Iglesia del Sagrado Corazón, en San Justo, Bs. As.)


Publicado por mario.web @ 2:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios