Jueves, 03 de noviembre de 2011


Los actos de recuerdo de los que se han ido, nos corresponden, pues somos espíritus encarnados, y deseamos seguir unidos a parientes y amigos con los que hemos compartido nuestras vidas, con sus alegrías y sus penas.

No están más lejos de nosotros que Dios, y Dios está cercano. Lo humano y lo divino unen sus manos a través del vacío que es la muerte, y la nostalgia que sentimos por nuestra reunión final, nos trae una misteriosa paz a nuestros corazones. Todo estará bien cuando Dios así lo quiera.

 

Gentileza de Espacio Sagrado
www.iglesia.org

Publicado por mario.web @ 20:26
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios