Viernes, 11 de noviembre de 2011
Puerto Iguazú (Misiones), 9 Nov. 11 (AICA)
Monseñor Marcelo Raúl Martorell

Monseñor Marcelo Raúl Martorell

El obispo de Puerto Iguazú, monseñor Marcelo Raúl Martorell, realizó su reflexión sobre el Evangelio, en la que asegura que Cristo “viene de improviso para llamarnos a participar de su banquete eterno y llama a todos los creyentes simbolizados en las diez vírgenes que velan esperando ser introducidas en la boda del banquete”.

     El prelado señaló que “la misma encarnación del Hijo de Dios es un casamiento indisoluble con la humanidad, que se sella en la misma Cruz en la cual Cristo redime a la humanidad y reúne en torno a sí a los hombres en la Iglesia, su esposa mística”.

     “La vida del cristiano – dijo el pastor de puerto Iguazú- es un desposorio con Cristo y un compromiso que no admite rupturas y que requiere de una fidelidad ardiente. La vida es un caminar guiados por el amor de Cristo. La vida recorrida así es una espera vigilante en Cristo, el esposo. Esta vida debe ser vivida en las virtudes y las buenas obras simbolizadas en esta parábola con el aceite que alimenta la llama, que es la fe”.

      “Nuestros pensamientos y obras deben ser coherentes con nuestra fe estemos en el lugar que estemos, seamos consagrados o laicos, jerarquía de la Iglesia, gobernantes, jueces o legisladores de nuestro pueblo. Todos tenemos que tener las lámparas cargadas de aceite porque el Esposo llegará y no sabemos cuándo”, aseguró.

     El obispo llamó a que “busquemos la sabiduría que procede de Dios, para poder obrar como cristianos, no con la comodidad de estos tiempos de relativismo que nos llevan a no saber dónde está el bien y donde el mal, que nos hace dejar de lado lo permanente y bueno y cambiarlo por lo que no está bien”.

      .Como conclusión, monseñor Martorell dijo: “La ley natural proviene de Dios y nosotros no la podemos cambiar. Ciertamente Dios respeta nuestra conducta y opción personal, pero no es del Señor que cambiemos esta ley natural pensando simplemente en la realidad de los tiempos modernos”. +

Texto completo de la homilía.
 
AICA - Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente, citando la fuente

Publicado por mario.web @ 19:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios