Jueves, 03 de noviembre de 2011

Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con su energía y su fuerza. Lleven con ustedes todas las armas de Dios para que puedan resistir las maniobras del diablo. Porque no estamos luchando contra poderes humanos, sino contra malignas fuerzas espirituales del cielo, las cuales tienen mando, autoridad y dominio sobre el mundo de tinieblas que nos rodea (Efesios 6,10-12)
En un entrenamiento militar se genera el siguiente dialogo entre el  Capitán y uno de los soldados
-Dígame, soldado si está en pleno campo de batalla y ve al enemigo acercándose ¿Qué hace? Pregunta el capitán.
-¡Le disparo con mi fusil! Responde con firmeza el soldado.
¿Y si falla? ¿Que hace? vuelve a preguntar el capitán
-no hago nada, responde  el soldado.
¿Cómo que nada? Explíquemelo reclama el capitán.
Si fallo no haría nada, porque ya estaría muerto, no creo que el enemigo tenga tan mala puntería como yo...
Pasa en el  combate físico, y también sucede en el combate espiritual,  Los soldados de la iglesia de Cristo son abatidos por que no tienen buena puntería  y no están utilizando  el armamento adecuado para pelear el combate espiritual, sin embargo los enemigos del alma utilizan toda su artillería y armamento para aniquilar y destruir las "milicias cristianas"  
En el combate espiritual, el soldado de Cristo tiene que llevar todas las armas de Dios (Ef. 6,11) Toda nuestra vida será un combate espiritual,  para salir airosos  es urgente que nos equipemos con toda la "Armadura de Dios".  
 -Un soldado tiene que está bien alimentado, en este combate es necesario alimentarse con la Eucaristía
 -El soldado debe hacer uso de todos los sacramentos en especial el de la "confesión".
-En este combate, tenemos que estar bien atentos cuando el enemigo nos lance municiones de odio, nuestra respuesta tiene que ser con balas de amor.
-Si el enemigo nos ataca con balas de envidia, respondamos con balas de  conformidad.
-Si el maligno te ataca con municiones de división,  tienes que utilizar las balas de unión.
-Si te atacan con proyectiles de orgullo y vanidad tú responde  con humildad 
-Si te lanzan explosivos de lujuria  tú responde con proyectiles de  pureza y castidad.
-Si te quieren liquidar con tiros de pereza y flojera, tienes que utilizar proyectiles de acción y valentía.
-En este combate muchas veces serás atacado con dardos de duda, tienes que utilizar municiones de Fe.
-Serás atacado con proyectiles de tristeza, desanimo, desaliento. Tienes que responder con balas de esperanza, seguridad y confianza.
El soldado de Cristo, tiene que utilizar la espada de la Palabra de Dios (Hebreos 4,12) 
 
Una última recomendación  si en este combate las fuerzas del mal parecen vencerte,  si caes herido en combate,  las balas del enemigo te han derribado y tu  quieres seguir luchando, llama a la base, utiliza tu celular espiritual, por medio de la oración, pide ayuda, suplica que Dios envié la ambulancia espiritual, que vengan en tu auxilio. No desfallezcas recuerda que El señor sostiene a los que caen, El Señor levanta a los caídos.  
Apreciados, compañeros de batalla, utilicemos todas las armas de Dios, esforcémonos día a día, luchando con temor y temblor por nuestra salvación. Sigamos peleando recordando siempre que somos: SOLDADOS DE CRISTO.   Si tú vas a la guerra te dirán que tienes que armarte hasta los dientes. En el combate espiritual,  Nuestro capitán Jesucristo  nos pide que nos ARMEMOS HASTA EL ESPIRITU. Con toda la armadura de Dios. Amen          

Autor: Adhemar Cuellar


Publicado por mario.web @ 0:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios