Mi?rcoles, 06 de enero de 2010

Hoy, viajando en autobus,

vi una hermosa muchacha

con cabellos de oro y expresión de alegria;

envidié su hermosura.

Al bajarse, la vi cojear... tenía solo una pierna,

y apoyada en su muleta, sonreía.

 

PERDONAME SEÑOR, cuando me quejo.

Tengo dos piernas y el mundo es mio!

 

Fui despues a comprar unos dulces.

Me atendió Un muchacho encantador,

hable con él; parecia tan contento que aunque

se me hubiera hecho tarde no me habria importado.

Ya al salir, oi que me decia:

"Gracias por charlar conmigo... es usted tan amable.

Es un placer hablar con gente como usted...

ya ve, soy ciego..."

 

PERDONAME SEÑOR, cuando me quejo.

¡Yo puedo ver, y el mundo es mio!

 

Mas tarde, caminando por la calle, vi a un pequeño

de ojos azules, que miraba jugar a otros ninos,

sin saber que hacer

Me acerque y le dije: "¿Por que no juegas con ellos?"

Siguio mirando hacia adelante sin decir una palabra;

entonces comprendí que no me oia.

 

PERDONAME SEÑOR, cuando me quejo.

¡Yo puedo oir y el mundo es mio!

 

Tengo dos manos, tomo lo que quiero

Y muchas veces veo a hermanos

que les faltan sus brazitos.

Y sin embargo trabajan para comer.

 

PERDONAME SEÑOR, cuando me quejo.

¡Yo puedo trabajar y el mundo es mio!

 

Tengo dos piernas para ir adonde quiero...

Ojos , para ver los colores del atardecer..

Oidos, para escuchar las cosas que me dicen

 

¡PERDONAME SEÑOR, cuando me quejo.

¡Lo tengo todo y el mundo, es mio!


Tags: pensamiento

Publicado por mario.web @ 19:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios