Mi?rcoles, 23 de noviembre de 2011

La puerta a la muerte asistida legalizada se basa en una interpretación "más amplia" del sufrimiento y en factores "psicosociales", no en una enfermedad terminal.

La Real Asociación Médica de Holanda (conocida como la KNMG por sus siglas en holandés) ha publicado unos nuevos lineamientos para la interpretación de la Ley de la Eutanasia del 2002, que ahora incluye “las enfermedades mentales y psicosociales” tales como “la pérdida de la función, la soledad y la pérdida de la autonomía”, como criterios aceptables para la eutanasia. Los lineamientos también permiten a los médicos vincular la carencia de “habilidades sociales, de recursos financieros y de una red social” de un paciente con “un sufrimiento insoportable y permanente”, abriendo la puerta a la muerte asistida legalizada, basándose en factores “psicosociales”, no en una enfermedad terminal.

El documento que fija esta posición, con fecha de junio de 2011, y que puede leerse en inglés, lleva por título: The Role of the Physician in the Voluntary Termination of Life (El papel del médico en la terminación voluntaria de la vida), concluye con la afirmación de que “el concepto de sufrimiento” es “más amplio” que su “interpretación y aplicación por los médicos hoy en día”.

Según los autores, estarían incluidos en una interpretación más amplia del sufrimiento “los trastornos que afectan la visión, la audición y la movilidad, las caídas, el confinamiento en una cama, la fatiga, el cansancio y la pérdida de la forma física”, según los autores.

“El paciente percibe el sufrimiento interminable, su existencia como carente de sentido y, aunque no esté directamente en peligro de morir a causa de estas quejas, no desea ni experimentarlos ni – en tanto su historia y sus propios valores lo permiten – extraer el significado de ellos”, explica el documento de la Real Asociación Médica de Holanda.

“En opinión de la Real Asociación, esos casos están lo suficientemente vinculados al dominio médico para permitir a un médico que actúe dentro de los límites de la Ley de Eutanasia”.

No siempre tiene que ser una dolencia física, podría ser el inicio de la demencia o de problemas psicológicos crónicos, lo que es también un sufrimiento insoportable y duradero. No siempre tiene que ser una enfermedad terminal”, dijo a Radio Netherlands Worlwide el doctor Nieuwenhuijzen Kruseman, Presidente de la Real Asociación.

Alex Schadenberg, Director Ejecutivo y Presidente Internacional de la Coalición para la Prevención de la Eutanasia (Euthanasia Prevention Coalition) con sede en Canadá, respondió a los nuevos lineamientos, diciendo que en su opinión “la expansión de la eutanasia y el suicidio asistido ha sido constante y deliberada”.

Schadenberg advirtió que lo que ha sucedido en los Países Bajos puede –y podrá- ocurrir en otras jurisdicciones, si se legaliza la eutanasia y / o el suicidio asistido.

Cuando los Países Bajos sancionaron en 1994 la eutanasia para los pacientes emocionalmente enfermos, Karl Gunning, jefe del Sindicato de Médicos Holandeses advirtió al país de la “pendiente resbaladiza” que se deslizaba hacia abajo.

Dijo que “siempre hemos predicho que una vez que se comienza a mirar la muerte como un medio para resolver problemas, entonces se encontrará más y más problemas en los que el matar puede ser la solución”.

El prominente comentarista de bioética y conservador, Wesley J. Smith de los Estados Unidos de América, preguntó en su diario cibernético redactado en inglés, cómo alguien puede decir que “no hay una pendiente resbaladiza” con la legalización de la eutanasia, cuando la “soledad” es uno de los factores reconocidos legalmente en la decisión de poner fin a la vida de uno.

“Desde 1973, cuando casi se despenalizó la eutanasia, los médicos holandeses han pasado de aplicar la eutanasia a los enfermos terminales que la solicitan, a los enfermos crónicos que la solicitan, a las personas con discapacidad que la solicitan, a los mentalmente angustiados que la piden… Y ahora, quieren dirigirse a las personas mayores vulnerables y marginados”.

“La Cultura de la Muerte es voraz. Una vez que comienza a alimentarse, nunca se sacia. Las categorías de lo que se puede matar nunca encuentran un punto final”.

“¿Esto es compasión?”, preguntó retóricamente Smith.

Peter Baklinski/Notifam


Publicado por mario.web @ 20:45
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios