Viernes, 04 de noviembre de 2011

Se
percibe cierta confusión en el uso de los dos términos, incluso en
personas de cierta cultura y formación. Se precisa clarificarlos para
no incurrir en equívocos. Ante todo, hay que precisar que no son
conceptos idénticos ni opuestos. A veces, sí son equivalentes y siempre
tienen mucho en común.

Todos los católicos son cristianos, pero no todos los cristianos son católicos.

Coinciden en que ambos aceptan la divinidad de Jesucristo como único Señor y Salvador de sus vidas y permanecen unidos a él por medio de la fe y del bautismo.

Entre cristianos se dan diferencias, según la confesión a que pertenezcan: Católicos, ortodoxos, anglicanos, protestantes con multitud de ramas.

Católicos son los cristianos que, además de estar bautizados y no haber
apostatado de su fe, tienen al Papa como sucesor del apóstol S. Pedro y
le aceptan como Vicario de Cristo en la tierra. Supone respeto y
obediencia al Papa, máxime en cuestiones esenciales de fe, como los dogmas y en aspectos
importantes de moral..

El verdadero católico sabe que no se puede separar a Cristo de su obra,
que es la Iglesia fundada sobre Pedro y sus sucesores. Quien rechaza a
la Iglesia, rechaza a Cristo y quien apostata de su fe deja de ser
cristiano.
La fe no se impone, sino se propone y cada uno, de adulto, es libre de aceptarla o rechazarla.


Autor: Padre Miguel Rivilla San Martín


Publicado por mario.web @ 0:05
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios